Translate

miércoles, 5 de noviembre de 2014

EMPIEZA LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

CURIOSIDADES:



Princip con 19 años de edad era mal tirador como atestigua su instructor, pero en un  lugar de un bosque afinaba la puntería contra los bosques. El se tenía un objetivo, se decía anarquista terrorista con el reto de cambiar el destino. 



GABRIEL PRINCIP


Empezó por accidente, y fue muy destructiva. Murieron más soldados británicos, franceses e italianos que en la segunda. Fue un conflicto global. Conformó el siglo XX, desencadenó la revolución rusa. 20 años después, los fracasos de la paz llevaron a una nueva guerra mundial y la guerra fría.

Fue en los Balcanes donde todo empezó. A principios del siglo XX los Balcanes es la zona más inestable de Europa, Turquía, Rusia e imperio Austriaco luchaban. Donde cientos años los turcos dominan en la región. En Belgrado construyeron más de 100 mezquitas. Serbia expulsó a los turcos declarando Estado independiente, pero Austria porfiaba. “Los viejos turcos se han marchado pero hay otros en el norte más peligrosos, los austriacos que nos quieren someter y cambiar nuestra lengua”.

Gabriel Princip nació en una zona montañosa y pobre. Su casa fue destruida en la guerra de los Balcanes en la guerra del 90. Los austrohúngaros habían arrebatado años antes las montañas de bosnia. Francisco Fernando fue su gran objetivo, de los Habsburgo. “Ese extraordinario imperio dual conocido como Austro húngaro, no es un imperio o un reino al uso sino el patio particular de una familia con la habilidad de conseguir más tierras”. Francisco José, se sentaba en dos tronos, en el de Austria y el de Hungria, era el tío de Francisco Fernando. En 1914 llevaba 60 años gobernando, sin permitir ningún cambio. “Soy el último monarca europeo de la vieja escuela europea”. Este imperio mantenía la paz en las fronteras occidentales, productor de grandes genios como Kafka. Reunía 10 nacionalidades en sus entrañas. El foreign office preparó una lista práctica. Sobre teutones, checos… Pero los polacos estaban a favor de la independencia, los bosnios, los serbios… en todo el imperio los austriacos y los húngaros tenían auténtico poder. Y no lo compartían. Trituraba a los otros pueblos.

En 1905 hubo manifestaciones nacionalistas en Viena. En 1912 disturbios en Budapest, y en 1914 había conflictos por todo el imperio. Se suspendieron los parlamentos locales y el ejército se posicionó para mantener la paz. Esto dio oportunidades a sus enemigos.

Serbia quería el desmembramiento del imperio, y apoyados por los rusos, se postulaba como medio para unir a los eslavos del sur y formar la Yugoslavia. El general serbio Dimirevich “la fiebre rendición al abrazo de Austria, es una traición a Serbia a sus a tradiciones por lo que se debe unir a los eslavos bajo la dirección serbia.”. 




DIMITREVICH DE MANOS NEGRAS


En 1903 capitaneó una revuelta contra el viejo rey serbio del momento y cambiándolo por otro, que era favorable al Imperio. “la multitud se puso alegre y pusieron flores en guirnaldas en los balcones, e igualmente en los sombreros y los caballos de la mujeres iban ataviados de hermosas rosas”. El resto del mundo estaba aterrorizado por el regicidio, solo dos países enviaron representantes a la coronación del rey Pedro; Rusia y Austria. 

Dimietrevich era un fundador de la Mano Negra, que implicaba asesinar para establecer Yugoslavia, enviaba a hombres a eliminar hombres administrativos del Imperio. En la primavera de 1914 se encontraba hablando de la revolución con sus amigos en Belgrado. Luego los jóvenes bosnios escucharon que el príncipe se acercaría a Sarajevo, por lo que tenían una oportunidad de actuar. Estos rumores llegaron hasta la organización La mano negra. Su jefe trabajaba en la fortaleza de Belgrado como jefe de la policía militar de Serbia. El mayor Bojan Tankosic entró en su despacho en la primavera 1914:“Me están molestando unos jóvenes bosnios que quieren hacer una gran acción contra el príncipe. Les dije que no podían actuar, pero no me dejan en paz y su jefe Princip tiene un plan para asesinarle”. Como jefe de inteligencia temía que las maniobras que se hacían en unas colinas de Sarajevo por el ejército austrohúngaro fueran una tapadera, y fueran el pretexto para una acción para someter a Serbia, y también como líder de la Mano Negra los planes contra el imperio era positivo para Serbia por lo que el plan de Princip para asesinar al príncipe le parecía bien y lo apoyó.

A diferencia el archiduque Fernando era un gran tirador. A los 50 años cazó 5.000 ciervos y otros animales. En 1914 Francisco Fernando esperaba a ser emperador, estaba preparado el gran retrato y no tenía paciencia para el protocolo del imperio desafiando a su tío al casarse con Sofia Chotek que no era de sangre real. “Lo más inteligente que he hecho en mi vida es casarme con Sofía, es todo para mí”. Tenía ideas radicales para la reforma política que pasaban por doblegar los nacionalismos que deberían buscar contactos con el exterior, y el vigente sistema actual daba potestad a las minorías alemanas y austriacas para detentar el poder. “No puedo dejar de sorprenderme que las nacionalidades, a pesar de lo que han padecido, puedan ser todavía fieles, tienen que estar conmigo para afrontar el futuro”. 

En 1914 el emperador alemán se reunía con Francisco, “los eslavos nacen para obedecer, y si piensan que la salvación viene de Belgrado debemos de disuadirlos de que eso no es así”. Pero Francisco tenía una idea mejor para mantener el imperio. Ordenó trazar un mapa donde se hallaba los Estados Unidos de Austria donde tuviera cabida un tercer reino eslavo compuesto por territorios semi autónomos, y juntos mantener el imperio más unido y fuerte que nunca  y por la noche en un brindis dijo, “por la paz que conseguiríamos en una guerra con Serbia, sino ver morir a muchos jóvenes y gastar mucho dinero que se podría usar en la paz para hacer más próspero el imperio, y que gano yo con un conflicto”.

Gabriel princip cruzó por el rio Trina, hasta un puesto militar Serbio que le ayudaron a llegar a Bosnia y hasta Sarajevo, y se reunió con otros 6 colaboradores. Tankosic el general serbio les proporcionó seis pistolas, cuatro bombas, y píldoras para el suicidio.



RUTA DE LOS ASESINOS DE BELGRADO A SARAJEVO
 
RUTA DE LAS ARMAS DE BELGRADO A SARAJEVO

Se encontraban en Sarajevo cuando Fernando llegó el 25 de Junio a las afueras de la capital. Tenían planeados atacarle 3 días más tarde en el trayecto del ferrocarril al ayuntamiento. Uno se situaría en el primer puente de la carretera y el resto detrás. Fernando eligió mal la fecha de su visita a Sarajevo. Sarajevo estaba cubierto de banderas pero a dos días del nacional de Serbia. “esto causará un gran descontento, algún joven puede usar fuego de verdad y sería no conveniente la visita del príncipe a Sarajevo”. Pero los austriacos se rieron de esto y prosiguieron con su plan. A pesar de las advertencias, las medidas de seguridad eran muy relajadas. Pocos policías y el coche del príncipe iban con la capota bajada para que pudiera disfrutar del trayecto. Al pasar el primer explosión, se oyó una explosión y Oscar Potiorek, gobernador de Bosnia dice: “la explosión tuvo lugar tras que la archiduquesa gritara avancen rápido; yo estaba seguro de que no había pasado nada al coche y el archiduque comentó que él había esperado siempre algo así”. La bomba rebotó en el coche estallando detrás del mismo hiriendo a algunos policías y a algunos civiles, por lo que Fernando salió del mismo para interesarse de su situación. Después se encaminó rápido al ayuntamiento.




ARCHIDUQUE FRANCISCO FERNANDO HEREDERO DEL IMPERIO AUSTROHUNGARO


Allí el alcalde comenzó con su discurso de bienvenida para ser interrumpido por el príncipe “señor alcalde de que sirve su discurso, he venido a Sarajevo y alguien me ha lanzado una bomba, esto es un ultraje”.

Hasta el momento el plan de los bosnios había fracasado. Ya se marchaba Gabriel cuando se detuvo para comprar un bocadillo en una esquina de la calle del ayuntamiento. Luego su suerte cambió, el príncipe había salido del ayuntamiento, y aunque su chofer debía haber ido rápido cruzando el río, para no dar oportunidad a ningún asaltante, se equivocó en la ruta en la calle Francisco José y cuando el coche encaraba marcha atrás para encarar por el lugar adecuado, Gabriel se vio cara a cara con su objetivo: “en ese momento oí un disparo y luego otro, y en ese momento enfrente de mí vi a un hombre que caía al suelo y un sable brillando a la luz del sol descendiendo hacia él. Un fino reguerillo de sangre proveniente del príncipe salto hacía mi y la archiduquesa gritó, por dios que te ha pasado? Luego resbaló del coche, creí que solo había resbalado pero luego oí que su alteza imperial bramaba Sofía, Sofía, has de seguir con vida por los niños… pregunté si le dolía mucho y claramente me dijo no es nada”.

Francisco y Sofía murieron de camino al hospital. Los habitantes de Sarajevo no sabían que un grupo de oficiales serbios habían participado en el asesinato, pero llegaron a la misma conclusión que el resto del mundo, que los serbios habían apretado el gatillo. Los pros austriacos se volvieron locos, se dejaron llevar por las emociones, y se arrojaron con furia contra todo lo serbio, iglesias, tiendas, escuelas… todo fue arrasado. Las calles se llenaron de bicicletas, libros, cualquier objeto, que ennegrecidos por el pasto de las llamas evidenciaban tanta furia. Solo en Sarajevo fueron detenidos unos 200 serbios. Las autoridades locales colgaron a algunos en las prisiones de Sarajevo, y otros muchos más lo fueron en otros lugares de Bosnia y Herzegovina. 




LUGAR DEL ATENTADO


El 4 de Julio se hizo en Viena los actos póstumos de la pareja y Oscar pidió de un acto de venganza. “Debemos aprovechar la primera oportunidad y golpear a Serbia y dar a la monarquía décadas de paz y prosperidad. Serbia debe aprender de nuevo a temernos”.

El jefe de estado mayor, Konrad estaba de acuerdo: “Este acto no es el acto de un fanático, sino que representa la declaración de guerra de Serbia al imperio Austro húngaro. Si dejamos pasar esto dará oportunidad a nuevos conflictos nacionalistas en el seno del imperio por lo que debemos declarar la guerra a Serbia por razones políticas.”.

Durante su vida el príncipe heredero había defendido la necesidad de coexistencia pacífica con Serbia y una vez muerto se había convertido en el símbolo de guerra con ella. El asesinato no encendió inmediatamente la mecha de la guerra, pero en aquellos los austriacos estaban planeando como aplastar Serbia, sin herir las susceptibilidades con los demás estados europeos. Ahora Franz Conrad von Hötzendorf, el jefe del Estado mayor Austro hungaro “le expresé a su majestad que la guerra con  Serbia es inevitable, eso es cierto me dijo, pero me preguntó cómo iba a poder ser, si atacamos todo nos atacarán particularmente Rusia, a lo que le dije que contamos con el apoyo de Alemania y me dijo está seguro de esto”. El emperador Francisco José le pidió ayuda al káiser alemán. El 6 de julio “el gobierno alemán apoyó a Austria, sin que militares, gobierno alemán cotejaran lo que tenía previsto hacer el imperio austro húngaro. Fue un gran error. En los Balcanes nada ocurría de forma aislada. De una parte estaba Alemania, Austria e Italia, y de la otra Francia y Rusia. La guerra con uno podía significar la guerra con los demás. Nadie sabía cómo reaccionaría Rusia si se atacara a algún país de los Balcanes, era muy posible que entrara en guerra contra los austriacos.  En ese caso Alemania debía golpear a Rusia para proteger a Austria. Pensaron que los rusos tal vez no participarían. El embajador alemán en Rusia sostenía que los rusos no entrarían en guerra por temor a una revolución interna y que Austria llegaría a un acuerdo con Rusia. El canciller alemán también pensaba lo mismo. “El crimen de Sarajevo es repudiable pero esto puede ser la oportunidad de que los rusos sientan cierta repulsa por los serbios.”.





Fue el apoyo sin condiciones de Alemania, lo que Austria le animó para ir a la guerra, si bien el canciller alemán pensaba que no la habría, de forma que se fue de vacaciones. En Sarajevo comenzó el juicio contra Gabriel, que el tribunal tenía evidencias irrefutables de que había sido apoyado por los oficiales serbios, además de tener el apoyo de Alemania. Con lo que Gabriel fue declarado culpable y sentenciado a 20 años de prisión, donde moriría en 1918. Austria le envió un ultimátum a Serbia. Las condiciones eran muy duras con Serbia, por lo que se intuía que no aceptaría las mismas, además el embajador en Serbia, tenía instrucciones de que, aún en el caso de aceptarlas, aceptase cualquier respuesta como negativa. Entregó el ultimátum por la tarde del 6 de julio de 1914. 





“la noticia del ultimátum se propagó rápida por la calle, y que respuesta podía dar el gobierno al mismo”. Esto cogió desprevenidos a los diplomáticos del mundo entero. “El gobierno y la prensa francesa se han visto cogidos en sorpresa. París está muerto, los embajadores de la ciudad están fuera menos uno. El embajador italiano en Irlanda.”.

El káiser se encontraba en su yate en Noruega. “El káiser estaba delante de mí, y yo asiendo la nota en la mano y me espetó por una vez es una nota muy fuerte. Desde luego que sí y significa la guerra, a lo que me contestó que sí, pero que Serbia no se arriesgará a la misma”. Es posible que esto hubiera sido así, pero no se hallaba sola, el 24 de julio Alejandro de Serbia mandó un teletipo a Rusia demandando ayuda, por lo que el ministro ruso exteriores mandó llamar al embajador británico: “Austria no habría actuado de forma tan agresiva sin el apoyo de Alemania, espero que sin pérdida de tiempo Gran Bretaña se declare a favor de Francia y Rusia”. Rusia estaba convencida de que Alemania era más belicista pero lo que el 26 de julio llamó a sus reservistas. El 28 de julio el imperio austrohúngaro declaró la guerra a Serbia.





Los primeros días de la guerra se oyeron cerca de la fortaleza austriaca Esemund, separada por el río de Belgrado. La mano negra voló el ferrocarril. Proyectiles se cruzaban por todas las partes de la ciudad de Belgrado. El 29 de julio a una serie de telegramas cruzaron de Rusia a Alemania, “querido Guillermo, la indignación rusa no tiene límites, un país pequeño ha sido atacado espero que hagas todo lo máximo posible para que la situación se suavice”. “querido Nicolás, mi embajador está haciendo lo indecible para parar a los austriacos”.”Querido Guillermo mis tropas no harán nada provocador.”. Pero el curso de los acontecimientos ya no está en manos de los políticos sino en los militares. Desde el momento que Rusia movilizó a sus tropas, los alemanes ya sabían.



AVANCE POR SERBIA


La alianza entre Francia y Rusia significaba que Alemania debía primero enfrentar la situación por Francia, antes que los rusos la invadieran, pero la movilización rusa significaba de hecho la guerra sin poder esperar contra Rusia. Alemania no buscó la guerra sabían que una guerra europea sería larga y devastadora, si  tenía que ocurrir era mejor ahora que tarde. “Según todos los observadores, Rusia estará preparada para luchar dentro de unos años. En ese momento nos aplastará por su mayor número de efectivos, tendrán los flota del báltico totalmente operativa, habrán construidos una infraestructura de ferrocarril y nuestros soldados se habrán ido debilitando”.

El primero de agosto Alemania le declara la guerra a Rusia, y dos días después a Francia. Por toda Europa hasta 10 millones de hombres marchaban a la guerra. Todos fijaban en las estaciones las manos en señal de despedida, y muchos pensaban en sus esposas e hijos. “Que larga es esta ciudad, la bayoneta se me clava, pero al mirar veía a una chica con la mirada llena de admiración que me hacían marchar con la cabeza erguida.”. “Llena la excitación entre mis compañeros, los solteros están tranquilos y los casados están preocupados por su familia, no sabemos qué hacemos en esta guerra y no entendemos como unos campesinos tienen que ir a la guerra a defender a unos serbios ofendidos, que ganamos nosotros con todo esto.”.

Los líderes sabían casi tanto como los subordinados, no sabían que objetivo tenía la guerra. Todos las partes pensaban en ella como una guerra defensiva. Les habían obligado a ir. La única potencia europea que permanecía al margen era Gran Bretaña. El 2 de agosto seguía en paz. “Hemos vivido en un gran estado de excitación. Los reservistas han sido movilizados y las líneas férreas están preparadas, parece que se acerca el momento que todos habíamos temido durante tanto tiempo.”. Pero gran Bretaña, era la única que no podía alegar haber sido atacada, y que no actuaba para defender a naciones débiles. “Si fuera físicamente posible llevar a Serbia a alta mar, por fin el aire de Europa sería más limpio”. Tampoco estaba supeditada a ningún tratado como aseguró el secretario de exteriores británico en el parlamento, Edward Grey. Pero en privado los líderes británicos intuían que debían actuar en la guerra para defender su seguridad, comercio internacional… y Gran Bretaña necesitaba estar en paz con Francia y Rusia para poder preservar, sobre todo con respecto a Francia, las colonias de las Indias y África. En 1914 Gran Bretaña temía tanto a sus enemigos como amigos. “Si le fallamos a Rusia no podemos mantener esa cooperación amistosa en Asia que es de vital importancia por nosotros”. Y no podía permitir que una Alemania triunfante amenace el canal de Suez y con ello el acceso a los recursos que proporciona. “además no sería conveniente que Francia fuera aniquilada”. 



SATÍRICA SOBRE LAS ALIANZAS DE LAS NACIONES


El 4 de agosto, Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania. El gobierno británico tenía una guía de guerra, un proceso lento y demoledor. Los civiles no sabían donde se metían. Y los líderes pensaban que la guerra no duraría más de un año porque no habría dinero para financiarla,  y que Gran Bretaña la libraría en el mar al tener la armada más poderosa. “Nosotros con la nuestra armada protegeremos nuestras rutas marítimas, nuestro comercio, nuestros hombres, y si nos adentramos en la guerra, los efectos sobre nosotros serán parecidos a los que tendríamos si nos mantenemos neutrales.”.

Pero las armas eran muy novedosas. Hace menos de diez años que las naciones se habían hecho con submarinos y acorazados, que antes no existían y no se sabía cómo usarlos. Todas las potencias habían estado acumulando ametralladoras y explosivos, pero ninguna de ellas habían participado en un conflicto importante antes. 

En algunos sectores los civiles serbios combatieron con tácticas de guerrilla, pero no iban vestidos como un ejército, sino como civiles, y para los austriacos era difícil distinguir entre ellos. Pero las represalias con el pueblo serbio fueron muy crueles. Era una guerra contra pueblos enteros, en el primer mes de guerra unos 4.000 civiles serbios desaparecieron o murieron: “incendiaron las casas, mujeres fueron violadas, mujeres y niños asesinados tirados en una cuneta”. “Diez personas entre ellos algunos niños fueron colgados en una viga de la iglesia”. “las masacres de la población civil fueron por sistema planificadas por el ejército invasor”. Los austrohúngaros eran menos crueles al luchar contra el ejército serbio. Era una guerra en que los sucesos en el frente tenían consecuencias sobre el adversario. 



INFANTERÍA SERBIA POSICIONADA EN ADA CINGANLIJA


Alemania confiaba que el ejército austro húngaro se centrara en el frente oriental. Con horror comprobó que, con las fuerzas rusas concentradas en la parte oriental de Alemania, los austriacos en vez de estar mirando hacía allí, habían concentrado las suyas para atacar el frente sur para con Serbia. Mientras tanto, el grueso del ejército serbio había avanzado desde el sur hasta encontrarse el 12 de agosto con los austriacos en la montaña de Cer.Los serbios ocupaban fuertes zonas defensivas en las montañas. “Los serbios nos rodearon”. Los serbios repelieron el ataque austrohúngaro. “Vimos como tan pronto les alcanzamos con nuestra artillería, dejaron todo por el valle y abandonaron sus posiciones. Un ejército derrotado ¡no! Una masa de gente huyendo hasta la frontera, oficiales azuzando a los caballos, y masas de soldados saltando a través de los carros”. Austria supuso que Serbia sería una conquista fácil, pero Serbia había dispersado al ejército austrohúngaro. 

Las victorias de 1914 le costaron a Serbia 130.000 hombres.




FUENTE DE FOTOS_ WIKIPEDIA