Translate

domingo, 11 de mayo de 2014

R POINT.

RECOMENDACIÓN:




SINOPSIS:

Julio, 1971. Un grupo de soldados surcoreanos que combate en la Guerra de Vietnam (Corea del Sur luchó del lado norteamericano) recibe una extraña señal de radio de una patrulla que fue hacia el punto Romeo (R-Point) hace mucho tiempo... y que nunca regresó.


COMENTARIOS DE LA PELÍCULA:


Empiezo a pensar que existe la siguiente maldición en torno a la mezcla de cine bélico y cine de terror:No podrá existir una buena película de terror y guerra.

Un nuevo ejemplo lo tenemos en esta película coreana. "R-point" creo que podría haber sido considerada una buena película si no fuera porque al final también hace aguas. Pero al contrario de lo que ocurre en "El bunker" y "Deathwatch", donde flojea es en el aspecto militar, no en el de terror.

Estamos en Vietnam y un grupo de soldados surcoreanos son enviados a una determinada localización denominada “Romeo Point” o “R-point” donde ha desaparecido otro pelotón de soldados surcoreanos enviado previamente, pero del que de vez en cuando se reciben mensajes por radio pidiendo ayuda. En dicho punto hay un edificio construido sobre un lugar donde en la antigüedad hubo una masacre de campesinos vietnamitas por parte de los chinos. La leyenda dice que “todo aquel que entre con manos manchadas de sangre, no regresará”. La patrulla surcoreana no es la única fuerza que ha desaparecido en el “R-point”. Durante la guerra de Indochina todo un destacamento francés también desapareció. Se supone que aniquilado por el ejército vietnamita.

De nuevo tenemos el típico guión de “casa encantada”. Un grupo que entra en un sitio maldito y van cayendo uno a uno como ya se comentó en “Deathwatch”. Aunque a diferencia de la anterior aquí hay escenas bastante logradas que hacen que la película merezca la pena verse. En dichas escenas podemos notar influencias de “El sexto sentido”, “Los otros” o “The grudge”, pero sin llegar a ser una burda copia y sin abusar del gore. Prefiero no comentar dichas escenas para no destruir las sorpresas.

Sin embargo la película no acaba de ser redonda. Y es sobretodo por el aspecto estrictamente militar. Algunos comportamientos y situaciones de la patrulla distan mucho de ser creíbles si de verdad se encontrasen en una situación de guerra. La lección “cuando se está en medio de un territorio hostil se debe de actuar con sigilo y pasar desapercibido” no parece que fuera conocida por el guionista. Si no fuera por los fantasmas, el pelotón de soldados habría sido aniquilado por los del Viet-Cong con la mayor de las facilidades. Otras escenas que mueven a la risa son las guardias nocturnas. Parece que están diciendo "venir aquí, no vigilamos, hacemos ruido y somos un blanco fácil".

El colmo es que el final acaba siendo previsible, lo cual no es malo en una película bélica, pero lo es y mucho en una película de terror.

TRAILER:




Artículo de- Asier Menéndez Marín.