Translate

miércoles, 14 de enero de 2015

SUCESOS INNESARIOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

 MISTERIOS DE LA HISTORIA:





En un pequeño pueblo al sur de Varsovia llamado Jedwabne iba a sufrir un desastre en el 10 de julio de 1941 cuando unos 1683 judíos fueron exterminados. Las víctimas fueron arrastradas a la plaza del pueblo y luego fueron empujados hasta un granero, donde fueron incinerados vivos. Las personas, sean ancianos o niños, que no pudieron ir por sus propios medios fueron conducidos hasta allí y arrojados a las brasas ardientes. Históricamente, durante muchos años esta matanza fue atribuida a los alemanes, pero una investigación publicada por el historiador Jan T. Gross  que reveló en su libro “Vecinos”  reveló otra información. Según esta investigación arrojó a los datos sobre los verdaderos verdugos que no fueron otros que los propios vecinos del pueblo y tras muchos años de convivencia, consta que la sinagoga del pueblo fue construida en 1770.


JEDWABNE EN JULIO DE 2001 SE REALIZÓ UNA EXPOSICIÓN CONMEMORATIVA Y EL PRESIDENTE POLACO KWASNIEWKI PIDIÓ PERDÓN A SUS COMPATRIOTAS


Y como relata el historiador, el 10 de julio, la mitad de los habitantes del pueblo salieron de sus casas pertrechados con diferentes utensilios como hachas, cuchillos y machetes y se dedicaron a matar a la otra mitad que era judía. Muchos fueron cazados en sus casas, otros perseguidos por las calles, y finalmente, los quemados como se ha dicho. Este fue un terrible episodio en la historia de Polonia y puso en relieve que hubo gente polaca que colaboró con el exterminio nazi. ¿Pero qué razones motivaron que una mitad matase a la otra mitad? ¿Miedo a perder la propia vida por los nazis? Un odio latente histórico entre esa mitad. La codicia de disponer de los bienes judíos. Puede que todos los factores.

Otro tipo de incidente ocurrió en el puerto aliado de Bombay en el 14 de abril de 1944. En ese tiempo Japón era una auténtica amenaza para la zona y los británicos decidieron enviar buques con suministros, entre los cuales se hallaba el carguero Fort Stinike, en sus bodegas estaban depositadas hasta 1.395 toneladas de explosivos que incluían torpedos, munición y minas, además de diversos tipos de alimentos y algodón. El hecho es que se originó un pequeño fuego en la zona del algodón, que se fue propagando hasta llegar a los explosivos con lo que se produjo lo inevitable; a las cuatro y cinco de la tarde el barco estalló en miles de pedazos. 

LA MAREA DE CUERPOS DEL FORT STINIKE EN LA COSTA



La explosión fue detectada por un sismógrafo situado en el norte de India. Con lo que se demuestra lo enorme del suceso que afectó hasta dos kilómetros de distancia y produjo tal deflagración que destruyó a otros 27 barcos anclados en el puerto. Se estima que las muertes se elevaron a las 1.200 personas. Por supuesto, los ingleses optaron por silenciar el asunto y nunca hubo una investigación oficial sobre el asunto. ¿Pero quién no nos dice que no hubo un sabotaje perpetrado por infiltrados japoneses? Desde Legado de historia no nos parece que haya sido un atentado de falsa bandera porque no vemos justificación para hacer tan tremendo desastre para justificar la acción en guerra en la zona de los británicos si ya eran aliados de USA. Probablemente fue motivado por una colilla de algún tripulante.
Y qué decir de lo que sucedió el 3 de mayo de 1945, en los puertos del norte de Alemania. Ante los avances de los rusos muchos civiles  eran evacuados en los pocos barcos existentes. En uno de estos, el transatlántico Cap Arcona, preparado para zarpar atesorando en sus bodegas más de 4.000 prisioneros polacos y rusos. 


CAP ARCONA


El objetivo de las fuerzas aéreas aliadas era abortar mediante bombardeos concentrados a los buques que zarpaban de los puertos. Pero en el mediodía de aquel 3 de mayo, en la bahía de Lübeck estaban fondeados varios barcos alemanes que fueron atacados por los  aviones británicos, entre ellos como hemos comentado, el Cap Arcona. Como avispas se clavaron en los nervios del barco la metralla lanzada por los aviones sobre su estructura haciendo estallar el barco en mil explosiones desperdigando trozos de material y restos carbonizados de personas en la mar. El hundimiento del barco provocó una enorme marea de cadáveres que fue llegando hasta a la costa poco a poco.

Sobre el asunto se echó un velo que lo silenció y fue declarado asunto secreto. Pero en 1975 salió a la luz unas informaciones que demostraron que la intención del ataque era probar armamento de vanguardia y proporcionar prácticas de combate a los pilotos antes de que acabara la guerra. ¿Pero por qué eligieron ese día que había evacuación en un buque aliado? ¿Entre los prisioneros había alguno que no interesara rescatar por motivos desconocidos? ¿Funcionó mal la inteligencia en ese día? ¿Se dispuso necesarias esas bajas colaterales en pos del avance militar y la destrucción de barcos alemanes? Desde aquí no lo podemos saber.

Por otro lado, en el pueblo francés de Oradour Sur Glane, hoy se halla en ruinas, y se conserva como museo al aire libre en recordatorio de la masacre perpetrada por las Waffen SS contra sus habitantes. Sin embargo, la información relacionada con el suceso está protegida por la ley de secretos oficiales francesa, que no permitirá su publicación hasta el 2058. 


ORADOUR


La masacre se fraguó a partir de la respuesta alemana a los sabotajes que bloquearon a la segunda división SS Panzer Das Reich trasladarse hacia Normandía después del desembarco. Como respuesta a un supuesto oficial alemán el 10 de junio de 1944, el pueblo sufrió una terrible venganza, se segó la vida de 642 personas, entre ellas 240 mujeres, 197 hombres y 205 niños. ¿Pero por qué no se halla desclasificada la información sobre el caso? ¿Acaso es que se pretende no abrir viejas heridas con los alemanes? ¿O es que probablemente la matanza la perpetraron franceses alsacianos, muchos miembros de la SS que participaron en la matanza, y que luego lucharían por Francia en Indochina?

Y si hablamos de la tragedia ocurrida en el puerto de Bari el 2 de diciembre de 1943. La localidad fue liberada por los aliados y su puerto fue un enclave estratégico importante. Por lo que los alemanes lo atacaron desde el aire aprovechando que se hallaba desprovisto de medidas elementales de seguridad. 

En el puerto varios buques esperaban para ser descargados. Uno de los cuales era el USS John Harvey, que transportaba una carga secreta, unas 100 toneladas de gas mostaza. Pero como el producto era secreto para pasar desapercibido el buque no gozaba de medidas de protección especiales. Los aviones alemanes se lanzaron como dardos envenenados sobre el puerto alcanzando los barcos, y por supuesto, al USS John Harvey, que voló por los aires liberando al aire el gas mostaza que causó la baja de unos 700 miembros del personal militar, y probablemente, quintuplicó las victimas entre el personal civil. El suceso fue declarado secreto en los USA hasta el 1967, pero no fue hasta el año 1986 que el gobierno británico declararía que hubo exposición al gas mostaza, al afrontar las indemnizaciones a los marinos afectados.


LOS BUQUES ATACADOS EN BARI