Translate

lunes, 31 de marzo de 2014

LA BATALLA DE LAS TERMOPILAS.

La Batalla de las Termopilas es quizás uno de los Acontecimientos mas Relevantes de la Civilización de occidente en la antigüedad. Esta Batalla ensalza el valor del Pueblo Griego en su lucha contra el Poderoso Ejército Persa, el mas colosal Jamás Visto. Jerjes no entendió al Igual Que su padre 10 años antes, la idea de libertad del pueblo Griego que los unía y nunca renunciarían a ella, por eso en la Batalla de las Termopilas como en las posteriores batallas de Platea o Salamina Grecia conseguiría definitivamente librarse de la amenaza que representaban los persas.
LEONIDAS

Pero Pongámonos en antecedentes antes de meternos en plena batalla. Las Guerras Médicas fueron cruentas arrebatando la vida de cientos de miles de hombres tanto del lado Griego de como del Persa, el pueblo Persa avanzaba en busca de nuevas tierras a las que someter, en el 490 a.d Darío I invadió la tierra Helena pero en la batalla de Maratón cerca de la ciudad de Atenas  fue derrotado, aquella batalla es recordada por la proeza de Filípides un soldado Griego que pasaría a la historia por recorrer sin descanso los 42 kilómetros que separaban  Atenas de Esparta pidiendo ayuda para enfrentarse a la amenaza que se cernía sobre el pueblo Griego, algo determinante para la victoria, tiempo después esta acción instauró una disciplina dentro de las olimpiadas a la que se le dio el nombre de Maratón. Tras la derrota, los Persas se vieron obligados a regresar a casa con el rabo entre las piernas, la resistencia ofrecida por lo Griegos fue superior a la Esperada.


En el 485 a.d llega al Trono Jerjes I,  y en su cabeza estaba muy presente la humillación sufrida por su padre en Maratón y no estaba dispuesto a que eso quedase así, el pasaría a la posteridad como el que conseguiría someter al pueblo Griego. Para tal propósito reclutó el mayor ejercito jamás visto por el hombre , algunas fuentes nos hablan de tal echo pero las cifras son muy variables ya que no se ponen de acuerdo algunas sostienen que eran 250.000 y otras 2.000.000 de hombres, como vemos el baile de cifras es bastante significativo, pero por pura lógica la cifra mas elevada habría que descartarla, si bien es sabido que en muchos casos se exageraban el número según los intereses de  cada contendiente, por eso lo mas verosímil es que las fuerzas totales se acercaran mas a los 250.000 hombres teniendo en cuenta que este número de soldados tampoco es poca cosa.


Las levas de Reclutamiento recorrieron todos los rincones del imperio, dentro de este formidable contingente se encontraban los Inmortales o Meloforos un grupo de soldados que formaban parte de la élite y guardia personal dey rey, y que habían jurado lealtad hasta la muerte, ( como curiosidad hay que aclarar que el nombre de los Inmortales se le dio por parte de Herodoto haciendo hincapié en los 10.000 inmortales de la guardia de Jerjes I es posible que entre ellos no utilizaran este nombre, posiblemente ellos mismos utilizaran el termino de amigos ) ellos encabezarían la vanguardia del ejército, todos los preparativos estaban a punto Jerjes I rápidamente se Puso en marcha, el mundo Griego estaba de nuevo en peligro.
INMORTALES PORTANDO DIFERENTES ARMAS

Mientras los Griegos se reunían en un congreso Panhelénico en la ciudad de Corinto, donde se expuso todas las nefastas noticias que llegaban del otro lado del Bósforo. Hay que tener en cuenta que la situación que vivían los pueblos Griegos entre si no pasaba por sus mejores momentos, las continuas luchas, entre ellos habían levantado muchas cuentas pendientes, pero la situación precisaba que todos fueran capaces de dejar a un lado todo lo pasado y luchar juntos. La Inminente Amenaza que se les venia encima así lo requería, tras la finalización de la reunión  las Ciudades de Atenas y Esparta ponían la totalidad de sus ejércitos a disposición de la nueva alianza firmada, por contra las otras ciudades como Tespia o Tebas aportaron lo que buena mente pudieron. Al mando de Todo estaría Leónidas I rey de Esparta.

Pasemos hablar ahora de quienes eran los Espartanos y de donde venían. Siglo II a.d el pueblo Dorio tomo posesión de la región de Lacedemonia un Territorio hostil, acosados ​​por los pueblos que ya vivían  en esa tierra, el pueblo Dorio creo un sentimiento de unidad muy fuerte dedicado en exclusiva a las guerra, eso les tendría que valer para prevalecer ante todas las amenazas a las que se veían obligados a enfrentarse, ese sentimiento será la fragua que forjara el carácter Espartano, ya que estos son los herederos Directos de los Dorios.

Lacedemonia contaba con la defensa natural del rio Eurotas que se encontraba a unos 35 kilómetros del mar, lo que creaba un paso único de entrada y salida, si se conseguía controlar ese paso, los espartanos se podrían defender ante cualquier ataque, curioso es saber que las ciudades  Espartanas no contaban con la defensa de murallas ya que decían que las mejores murallas posibles eran sus propios escudos.

La población Espartana nunca llegaría a ser muy numerosa, y la culpa la tendrían ellos mismos, ya que bajo las estrictas normas de la Agogé les dejaban pocas opciones, una de esas leyes servía para decidir si un recién nacido era apto o no para formar parte del grupo, nada mas nacer era examinado y si por desgracia poseía algún tipo de problema o mal formación, era llevado a la cima del monte Teijeto y era arrojado desde lo mas alto, Esparta no aceptaba a nadie que no cumpliera escrupulosamente con la ley. esto y las continuas racias con otros pueblos no le facilitaban las cosas. Un ejemplo claro lo tenemos  cuando Roma conquistó Grecia en 146 a.c el pueblo Espartano apenas tenía hombres para su defensa. Tal era la exigencia y rigurosidad, en la vida de la Sociedad Espartana que no entendían otra manera de vivir la austeridad se reflejaba en todo incluso en sus viviendas.
Pero que tipo de adiestramiento recibían los hombres Espartanos?. Una vez pasado la prueba del nacimiento en la que formar parte del pueblo a los niños se les dejaba que corretearan y jugaran libremente por las calles, esta libertad no era muy duradera ya que con 6 o 7 años eran reclutados por el ejercito y comenzando con su adiestramiento.
ENTRENAMIENTO ESPARTANO
En el ejército estaba dividido en varios Estadios a la hora del adiestramiento, entre los 8 y los 11 Eran considerados chiquillos o Lobeznos, con esta edad ya se les adiestraba para que se preparasen para morir si era necesario ,era tanto la exigencia del adiestramiento que algunos no conseguían aguantarlo y estos eran arrojados desde el monte Teijeto o simplemente morían, luego entre los 12 y 15 años se les conocía como muchachos,  en otro grupo encontramos a los que estaban  entre los 16 y 20 años Llamados Irenes, de estos habían diferentes Grados 1º 2º y 3º. A partir de los 20 años ya se les podía considerar con lo necesario para formar parte del ejército, pero antes tenía que pasar una última prueba, la caza del hombre por el hombre la Critia, esta consistía en cazar a un ilota  ( esclavo ) al que si conseguía sobre vivir a la caza se le concedía la libertad, pero como podemos imaginar esto pocas veces pasaba, una vez cazado al ilota los demás soldados abrazaban al joven por haber conseguido su primer baño de sangre y se convertía por derecho en un hoplita pasando a formar parte del ejército.  Y si no morían en batalla conseguían licenciarse con 60 años, pasando a formar parte activa del senado o como profesores de los nuevos lobeznos. Otra curiosidad de la rigurosidad de la ley Espartana es que hasta los 30 años no se les permitía el matrimonio. Como podemos ver era una vida dedicada completamente al ejército.


En la batalla de las Termopilas el ejército Espartano no era muy numeroso, podía contar con una fuerza de 8.000 hombres distribuidas en 6 divisiones o Mora, al mando de estas se encontraba un Polemarca estas divisiones estaban a su vez divididas en 6 Lojos. La infantería Espartana atacaba de manera compacta formando un bloque muy heterogéneo en la clásica formación de falange, las armas que portaban eran sus temibles lanzas o Dory muy largas, echas de fresno las cuales manejaban con suma maestría, también portaban una espada o Xiphos de doble filo con la hoja recta algo mas ancha en la parte superior y por último pero no por eso menos importante era el escudo o Aspis que tenía forma de cuenco a causa de la cobertura de la madera, con un borde exterior casi plano el cual normalmente se reforzaba con bronce, y del que también eran grandes expertos en su uso tanto para defenderse cono para tacar con el. Para ver la importancia del escudo en Esparta podemos ver lo que le decía una madre a su hijo cuando marchaba a la guerra, retorna con él o sobre él, La leyenda nos cuenta que tras el regreso de un Espartano de un batalla portaba una herida en la espalda y su madre al verlo lo mató  en ese mismo instante ya que entendió que su hijo dio la espalda al enemigo huyendo de la lucha, hasta ese punto se podía llegar por mantener el honor.
Y quien era Leónidas I ?.
Leónidas I era el rey militar de Esparta, pertenecía al linaje de los Agidas, instruido bajo el rigor mas absoluto era el prototipo de hombre Espartano, de mente lucida y dispuesto a morir si era preciso ya que la batalla era lo que daba sentido a su vida.

Pero un pequeño problema se presentó para Leónidas, justo por aquel tiempo se estaba celebrando la festividad de la Carnea lo que prohibía cualquier tipo de acción militar, lo que se consideraba sacrilegio, pero en esta ocasión los éforos viendo la situación cedieron en el envío de tropas para poder hacer a los Persas, el único inconveniente era que Leónidas no podría contar con todo el ejército, por eso sabiendo que se dirigía a una muerte más que segura decidió reclutar a 300 hombres de la guardia real los Hippeis con la condición de que todos tuvieran descendencia y luego durante la marcha ir reclutando mas efectivos, la idea estaba clara aguantar todo lo que se pudiera y esperar la incorporación del grueso del ejército espartano. La leyenda de la batalla de las Termopilas cuenta que los espartanos fueron a consultar al oráculo de Delfos cual sería el resultado de la batalla y este les dijo o bien Esparta sería saqueada por los Persas o tendrían que sufrir la muerte de un rey descendiente del mismísimo Heracles una clara alusión a Leónidas que le consideraban descendiente de Heracles.

Leónidas hombre inteligente estudió la situación y tomó la decisión de ofrecer una resistencia efectiva ante el avance Persa, la batalla campal estaba descartada ya que no disponía de los hombres necesarios para ello, pero donde luchar? el lugar apropiado lo encontró en las Termopilas un paso estrecho situado a 160 km de Atenas junto a unos acantilados donde en algunos puntos podía contar con 15 m de ancho esto le proporcionaría a Leónidas la igualdad de las fuerzas ya que el poderoso ejército Persa no podría usar la baza de la superioridad numérica.


En el  verano del 480 a.d Leónidas ordena la marcha y en el camino fue reforzando sus tropas con contingentes de diferentes ciudades alcanzando la cifra de 5.000 hombres, como podemos ver los 300 Espartanos no estaban solos. Leónidas llegó unas semanas antes de la llegada de los Persas con lo que le dio tiempo de preparar bien la defensa arreglando un viejo muro construido por los Focios para defenderse de sus eternos enemigos los Tesalianos, es entonces que a Leónidas le llegan noticias de un pequeño paso en la montaña con el que los Persas podrían rodear las Termopilas, con lo que decide enviar a 1.000 soldados Focios para su defensa ahora solo quedaba esperar.
EJERCITO PERSA
Finalmente le ejército persa apareció cruzando el golfo Maliaco acercándose  al paso protegido por Leónidas, la visión de semejante poder Persa acongojo algunos griegos que en un consejo de urgencia propusieron la retirada hasta el istmo de Corinto, he intentar bloquearlos allí, pero los Focios se indignaron ante tal propuesta, de todas maneras Leónidas no pretendía huir, de su resistencia dependía el devenir de su pueblo y no pensaba faltar a su promesa de Espartano de vencer o morir.
Leónidas pasa revista a sus hombres, todos saben por que están ahí que es lo que se espera  de ellos. el momento de la batalla esta próximo. Por otro lado Jerjes I se sitúa con sus tropas delante del paso y ante el asombro de los Griegos espera durante cuatro días, en ese tiempo Jerjes I mando un emisario para negociar ofreciéndoles la libertad y el título de amigos del pueblo Persa, pero Leónidas rechazó la oferta el embajador ante la respuesta del griego increpó al Griego diciéndole que lanzasen sus armas al suelo a lo que Leónidas respondió Ven a buscarlas tu.
En el quinto día Jerjes lanzó un primer ataque mandó a la infantería ligera que estaba compuesta por  soldados de Media y de Juzestán, los Griegos formaron junto al muro, de esta manera todo el paso quedaba cerrado, el choque fue terrible entre la dos fuerzas, todo y la superioridad numérica de los Persas, los Espartanos aguantaban la línea sin mostrar la más mínima señal de debilidad, estaban convencidos de la superioridad de sus tácticas  en combate y sobre todo estaban mejor equipados, tanto por su armadura como por las armas que portaban, los Persas por contra iban con escudos de mimbre, espadas cortas y lanzas arrojadizas muy poco efectivas contra los escudos Espartanos. Los Griegos se mantuvieron hombro con hombro formando una muralla con sus escudos  y mientras ensartaban con sus largas lanzas los frágiles escudos  Persas que se deshacían tras las acometidas, para colmo sus cortas lanzas evitaban que pudiera llegarse a una lucha cuerpo a cuerpo ya que en ningún momento se pudieron acercar a los fuerzas Griegas, las primeras filas parecían que no avanzaban, las líneas de atrás esperaban pacientemente su turno de luchar pero no obtenían ningún resultado, de esta manera no podían hacer vales su superioridad numérica, los Espartanos no desfallecían ya que rotaban constantemente entre los que se encontraban en primera fila con los hombres de atrás evitando  de esta manera el cansancio.


Fueron tantos los Persas que murieron que el mismísimo Jerjes se levantó de su silla en varias ocasiones no podía dar crédito a lo que estaba viendo, La primera oleada Persa que había mandado fue destrozada por completo, mientras que las bajas Espartanas apenas fueron unas pocas. Hay que decir que esta manera de actuar de los Persas en las batallas era algo normal ya que normalmente el primer ataque que realizaban se basaba en el envío de gran cantidad de hombres con la intención de intimidar al adversario, y si por casualidad fallaba mandaba a los Inmortales, que normalmente ponían fin a toda resistencia, pero los Espartanos no temían a nada ni a nadie, y por otro lado estaban mucho mejor preparados que los ejércitos a los que se enfrentaban los Persas en el Medio y lejano Oriente.
PRIMER COQUE PERSA-ESPARTANO
Jerjes viendo el desastre dio orden de que los Inmortales atacasen 10.000 hombres más, aquí Leónidas opto por cambiar de estrategia ya que estos no eran simple soldados como los de la infantería ligera, si no la élite del ejército Persa, para asombro de todos dio la orden de retroceder al ver esto los Inmortales se lanzaron en su persecución de una manera alocada rompiendo por completo la formación pensando que los Espartanos huían, fue entonces cuando Leónidas dio la orden de dar media vuelta  y acometer contra los Persas algo que les pillo totalmente por sorpresa, esta acción de una falsa retirada valió para repeler nuevamente el ataque Persa.

Una anécdota curiosa de esta batalla vienen de las palabras de un Espartano llamado Dienekes que antes de entablar batalla dijo a sus compañeros que los arqueros Persas eran tantos que sus Flechas cubrirían el sol con ellas volviendo el día noche y que de este modo sería que mejor ya que no tendrían que pelear bajo el sol y podrían luchar a la sombra, como es lógico para los Espartanos el arco estaba considerado un arma poco honorable ya que evitaba el enfrentamiento directo. 
La mañana del segundo día despuntaba y Jerjes mandó una nuevo ataque contra los Espartanos, equivocadamente pensaba que los Griegos estarían fatigados y con muchas  bajas y heridos tras el día anterior y un nuevo ataque podría poner fin al conflicto, nuevamente la infantería ligera Persa era repelida. Como era posible cuatro miserables Griegos estaban consiguiendo frenar al formidable ejército Persa esa situación era de locos. En su desesperación mientras reflexionaba en su campamento Jerjes  recibió noticias de alguien que demandaba ser recibido.
La tragedia para los Griegos vino a modo de traición, un Tesalio de nombre Efialtes informo al monarca Persa de la existencia de un paso escondido en las montañas, cuales fueron sus motivos ?, la motivación más antigua del mundo la codicia el vil metal, tras la traición el nombre de Efialtes fue estigmatizado y se tradujo por pesadilla, llegó incluso a convirtiéndose en el la palabra utilizada para los traidores en Grecia.

Por fin una buena noticia, rápidamente Jerjes manda que se prepare una expedición de 20.000 hombres, al mando pondría a Hidarnes uno de sus comandantes, esa misma noche junto a de inmortales intentará cruzar el paso para rodear a los Griegos, dicho paso  rodeaba la colina del monte Anopea, consiguiendo de esta manera flanquear los acantilados, próximo a ese camino escondido se encontraba dos ramificaciones una que se dirigía a Focia mientras la otra bajaba al golfo de Alpeno.

Diodoro cuanta que un hombre de Cime,  aprovechó para escapar durante la noche del campamento Persa y reveló a Leónidas todo lo que estaba pasando, pero Herodoto no menciona nada de este suceso lo que si dice es que los Espartanos se enteraron gracias a unos desertores del bando Persa capturados por los Griegos.


Al amanecer del tercer día, los hombres que Leónidas había mandado para proteger el paso, se percataron del avance Persa, estos por su lado se sorprendieron mucho  al ver soldados Griegos guardando el camino ya que no esperaban encontrar a nadie, en un principio se temieron lo peor que los Espartanos le estuvieran esperando, pero Efialtes le tranquilizó confirmándole que no eran ellos, los Focios por su parte decidieron retirarse a una colina próxima para intentar preparar una mejor defensa, pero los Persas no tenían tiempo que perder y se abalanzaron sobre ellos abrieron paso con sus flechas los Focios pronto se retiraron, esa misma mañana Leónidas convocó un consejo, la situación era desesperada alguna voces pedían retirarse de inmediato, pero esa palabra no existía en el vocabulario  Espartano y él junto a sus hombres aguantarían todo lo que pudieran. Leónidas tenía un objetivo y estaba dispuesto a cumplirlo pero entendió que perder a mas hombres era totalmente innecesario y ordeno a otros que se retiraran ya que esas tropas podrían ser útiles más adelante, un contingente de 700 Tespianos se negaron a dejar solo a Leónidas También se quedaron 400 Tebanos. Esa misma noche mientras se acicalaban los soldados Espartanos, Leónidas mandó una proclama a sus hombres diciendo : Griegos mañana comeremos con Hades en el mismísimo infierno, la situación era clara morir hasta el último hombre.
Despuntando las primeras luces de la mañana Jerjes  mira a los cielos  y lanza unas oraciones a los dioses, tras finalizar las plegarias, manda que las tropas se preparen para la marcha, mientras Hidarnes junto a los Inmortales ya ocupaban posiciones en la retaguardia de los Griegos. Leónidas nuevamente cambió de estrategia y formo a sus hombres por delante del muro al descubierto esta vez serían ellos los que tomarían la iniciativa atacando, con esta acción intentaría causar el mayor número de bajas posibles entre los soldados Persas.
Jerjes cuando llega al campo de batalla sentado en su trono, ve como los Griegos se abalanzan sobre ellos, pero que locura es esa, hasta tal punto llega la arrogancia de esos Griegos, la respuesta Persa no se hace esperar y se lanzan al ataque, el choque fue terrible, el primero en caer fue Leónida y sus hombres formaron entorno a él, intentando evitar que su cuerpo fuera tomado por los Persas, las lanzas Griegas empezaron a quebrarse por el uso y las espadas terminaron por mellarse, los Inmortales avanzaban y los Griegos retrocedían poco a poco, hasta que llegaron al muro una vez allí los Tebanos arrojaron sus armas y avanzaron hacia los Persas con las manos en alto rindiéndose, el final estaba cerca una lluvia de flechas cubrieron el cielo poniendo fin a la batalla. Ni un solo Espartano quedaba en pie todos murieron alrededor de su rey. Posteriormente los Tebanos que se rindieron recibieron la marca real de Jerjes.
EL FIN PARA LOS ESPARTANOS
Finalmente el paso de las Termopilas estaba abierto, las bajas para los persas podrían rondar los 20.000 hombres mientras que para los Griegos fueron de 1.200 prácticamente la totalidad de ellos. Jerjes satisfecho pensó que el resto de la conquista no resultaría tan difícil, peo al igual que su padre 10 años antes se equivocaba ese verano fue terrible, para los intereses Persas, los Griegos enardecidos por lo sucedido en las Termopilas plantaron cara al invasor bárbaro consiguiendo derrotarlo en  las batallas de Salamina y Platea. De esta manera se ponía fin a las Guerras Médicas y se consiguió frenar el avance Persa, Grecia podía respirar tranquila.


Tras la victoria Griega la figura de Leónidas fue ensalzada como la de un héroe que dio su vida por la libertad de Grecia, como dijo Herodoto:
( Aquí se mantuvieron hasta el final, aquellos que todavía tenían espadas usándolas, y los otros resistieron con sus manos y sus dientes ).
 LIBROS RELACIONADOS:
Desde luego, no es un épico cantar de gesta. todo lo contrario. Nos introducimos en la historia de Aristodomo el único superviviente Espartano de la batalla de las Termopilas, un valeroso combatiente que al retirarse a causa de las heridas, es despreciado por las gentes de Esparta ya que le consideran un cobarde.
Se narra la gesta de Leónidas y sus hombres en la terrible batalla de las Termópilas, para defenderse de la invasión de los Persas, dando mayor gloria a los vencidos que a los vencedores. Herodoto se encarga de contar toda la historia de lo sucedido, un libro muy recomendable.




Se narra la gesta de Leónidas y sus hombres en la terrible batalla de las Termopilas, para defenderse de la invasión de los Persas, dando mayor gloria a los vencidos que a los vencedores. Herodoto se encarga de contar toda la historia de lo sucedido, un libro muy recomendable.

DOCUMENTAL:



 AUDIO DEL ARTÍCULO: