Translate

martes, 1 de abril de 2014

LOS DOLMENES DE ANTEQUERA INICIAN LA CARRERA PARA INGRESAR EN LA UNESCO

NOTICIAS:
 
 
 

El Conjunto Arqueológico Dólmenes de Antequera será la única candidatura española a la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco en 2015. La decisión la tomó este viernes, por unanimidad, el Consejo de Patrimonio Histórico Español, que ha reunido en Plasencia (Cáceres) a representantes del Gobierno y de todas las comunidades autónomas. En la lista indicativa (de espera) española, de la que se seleccionan las candidaturas oficiales que el Estado presenta cada año a la Unesco, hay 26 sitios.
Con el túmulo de Menga a la cabeza, uno de los dólmenes de mayores dimensiones y el único conocido con pilares interiores, el conjunto de Antequera (Málaga) está considerado como una obra de referencia en la arquitectura adintelada de la Prehistoria europea. “Este reconocimiento supone la revalorización del conjunto arqueológico y esperamos que se traduzca en una mayor apuesta por parte de las Administraciones que tienen relación con los dólmenes [Ayuntamiento de Antequera y Junta de Andalucía]”, apunta Bartolomé Ruiz, director del conjunto e instructor de la propuesta para la inscripción en la lista de Patrimonio Mundial del Sitio de los Dólmenes de Antequera.
El Sitio de los Dólmenes de Antequera, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), está formado por tres sepulcros megalíticos y dos monumentos naturales. Se trata de una de las primeras integraciones conscientes de arquitectura y paisaje monumental de la Prehistoria europea. Con más de 6.000 años de historia, su inclusión en la exclusiva lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, que se conocerá en junio de 2016, supondría la entrada en la Unesco del primer conjunto megalítico español.
“Con la categoría de megalitismo del periodo neolítico solo han sido inscritos, hasta el momento, los sitios de Newgrange (Irlanda), Las Orcadas (Escocia) y Stonehenge y Avebury (Inglaterra). Tres bienes con una abrumadora concentración en las islas británicas”, aclaró este viernes Bartolomé Ruiz en su presentación ante el Consejo de Patrimonio Histórico Español.
El consejero de Cultura, Luciano Alonso, quien también ha apoyado la candidatura andaluza en Plasencia, destacó la relación de este centro ritual y funerario con la naturaleza y la astronomía. “Los equinoccios de primavera y otoño se pueden admirar desde el interior del dolmen de Viera; el solsticio de verano, desde el sepulcro de Menga y el de invierno, desde el tolos de El Romeral”, apuntó.
La apuesta española por los Dólmenes de Antequera llega en un momento crucial para el conjunto arqueológico, cuyo museo está pendiente de finalizar desde 1994. “El museo fue un proyecto de 1989, pero la obra se comenzó en 1993 y se paralizó un año más tarde”, explica Ruiz. Desde entonces la estructura del edificio permanece abandonada. “Hemos presentado el proyecto para acabar el edificio y para su musealización, que es de Antonio Campos, el mismo arquitecto que rehabilitó el Archivo de Indias de Sevilla. Ahora estamos esperando que la Secretaría General de Cultura saque a concurso la obra”, comenta el director del conjunto.
Fuentes de la Consejería de Cultura, adelantaron ayer que las obras se adjudicarán este año y que la primera fase, con un presupuesto de un millón y medio de euros, comenzará a principios de 2015. La previsión es que el museo, con un coste total de ocho millones de euros, esté finalizado en 2017.
Para el director del conjunto y arqueólogo, los Dólmenes deberían de formar parte de la exclusiva lista de la Unesco porque “son un ejemplo único de la íntima relación que se establece entre unos monumentos prehistóricos excepcionales con su entorno natural. La lista de Patrimonio Mundial recoge ejemplos de montañas sagradas, formaciones naturales singulares y de monumentos megalíticos, pero no de sitios que integren relaciones paisajísticas pautadas entre todos ellos.”
“Además, Menga ha mantenido su valor y significación cultural a lo largo de casi seis milenios; manteniéndose su uso funerario ininterrumpidamente hasta hoy con la presencia en su entorno del cementerio de Antequera”, añade Ruiz.
Y es, precisamente, esa relación del conjunto arqueológico con su entorno natural, con la peña de Los Enamorados —catalogada como Paraje Sobresaliente— y con la sierra de El Torcal —declarado Paraje Natural y Zona de Especial Conservación de la Red Natura 2000—, lo que ha colocado a los Dólmenes en la casilla de salida para iniciar la carrera a la codiciada lista de la Unesco. Un club con muchas exigencias y cuya única plusvalía es su prestigio.
 
FUENTE- El País.