Translate

domingo, 20 de abril de 2014

LAZOS DE GUERRA.

RECOMENDACIÓN:




SINOPSIS:

Jin-tae es un zapatero que lleva años trabajando sin descanso para que su hermano menor, Jin-seok, pueda ir a la universidad. Pero todos sus sueños y esperanzas se desvanecen cuando los dos son obligados a incorporarse al ejército en contra de su voluntad. Separado de su casa y de su familia, Jin-tae promete proteger a Jin-sok. Pero la guerra pondrá a prueba sus lazos de fe, amor y confianza. 


COMENTARIO DE LA PELÍCULA:

Aunque las películas más conocidas sobre la Guerra de Corea son norteamericanas, también los otros contendientes se interesaron por dicho conflicto. Desgraciadamente, no he visto ningún ejemplo del cine norcoreano o del cine chino, aunque probablemente no creo haberme perdido mucho pues principalmente parecen ser películas de propaganda. Corea del Sur también ha dedicado una parte de su producción cinematográfica a tratar dicha guerra. Inicialmente de forma parecida a la de sus vecinos del norte: películas de pura propaganda sometidas a la censura militar. Pero con el tiempo las cosas fueron cambiando y hacia el final de la década de los sesenta aparecieron películas en las que a los comunistas ya no aparecían con cuernos y rabo. Si alguien está interesado en el tema puede visitar la siguiente página sobre cine coreano.

Probablemente la película coreana más famosa sobre el tema de la Guerra de Corea sea la reciente "Lazos de guerra". Estrenada en el 2004 se convirtió en un taquillazo en su país desbancando a la anterior película "Silmido", también de trama bélica. Se calcula que una cuarta parte de la población total de Corea del Sur la ha visto. El título en coreano es "Taegukgi" que significa bandera de Corea, aunque actualmente es la bandera de Corea del Sur.

La trama de "Lazos de sangre" no es nueva para los aficionados al cine bélico. Se nos relata una terrible guerra civil a través de las vicisitudes de dos hermanos enfrentados por ella (un precedente lo tenemos en "Raza" sin ir más lejos). Sin embargo hay que reconocer el mérito a la película coreana. Cumple la máxima de mostrar que en las guerras no hay malos ni buenos, solo derrotados. También es verdad que esa visión es posible porque la película ha sido realizada 50 años después del armisticio, con evidentes ánimos reconciliatorios a pesar de que dicha guerra aun no ha terminado y en un régimen que tendrá muchos defectos pero que es una democracia en la cual hay libertad de expresión, algo inexistente en su vecino del norte.

En los 140 minutos que dura la producción podremos ver un retrato bastante completo de lo que significó dicha guerra desde el punto de vista histórico. Iniciándose en la invasión norcoreana de 1950 veremos la formación del ejército coreano a base del reclutamiento forzoso, el contraataque que culminó en la invasión de Corea del Norte y la toma de Pyongyang, los crímenes de guerra cometidos por ambos bandos, el contraataque del ejército chino y la estabilización del frente tras numerosas luchas inútiles.

Pero las guerras, aunque sea un asunto de naciones o de ideas, las luchan los individuos por lo que los efectos de esta terrible conflicto se personaliza en los miembros de la familia Lee. Son una familia feliz que poseen una zapatería. Cuando estalla la guerra son reclutados y enviados a combatir sin casi entrenamiento. Jin-tae, el hermano mayor, va a intentar cuidar de su hermano menor, Jin-seok. Y para ello no duda en convertirse en un héroe esperando que le recompensen retirando a su hermano del frente. Pero el desarrollo de la guerra provocará que ambos hermanos acaben luchando en bandos distintos. El que fue una vez un héroe para las fuerzas de Corea del Sur se convierte en un héroe para las fuerzas de Corea del Norte. Evidentemente el enfrentamiento de los dos hermanos será inevitable. Afortunadamente la película nos mostrará un mensaje de esperanza pues veremos que la guerra no podrá acabar con los lazos familiares.

En cuanto al aspecto técnico las escenas de combate son bastante espectaculares. Aunque inspiradas notablemente por el virtuosismo de "Salvar al soldado Ryan" a veces pecan de ser un poco exageradas y repetitivas. Afortunadamente tampoco llegan a los niveles de exceso que podemos encontrar en otras películas como las del chino John Woo (véase "Windtalkers" para comprobar lo que quiero decir). Pero le anda cerca, sobretodo en el combate final.

También es cierto que el guión tiene un punto melodramático que debe de ser muy del gusto asiático y que es raro encontrar en producciones occidentales. Estoy convencido de que si mediante un ordenador cambiáramos los protagonistas coreanos por actores occidentales conocidos entonces nos parecería un melodramón como la copa de un pino lleno de estereotipos. De hecho hay diálogos que cuando uno los vuelve a escuchar y los piensa un poco es que le entra un poquito de rubor de lo malillos que son. Sin embargo, parece que no desentonan tanto al escucharlos en boca de actores orientales.

En la sección de errores divertidos merece la pena visionar la escena en la que el hermano mayor lucha con el oficial norcoreano. Hay un camión que parece un mechero porque unas veces lo vemos en llamas y otras sin ellas. Otro bastante llamativo es que un soldado active una mina antitanque por peso. Se supone que la minas antitanque sólo se activan con pesos superiores a 100 kilogramos.

Y ojo al comienzo de la película. Recuerda mucho al comienzo de "Cartas desde Iwo Jima"

Resumiendo, una buena película digna de verse con una visión distinta sobre el conflicto de Corea.


PELÍCULA:




Artículo de -Asier Menéndez Marín.