Translate

viernes, 28 de noviembre de 2014

CONFLICTO CRISTIANISMO ISLAM MODERNO PERSIA 1727 AÑO CERO


 CURIOSIDADES EXPRESS:




1727 un año clave para Persia y clave en el conflicto secular moderno entre occidente y oriente. Los años anteriores en ella son complicados, pues son una serie de intervalos bélicos salpicados de tremendos baños de sangre, crueldades voraces. El gran Shah Abbas había intentado iniciar importantes reformas en el siglo anterior, y había capturado de los turcos las ciudades de Kerbala, Mosul y Babdad y otros lugares más, y construyó la espléndida Isfahán como capital. Si bien, entró en conflicto con Europa al atacar los enclaves portugueses del golfo pérsico y el de la isla de Ormuz.
Tras su muerte, Persia entró en decadencia. En 1722, el afgano Khilzais de Kandahar, bajo las órdenes de Mir Mahmud, se hizo con Isfahán y esa ciudad pronto quedó en ruinas. Este mahmud se dedicó a hacer grandes orgias de sangre, un psicópata total, enloquecido fue muerto por su primo Ashraf. 
Ashraf por aquel entonces solicita ayuda a Rusia a cambio de grandes extensiones de tierra, que incluyen astarbad y Gilan. En 1724, con el apoyo de Francia, Rusia y turquia firman un tratado con el objetivo de anexionarse y dividir el noroeste de Persia. No obstante, Ashraf derrota a los turcos, pero en el decisivo año 1727 decide ceder la Persia occidental a los turcos, con la condición que lo reconozcan como rey. En 1728, muere.


MAPA DE PERSIA Y TURQUIA

Las consecuencias del regalo persa a los turcos es una historia de guerra entre turcos y oriente y occidente, que en épocas posteriores se transformaría en guerra entre irak e irán y oriente y occidente. Sus consecuencias se dieron a conocer durante la segunda guerra mundial, cuando Grecia, como campo de batalla occidental entre Italia y los otomanos, que fue revertida a los griegos.
En todas estas etapas históricas, el conflicto fue avivado por las diferencias religiosas entre el Islam y el cristianismo, y sus diferentes visiones de ver el mundo. Las principales crisis entre las religiones enfrentadas fueron los siguientes:
En 1733 el slután de Mamluk se une a los rusos para atacar Persia, y esta última ocupó las regiones de Caspio y los tucos se apoderarían de Azerbaiyán y Hamadán. Fueron derrotados en Kurkub por Nadir Kuli Khan, que poco después volvió a la carga con los turcos, durante un período de 13 años que concluye en 1747, en Kars e Irak.
Después vienen las guerras con Napoleón y Nelson, las guerras de la frontera rusa, tratado de Bucarest 1812, la revuelta serbia (Convención de Akkerman, 1826), y tratado de Londres, 1827, que lleva a la creación de un protectorado ruso sobre Serbia; las revueltas de Morea y Moldavia en 1821, la posterior conquista de Missolonghi por los turcos en 1825, la invasión rusa de las provincias turcas del Cáucaso ( tratado de Adrianópolis 1829), la invasión de Mehmet Alí del Sudán en 1821, y luego de Creta y Morea, seguida por la invasión de Siria en 1832 y su posterior expulsión según la convención sellada en Londres en 1840; la guerra de Crimea, que llevó a buena parte de Europa a la guerra; la rebelión de Bosnia de 1875 bajo control otomano; la emparentada guerra serbia, seguida por la rusa de 1876 ( Tratado de Berlín 1878) que lleva a la ocupación de Chipre por los ingleses. Esto  y otras crisis llevaron a una decadencia del poder turco que llevaron indudablemente a la primera guerra mundial, y más allá, en el Siglo XX, la guerra de Irak 1991, conflictos en Yugoslavia, el conflicto Palestino, y más recientemente las invasiones de Afganistán e Irak y la creación última del Estado Terrorista Islámico en guerra contra occidente.
No puede ser casualidad que la primera guerra mundial concebida para frenar el avance alemán en Europa supusiera enfrentamientos bélicos en el viejo imperio Turco, en Mesopotamia, Palestina y Siria, así como Egipto.