Translate

martes, 9 de septiembre de 2014

STALIN PERSONALIDAD DE ACERO


CURIOSIDADES:



Lenin entre diciembre de 1922 y enero de 1923 dictó un conjunto de notas que fueron consideradas como su testamento político. En una de ellas decía lo siguiente: “Stalin es demasiado brusco y este defecto, plenamente tolerable en nuestro medio y en las relaciones entre nosotros, los comunistas, se hace intolerable en el cargo de secretario general. Por eso propongo a los camaradas que piensen la forma de pasar a Stalin a otros puestos y de nombrar para este cargo a otro hombre que aventaje al camarada Stalin en todos estos aspectos; que sea más tolerante, más leal, más correcto y más atento con los camaradas, menos caprichoso, etc…”

Lenin le conocía bien, pero desconocía hasta que punto alcanzaba el bagaje político en esa época de Stalin. En 1923 había subido mucho respecto aquel  joven revolucionario educado en las aulas de seminario de Tiflis, que era el medio por cuál un hijo de familia humilde podía acceder a los campos de la educación y la cultura. 

Su nombre completo era Iosif Visarionoivich Dzhugachvili, pero se le conoció desde hace mucho tiempo por el nombre de Stalin, que significa acero o como Grub, que significa hosco. Este último apodo es el que usaba Lenin con él.




STALIN ABSOLUTO DOMINADOR DE LA URSS

Stalin nació en 1879 en Tbilisi, Georgia, hijo de un zapatero y una campesina. Era un joven con una mente despierta que le permitió dejar atrás ese hogar taller familiar y acceder al seminiario, dónde accedió  a la cultura de la iglesia, así como entabló relación con jóvenes marxistas y sumó una fuerte consciencia de clase. Cuando contaba con 20 años de edad, fue expulsado del seminario.
Desde esa época hasta 1917 participó en toda serie de revueltas y conspiraciones contra el poder zarista y logró conocer a Lenin, en el cuál causó una grata impresión y fue colaborador imprescindible al que llamó “el maravilloso georgiano”. Sin embargo, en esa época Trotski tenía un pensamiento completamente diferente de Stalin al cuál consideraba “una insignificante mediocridad” que aparentemente no tenía ambición política alguna pero estaba en todos los lugares.

Naturalmente, antes del 1917, Stalin actuó en la clandestinidad, así como pisó la cárcel debido a sus cometidos hasta en seis ocasiones. En 1917, una vez que cae el zar y con Karenski al frente del poder republicano, Lenin se tuvo que esconder para escapar de la persecución a la cuál fue sometido por el gobierno provisional y Stalin le sustituyó y presentó a la asamblea bolchevique el informe de cómo se hallaba la situación.

Aunque Trotski pensaba de Stalin que era mediocre, para el historiador inglés Ronald F. Himgles escribió “A Stalin se le puede calificar de cualquier cosa menos de mediocre, pues era un hombre de extraordinario talento. Su brillantez para la manipulación política era excepcional, en esa faceta era insuperable. Stalin, aparte de ser el primero en advertir el potencial político del poder burocrático, fue capaz de manipular la fuerza social tanto para alcanzar metas económicas como para ampliar su poder personal”.

Stalin avanzó a través de una estrategia hacia el poder absoluto y de gran ambición; a base de discreción, de disimulo, que no levantase suspicacias y recelos, con la capacidad de captar una clientela de agradecidos y de voluntades. Se procuró de intelectuales para inculcar las teorías y las páginas de los periódicos para publicarlas; a Trotski le cedió el ejército y la diplomacia. El se hizo con el comisariado de las nacionalidades, lo cuál significaba organizar el partido, el reclutamiento, la coordinación interna, así como captar fidelidades, repartir cargos, promover el enfrentamiento de unos contra otros, la eliminación sistemático de disidentes de forma disimulada, de forma que cuando Lenin entró en la fase final de su vida, Stalin ya manejaba los hilos del poder, y desde el 22 del abril de 1922, se hizo con la Secretario General.

Cuando Lenin murió se le organizó unos solemnes funerales como fundador del movimiento bolchevique y de la URSS, que fueron presididos por Stalin y las últimas voluntades de Lenin fueron interpretadas por el propio Stalin a su conveniencia de forma que crearon una atmósfera de mucho terror entre los presentes. Todos los personajes que asistieron en los lugares de honor se miraban con recelo y ninguno quería parecer el candidato para el acceso al puesto de Secretario General. Tanto fue así, que en mayo de 1924, cuando el Comité Central poseyó la información del testamento de Lenin, nadie se presentó como candidato y Stalin, que fue defendido por Kamenev y Zinoviev, pudo mantenerse en el cargo. El asunto se quedó puertas adentro, es decir, dentro del ámbito de Comité Central, sus miembros decidieron que no se informara de la existencia del testamento en el XIII Congreso del Partido. Esto se conoció en el XX Congreso del Partido en 1956 y fueron denunciados por Krushov, y demuestran el gran poder que poseía ya Stalin dentro del Comité Central y el miedo que entre ellos reinaba.




PLAZA ROJA ENTIERRO DE LENIN 27 ENERO DE 1927

En los años siguientes, quién no se sometía, discrepaba, fue acusado de espía, traidor, fascista, capitalista, kulak, enemigo del pueblo… de forma que una década después sólo quedaban de las fotos de los funerales de Lenin, Stalin. La comisión Piotr Pospelov, presentó un informe de la época de poder de Stalin que va desde el 1921 al 1953, en donde se detalla que fueron fusiladas más de 1.000.000 de personas y unas 15 millones de personas fueron deportadas al Gulag.

En el XX congreso del PCUS en 1956, Nikita Krushov elaboró un informe secreto que presentó exponiendo lo siguiente: “Camaradas, varios miles de inocentes y honrados comunistas  han muerto a causa de la falsificación monstruosa de esos procesos, en los que se introducía toda clase de confesiones calumniosas y se forjaban acusaciones contra uno mismo y contra los demás… Stalin era un hombre muy desconfiado y de susceptibilidad enfermiza; esto lo sé porque he tratado con él. Era capaz de mirar a alguien y decirle ¿por qué tiene hoy la mirada huidiza? Veía enemigos, personas con dos caras, espías en todas partes… Cuando Stalin decidía tal o cual persona debía ser detenida , se tenía que admitir como algo real que se trataba de un enemigo del pueblo. Beria y su camarilla, como responsable de los organismos de seguridad del Estado, se superaban continuamente para demostrar la culpabilidad de la persona detenida y la veracidad de los documentos falsificados…





KRUSHOV ANTE LOS DELEGADOS EN EL XX CONGRESO PCUS 1956

En esos años, Stalin iba imponiendo su poder y limpiaba de la URSS todo tipo de rivales y enemigos, fueran imaginados o reales, pero se daba cuenta que la revolución soviética fracasaría si no se alcanzaban unos logros económicos, sociales e industriales importantes. No se podía permitir una situación eterna de subdesarrollo y miseria peores a los índices de desarrollo existentes en el 1913, superiores a los del 1927.

Para ellos se organizaron unos planes quinquenales con la intención de convertir a la Unión Soviética en una potencia industrial y un paraíso para los trabajadores. Estos planes fijaban objetivos con cinco años vista y se nombraban responsables que los llevarían a cabo. En 1928 se puso en pié el primer plan quinquenal, para lo que se contrataron técnicos, se compró maquinaría y utillaje de Alemania, Gran Bretaña y los Estados Unidos y se erigieron escuelas técnicas para la formación de especialistas.

Stalin decretó la bajada de salarios, aumentar las horas de trabajo, incentivó la extracción de oro en Siberia, fomentó primas en el trabajo para aumentar el rendimiento en el mismo… con tal de conseguir los recursos financieros para sus planes. La propaganda de Stalin exaltaba el trabajo, el sentimiento nacionalista, asegurar que la URSS avanzaba por delante de las demás naciones, fomentaba el clamor por los avances de la técnica rusa… Y si alguien no estaba conforme con el estado de las cosas mandaba a la policía política, la GPU, contra ellos para acallar las voces contrarias de los disidentes.

El politólogo David Miller dijo: “El mayor logro intelectual de Stalin fue idear una versión de marxismo que sirviera para cimentar el régimen soviético, y esta sólo se puede sostener por la violencia, la represión y el miedo.”.

En 1932, se elaboró el segundo plan quinquenal que trató de introducir mejoras en la vida del pueblo ruso, que fue sacrificado en los dos décadas anteriores. Se activó la construcción de viviendas, la industria ligera del vestido y el calzado, la alimentación y el mobiliario. En 1935 se dio por acabado el racionamiento de alimentos básicos y, en 1936, la producción de carbón y acero se multiplicó por cuatro y la del petróleo y el hierro por tres, respecto al 1913.



EN EL GRÁFICO SE OBSERVA LA EVOLUCIÓN DE LA PRODUCCIÓN COMPARADA. FUENTE JOSE ANTONIO BRU

En el campo, las colectividades fueron dotadas de moderna maquinaria, semillas técnicos que fueron mejorando la producción paulatinamente, en la segunda mitad de los treinta cesaron las hambrunas. A mediados de los treinta, Stalin puso en marcha una nueva Constitución que prescribía el voto secreto y universal a partir de los 18 años. En ese texto se reconocían algunos nuevos derechos; la libertad de expresión, asociación y manifestación ( siempre que no fueran por asuntos políticos), la propiedad privada y la herencia ( siempre que no fuera medios de producción). La inviolabilidad de la correspondencia y el domicilio,… Se creaba la figura del “enemigo del pueblo”, que sería administrada burocráticamente por la policía y la burocracia política, con lo que ninguna garantía servía para nada. De hecho después de la introducción de la nueva constitución fue la época con más purgas auspiciadas por el estalinismo. Así, según Stéphane Courtois, entre 1937 y 38, las victimas de régimen ascendieron a unas 700.000 personas. De esta forma trató a la burguesía, al ejército no afín, liquidando a unos 442 de los 692 generales del ejército rojo, a los obreros levantiscos y a los campesinos y opositores que no comulgaban con sus ideas.

El profesor Antonio Elorza escribió que “Paradójicamente, la década de terror estaliniano es, también, la del máximo prestigio internacional para la Revolución Soviética. Bajo Stalin, la imagen de la URSS supo atraer la simpatía y la adhesión de políticos e intelectuales, gracias a una eficaz propaganda que encubría la brutalidad del sistema y lo presentaba como un modelo de racionalidad e innovación”. 

En esos tiempos, los planes quinquenales obtenía, en general, los objetivos marcados, multiplicando entre cinco y diez veces la producción de materias primas y de productos industriales y agrarios y situaban a la URSS en la tercera posición económica mundial, además el mundo capitalista fue sacudido por la gran depresión, que algunas potencias tardaron como un década en superar. En 1939, la producción industrial y armamentística era de gran proporción, Stalin era cortejado por las democracias occidentales, así como por Hitler. Desde Londres y París se pensaba que había que firmar un tratado de amistad con la URSS, ya que se admitía que la URSS se debía salvaguardarse del III reich con ese tratado, pero nadie pensó que el tratado de amistad lo iban a firmar antes el III Reich y la URSS. De esta forma, se firmó el pacto Ribbentrop- Molotov por el cuál se repartían Polonia. Esto llevaría a la segunda guerra mundial.




DISCURSO DE STALIN A LOS ASISTENTES AL XVI CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE LA URSS POR A. GERASIMOV 1935

No obstante, en los veintidós meses que duró el tratado hubo tensiones entre las dos naciones debido a Finlandia, Rumanía, Bulgaría, las pretensiones soviéticas en el Báltico y de hallar una salida en el mediterráneo, y las demandas de materias primas por parte de Alemania de todo tipo. Los tres primeros planes quinquenales habían proporcionado a la URSS la cantidad que Moscú envió a Alemania hasta junio de 1941; millones de toneladas de minerales metálicos, carbón, caucho, cereales y petróleo. Para poder firmar la prórroga del tratado en enero de 1941 Stalin tuvo que conceder una prima a Berlin consistente en 6000 toneladas de cobre, 500 de tungsteno, 500 de milibdeno, 1550 de niquel, 500 de estaño etc… Pero la URSS también innovó en lo armamentístico, estallado el conflicto con Alemania, presentaron algunos productos como los carros de combate T 34 y los KV 1, tan buenos o superiores a los Mark IV, las joyas de las divisiones panzer. Aunque durante el avance alemán, el inferior número de Mark respecto a los T 34 no impidió el mismo debido al mejor adiestramiento y la doctrina alemana de las operaciones alemanas. Esta superioridad causó sorpresa en Hitler que en Agosto de 1941 confesó a Guderian: “Si hubiera creído que era auténtica la cifra de blindados rusos que usted manejaba en 1937, me lo hubiera pensado dos veces antes de atacar”. La cantidad de blindados rusos en 1941 alcanzaba la cifra de 20.000, el doble que la calculada en 1937 por Guderian, si bien la gran mayoría eran inferiores a los alemanes.

Se dice que la depresión se apoderó de Stalin durante los primeros días de la invasión alemana, pero el historiador Alvaro Lozano demostró que tal desplome no existió pues durante los cinco días siguientes a la invasión, Stalin, trabajó en jornadas de 20 horas, manteniendo entrevistas con todo tipo de colaboradores y asesores. Su aspecto ceniciento de esos días no era debido a un abatimiento sino su exceso de trabajo.

En la mañana del domingo de 22 de junio de 1941, mientras se combatía en 500 kilómetros de frontera, la prensa emitió un comunicado proporcionado la noche anterior por la agencia oficial TASS: “Se han difundido rumores en la prensa inglesa y extranjera sobre la inminencia de una guerra entre la Unión Soviética y Alemania. A pesar de lo evidentemente absurdo de estos rumores, los círculos responsables de Moscú creen que es necesario denunciar que se trata de una torpe maniobra propagandística de las fuerzas enemigas de la Unión Soviética y de Alemania, que pretenden expandir e intensificar la guerra”.




AVANCE ALEMÁN EN LA FRONTERA

Hacia las 4:30 de la madrugada del 22 de junio, el politburó de la URSS se hallaba reunido en el Kremlin, que fue convocada con premura por Stalin. Se hallaban presentes los generales de mayor rango del ejército rojo. Había sorpresa, les llegaban los teletipos con noticias de ataques de infantería , artillería y de bombardeos alemanes a lo largo de dos mil kilómetros de frontera, desde Prusia a Rumania. Todos pensaban en un amago. De todos formas, pronta sabrían, pues a aquellas horas el ministro de exteriores, Molotov, se entrevistaba con el embajador alemán en Moscú, conde Von Schulenburg. Poco antes de las cinco, Molotov llamó a Stalin y le comunicó la fatal noticia; Alemania declaraba la guerra a la URSS. Stalin colgó el teléfono y , sin decir palabra, “se desplomó en su asiento y quedó sumido en sus pensamientos. Siguió un largo y pesado silencio” , que fue roto por los militares que le pedían permiso para repeler la agresión: “¿Están seguros de que se trata de una declaración de guerra? ¿Creen que se trata de un ataque a gran escala?. – “ Por supuesto camarada Secretario General – Respondió el mariscal Timoshenko-  , los alemanes nos atacan desde Prusia oriental, desde Polonia y desde Rumanía y las alarmas de nuestras tropas fronterizas indican que los frentes de la ofensiva alemana tienen más de trescientos kilómetros ¿Qué debemos ordenar a nuestras tropas? Aunque Stalin estaba anonadado, trató de valorar la situación. Si era una provocación, todo se resolvería con una queja diplomática; si se trataba de una invasión, no adelantaría mucho dando órdenes precipitadas aquellas horas. Todo se podía resolver con una mediación diplomática. “Ordenen a sus unidades que rechacen los ataques enemigos, pero no crucen la frontera alemana en ningún caso”. Y, a continuación, aferrado a la esperanza de que se tratara de una finta nazi, “Señor Molotov mantenga el contacto con Berlín e intente abrir negociaciones, usando la mediación japonesa”. Stalin se dio cuenta de aquellos que le avisaban en primavera del peligro a través de evidencias y que el continuamente rechazaba. Había sido un necio. Esto le sumió en un desconcierto momentáneo y aquellos que estaban a su lado oyeron mientras abandonaba el Kremlin: “Lenin nos dejó una gran herencia y nosotros la hemos jodido toda”.

Más tarde, el secretario general estuvo valorando la situación y tomó medidas en las 29 entrevistas que ese mismo día mantuvo, debió salir a hablar el ministro de exteriores, Viacheslav Molotov, para anunciar en el mediodía: “el fascismo traidor está invadiendo el solar patrio… Nuestra cusa es justa. El enemigo será aplastado y la victoria será nuestra”.

El 3 de julio, Stalin, se dirigió por radio a los pueblos de la URSS, y tras justificar los motivos que le llevaron a subscribir un tratado con Alemania, pidió a todos sus ciudadanos que acudieran a las armas para salvar a la patria: “Camaradas, ciudadanos, hermanos y hermanas, amigos…debéis realizar actos de tierra quemada, no dejad que nada útil caiga en manos del invasor, guerrilla generalizada en la retaguardia alemana, que el invasor no tenga un minuto de respiro y de tranquilidad mientras permanezca en tierras soviéticas; guerra patriótica, esta es una guerra de todo el pueblo soviético, una elección entre la libertad soviética y la esclavitud alemana”.




SE SIGUEN LAS DIRECTRICES DE STALIN Y LOS SOVIÉTICOS PRACTICAN LA POLITICA DE TIERRA QUEMADA FRENTE LOS INVASORES NAZIS.

Se fomentaron unas directrices generales, disposiciones excepcionales. Así, se proclamó el reclutamiento militar, impuesto ya el día 23 de junio, que afectaba a todos los varones entre los 19 y 40 años, que llevó a filas a unos 15 millones de hombres. Para poder cubrir el descenso de mano de obra masculino en todos los sectores, se decretó el reclutamiento para el trabajo obligatorio para los hombres a partir de los cuarenta años y el de las mujeres entre los 18 y 40 años., el horario laboral se incrementó de 8 a 11 horas diarias y se suspendió todo tipo de vacaciones.

La gran movilización militar realizó un tapón el avance de la Wermacht hasta Moscú, y al final y la rechazó. Stalin levantaba divisiones con mayor velocidad con los que Hitler y su maquinaria militar las destruía. El gran reclutamiento laboral permitió el traslado de actividades industriales y militares más allá del alcance alemán, manteniendo la producción durante todo el tiempo de resistencia. A partir de 1942, la colaboración americana en envíos de armas, municiones, alimentos, ropa, combustible, vehículos…fue una gran ayuda. Stalin en ese tiempo se había ganado un puesto entre los grandes líderes de las democracias occidentales; Roosevelt, Churchill. Las relaciones entre ellos, se caracterizaron por el ragateo entre unos y la sangre soviética por ayuda occidental. Stalin se consolidó como un líder poderoso de difícil manejo, siempre pendiente de reforzar, primero, la seguridad soviética, y acrecentar su condción de potencia hegemónica en el este europeo, después. 



BIBLIOGRAFÍA:



STALIN, EL GRANDE
ANSELMO SANTOS
EDHASA, 2013

Resumen del libro

“Fue, sin duda, un monstruo, pero en la dirección de las relaciones internacionales él fue el realista supremo: paciente, astuto e implacable, el Richelieu de su época.» HENRY KISSINGER “Stalin tenía un cierto encanto siniestro.» CHARLES DE GAULLE Igual que el franquismo no fue el período monocromo q ue algunos historiadores han pintado, tampoco el estalinismo fue una etapa negra por completo ni Stalin simplemente un criminal. Dias despues del fallecimiento de Zar Rojo, Anselmo Santos descubrió, por puro azar, el extenso artículo de Isaiah Berlin, "Generalísimo Stalin and the art of government". El estupor que le produjo ese hallazgo despertó su interés –un hobby apasionante– por el dictador bolchevique. Ahora, tras décadas de investigación, publica en este libro una parte sustancial de la ingente documentación acumulada, in memóriam de Stalin en el sexagésimo aniversario de su muerte (5 de marzo de 1953). Aborda la figura del personaje con una mirada limpia y nueva, esforzándose por conocer y entender a Stalin. No niega que fue uno de los grandes asesinos de la historia, pero reconoce sus extraordinarias virtudes como gobernante.Y le califica de “rey filosofo”, de déspota ilustrado y creador. Si sorprendente es descubrir hoy aspectos novedosos del líder soviético, quizá sea el talento que pone de manifiesto el autor para sacar el máximo partido a diversos registros (las memorias, las citas, la dramatización, los diálogos, incluso las anécdotas) lo que convierten esta obra sobre Stalin en una lectura apasionante.
 
 
 
STALIN Y EL ESTALINISMO
ALAN WOOD
INTERVENCION CULTURAL, 2014

Resumen del libro

"Stalin y el estalinismo"examina el ambiguo legado personal y político de Stalin, sus logros y sus crímenes, revelando cuán difícil y complejo es entender cómo Iosif Stalin pudo aferrarse durante tanto tiempo al poder, atemorizando a la población, recurriendo al asesinato y al genocidio, y dirigiendo un gobierno basado en l a adulación, la falsedad y el miedo, además de esclavizar a las naciones delEste de Europa. Al mismo tiempo fue realmente admirado, venerado, incluso amado, por muchos, y todavía hoy hay quien deposita un afecto y una nostalgia por la época estalinista.El presente libro, cuya edición original fue un auténtico superventas en el mundo anglosajón, ha sido completamente actualizado para incorporar los nuevos debates y polémicas que se han producido desde el colapso de la Unión Soviética, y analiza hasta qué punto el legado de Stalin sigue afectando a las actitudes en y respecto a la Rusia post-soviética.Alan Wood es Senior Lecturer en Historia de Rusia en la Universidad de Lancaster, y profesor visitante en la Universidad del Bósforo, en Estambul. Entre sus otras publicaciones destacan The Origins of the Russian Revolution 1861-1917 y The History of Siberia: From Russian Conquest to Revolution. También es uno de los editores de Sibirica: Journal of Siberian Studies.