Translate

miércoles, 21 de enero de 2015

EL MISTERIO DE LA GRAN ESFINGE


MISTERIOS DE LA HISTORIA:




La esfinge posee un cuerpo de león y una cabeza humana. Los antiguos egipcios le llamaban Shesep Ankh, la imagen viviente, nombre que se daba a las estatuas reales. Se dice que simbolizaba la fuerza y el poder, atributos propios del faraón mismo. Las esfinges llevaban por ello el pañuelo real nemes, el llamado el ureo que era la representación de la diosa cobra Uadyet en unión a una barba postiza ritual, que como se sabe son características de los reyes egipcios.


LA GRAN ESFINGE

Se piensa que desde tiempos predinásticos la figura del león se asoció a los jefes tribales, y más tarde, en la civilización puramente egipcia, a los faraones. Este actuaba como protector y rey de su pueblo, siempre atento contra los enemigos de Egipto a los que se enfrentaba siempre victorioso. Los egipcios imaginaron que el león, por sus características, era un poderoso guardián, y por esta razón, muchos de los amuletos, talismanes y sobre las puertas de los templos tienen la forma de león. Algunos relieves del Imperio nuevo nos enseñan al león domesticado acompañando al rey en batallas y ceremonias religiosas. 

A partir del Imperio nuevo, comienzan a haber esfinges femeninas representativas de reinas, hasta entonces solo hubo esfinges masculinas. A estas esfinges se la representa en actitud yacente, siempre con las patas extendidas hacia delante o bien se las representan andando en cuatro patas o sentadas. Sin embargo, se pueden encontrar representaciones de esfinges en actitud diferente, con las patas delanteras sustituidas por antebrazos humanos que sostienen vasos para la ofrenda. 

Como primera representación de una esfinge en forma de león y cabeza humana se tiene una de mediados del III milenio a.c. correspondiente a la IV dinastía, en pleno cénit del Imperio antiguo egipcio y fue encontrada en Abu Rawash, dentro del complejo funerario de Didufri, hijo y sucesor del faraón Keops, perteneciente a la princesa Hetepheres II, que era media hermana y esposa de Didufri. A ese rey también se le representó como una esfinge, si bien, solo nos llegó a nuestros días una cabeza esculpida en arenisca, localizada en el museo del Louvre. Pero fue en el año 1970 cuando fue hallada en plena meseta de Gizeh, delante del complejo funerario de Kefrén, el sucesor de Didufri, una pequeña esfinge de su época.

ESFINGE DE HETEPHERES II


El uso de esfinges sería más habitual en el Imperio medio, a finales del III milenio a.c. Así, en Tanis, ejemplos de las mismas que pertenecían a Amenemhat III, de la XII dinastía, se nos muestra al faraón con el rostro humano, mientras que el resto del cuerpo, la melena, orejas son de león. Sería a partir del inicio del Imperio nuevo, a mediados de II milenio a.c. cuando aparecieron las esfinges más desarrolladas con las características animales más suavizadas. Así, sobre el pañuelo real se colocan nuevos tipos de adornos y tocados, como la doble corona del Alto y Bajo Egipto y la corona Atef, que es la corona blanca del Alto Egipto con dos plumas de avestruz. Es común, observar que amplios collares y alas plegadas o el cuerpo cubierto de plumas, que evocaban al Dios halcón Horus. 

Ahora bien, últimamente se atribuye esa esfinge al Dios Amón Re, una esfinge con cuerpo de león y cabeza de carnero, que es el animal sagrado de Amón. Y las mejores esfinges se consiguen en la XVIII dinastía, en el Imperio nuevo. En el siglo IV a.c. las esfinges se nutren del arte griego, con alas y femenina.

Pero entre todas las esfinges, la más destacable, es la gran esfinge de Gizeh, atribuida por la mayoría de expertos a Kefrén, pero no existen documentos del imperio antiguo que digan que esto fue así. Y , por tanto, de hace unos 4.500 años.

Pero esta esfinge, ubicada a lado del templo del valle de jafra, flanqueado por el lado norte por la calzada procesional que hace de unión el templo con su pirámide, está tallada en roca, sobre un montículo ya existente sobre la planicie y que profundiza por los laterales de la estatua a modo de foso. Se sabe que la cabeza es la parte más dura del cuerpo, mientras que este alterna estratos de roca más blanda con otros que son más duros. Se estima que la erosión del viento y la humedad han ido haciendo que aparecieran surcos horizontales por toda la escultura.


TIPOS DE EROSION QUE SE DAN EN LA GRAN ESFINGE

Ahora bien, el señor Harrel, propuso una teoría que la erosión fue motivada por la acumulación de tierra húmeda por capilaridad proveniente de las inundaciones del Nilo. Así, también Gauri, nos propone que el rocío puede producir un efecto semejante en las rocas calizas. 

Por otra parte, Reader, nos dice que aunque el total anual de precipitaciones de Gizeh es de 20 mm, es decir, muy seco, y no susceptible de producir los efectos de erosión observados; si defiende que el clima fue evolucionado de uno seco pero con procesos de fuertes lluvias temporales en la zona desde el período predinástico hasta el final de V dinastía, hasta el actual más seco. Con lo que, Reader, piensa que en esos cientos de años si fue posible que se produjera el efecto erosionado que vemos actualmente en la esfinge.

Vandecruys, sin descartar que la erosión por escorrentía durante las dinastías IV y V pudiera tener su punto de influencia, otorga a otras causas las grietas verticales de las paredes que bordean a la esfinge. Si observamos la dirección de las grietas de la pared oeste, vemos que la mayoría siguen una misma dirección, lo que hace pensar en un origen tectónico de las mismas, cuya erosión se ha acentuado por la humedad del ambiente.

Sin embargo, Robert Schoch y West, geológos de la Universidad de Yale defienden que la gran esfinge es bastante más antigua que la mayoría de egiptólogos defienden, emplazando su construcción al 7000 a.c., y para defender esto nos dice que el tamaño de la cabeza es desproporcionado con el del cuerpo de la escultura, que cree tallado después sobre lo que era la escultura original. El cuerpo del león está esculpido a una escala 22:1, mientras que la cabeza está a 30:1. Aunque, Mark Lehner, egiptólogo, nos cuenta que esto es debido a la geología del terreno donde se asienta, ya que la meseta de Gizeh posee varios estratos, estando localizada la esfinge sobre una capa más blanda. Como se escarbó el foso de los laterales, pudieron observar como una fisura del terreno en esa zona debía haber albergado la parte más fina del cuerpo del león, y como no lo pudieron usar en las proporciones deseadas, los constructores alargaron el cuerpo para así evitar que la roca se partiera, y cambiaron, entonces, la proporción de las patas. La cabeza, en cambio, ya esculpida, no pudo ser sustituida y se quedó con ese tamaño más reducido.


LAS PROPORCIONES DE LA ESFINGE CORRESPONDE A UN GRAN FÉLINO

Pero Schoch, piensa que las paredes del foso que flanquean la esfinge tienen señales de erosión por torrentes de agua de lluvia. En esa zona de Gizeh, el clima es semi desertico, por lo que deberíamos remontarnos a una época del pasado para encontrar un clima más lluvioso. Y eso fue así, entre el 9000 y el 7000 a.c.. Y según, Jonh Cutwark, climátologo, mediante simuladores por ordenador y el conjunto de datos que nos proporciona el material de la zona del norte del Africa en forma de fósiles, dieron la razón a los geológos en el sentido que hace unos 9000 o 10.000 años, el Sahara era mucho más húmedo que en la actualidad y que se sabe que hubo lagos y masas boscosas, con lo que necesariamente el ritmo de precipitaciones sería lo suficientemente alto para poder producir lluvias torrenciales que afectasen a la construcción de la esfinge, entre otras. 


LAS LLUVIAS TORRENCIALES DE HACE MILES DE AÑOS FORMARON LA EROSIÓN QUE SE OBSERVA EN LA GRAN ESFINGE

Pensemos que Schoch y West demostraron en un congreso de geología americano y ante la academia de ciencias que, teniendo en cuenta que las diferentes capas de los estratos que componen la esfinge con diferente nivel de dureza unos a otros, que los superiores aún siendo más duros que los intermedios presentaban más erosión y degaste y grietas y fisuras verticales por donde corría el agua, a diferencia a lo que los egiptólogos aceptan; el desgaste horizontal producido por el viento y la humedad.

Mark Lenher y los egiptólogos suponían que aceptar que una cultura antediluviana era la constructora de la esfinge y el templo adyacente era aceptar que existía una cultura A y una cultura B, que habrían evolucionado en el mismo lugar pero en diferentes momentos, y en un espacio de tiempo entre 1000 y 2000 años no habría habido nada allí. Además, si se aceptaba esto; significaría que deberíamos tener muchos objetos y evidencias reales de esa cultura A y esto no es así. No obstante, Schoch y West argumentaron que tal vez, no se había ido a buscar en los lugares correctos; al fin y al cabo, el lecho actual del Nilo ha variado en la historia, y no era el mismo hace 4500 años ni hace 9000 años. Pero ellos investigaron por su cuenta en el Osirion, el templo atribuido a Seti I, y observaron que este se halla entre 15 cm y 20 cm más bajo de nivel en suelo, y es el único en su zona que sigue los patrones de construcción propios de la meseta de Gizeh, antes de las excavaciones estaba sepultado y ellos defienden que podría ser datado en la misma época de la construcción de la esfinge, es decir, hace 9.000 años.

Con la ayuda Thomas Dobecki, sismográfico y geólogo, West y Schoch usaron sismógrafo en el suelo de la esfinge, el sismográfico capta señales de rebote que llegan a unos geófonos para saber que grado de densidad hay posee el suelo enterrado bajo la superficie tras golpear una parte del sismógrafo con un martillo. De esta forma, se puede saber que grado de erosión posee esas capas, y hasta saber si son huecas o no. Se hallaron lo que parece ser cámaras, y se comprobó que el grado de erosión de la parte delantera del suelo de la esfinge es de 1,5 metros, con lo que dijeron que se trabajó en él en la época de Kefren hace 4500 años. Pero la parte opuesta el nivel de erosión llegaba hasta los 2,5 metros, lo que daba una probabilidad de que se hubiera excavado y trabajado en esa zona de entre un 50% y 100% adicional de antigüedad, es decir, entre 7000 y 9000 años.


ESQUEMA DE UN SISMOGRAFO

Mark Lehner hizo un modelo computarizado de la cara de Kefrén y la cara de la esfinge vistas de lateral, y aparentemente, demostró que pertenecían a Kefren, pero Schoch no estaba muy convencido de esto y consultó con Frank Domingo, forense expertos en caras, y fue hasta el Museo del Cairo que posee una colección importante de caras y bustos en su interior. Una vez allí y con la ayuda de la fotógrafa Davis, realizaron fotografías de frente y perfil al nivel de los ojos del busto de Kefrén como se hace en las investigaciones policiales. Se iban a comparar con otras fotografías hechas del faraón, así como de realizaron mediciones de los diferentes ángulos de las facciones de la estatua. Frank observó que el rostro de la esfinge es más cuadrado que el de la estatua, que es más ovalado. Y respecto a la boca, esta es proporcionalmente más grande en la esfinge, siendo más fina en el busto. Los ojos son muchos más grandes en la esfinge respecto a los de Kefrén. En New York habría que establecer un método para fijar el estudio de los ángulos, proporciones de la cara para hacer una comparación. Era difícil debido a los daños de la esfinge, pero estableció varios puntos de referencia con la estatua, la barbilla, ojos, borde de cejas y vio diferencias entre las líneas verticales de los laterales del rostro, y en menor medida en el frontal. Así, consiguió el hallazgo más concluyente que fue el ángulo entre la esquina exterior del ojo y el plano vertical; en Kefrén el ángulo era de 14 grados, en la esfinge, el ángulo era de más del doble, 32 grados. Esto explica porque sobresale la mandíbula de la esfinge. La conclusión más evidente, es que el personaje que representa la cara de la esfinge no corresponde con el rostro de la estatua de Kefrén. Son tipos diferentes.


PERFIL CARA DE LA GRAN ESFINGE
 
PERFIL CARA KEFREN

¿Quién era pues el personaje? Lo que es cierto es que a algunos visitantes siempre han pensado que podía tratarse de la representación de la cara de un hombre negro. Si nos centramos en lo que relata los zulus, estos afirman que sus ancestros Vivian en el norte de Africa, cuando este norte era húmedo y una vez que lo que conocemos como Sahara se transformó en el páramo árido que es se vieron obligados a emigrar hasta el sur. Y eso tiene alguna base porque Frank Domingo sostiene que la cara de la esfinge concuerda con los rasgos generales faciales de la raza negra africana. Cuando Frank Domingo publicó su estudio en New York Times paralelamente el experto en ortodoncia Sheldon Peck llegó a la misma conclusión defendiendo que la estructura de los huesos en la parte de la boca correspondía con la raza negra. Si la cara de la esfinge representa un rey negro o reina es un hecho muy interesante, pero si sumamos que los zulus dijeron que provenían de Marte a bordo del “marakaiba”, una nave espacial que los llevó hasta la Tierra que concuerda con la palabra en hebreo “merkaba” que significa “el vehículo divino” que usaban las inteligencias divinas para visitar a su creación en la Tierra.

Uno de los argumentos que defienden que la esfinge fue tallada en tiempos de Kefrén es una estela en granito a pie de la esfinge que cuenta que se le apareció a Tutmosis IV en un sueño y le prometió la corona de Egipto si apartaba la arena que la cubría. Dice: “Mirame Tutmosis, hijo mío, soy tu padre Horus en el horizonte. Hacía ti vuelvo mi cara y mi corazón en busca de protección puesto que todos mis miembros se hallan enfermos. Las arenas del santuario en que descanso me han cubierto. “. Tutmosis retiró la arena y sí que llegó a ser rey. Pero que es lo que dice la estela sobre Kefrén; en la zona de debajo de la misma algunos de los signos jeroglíficos que componen el nombre de Kefrén, y que se han borrado a lo largo del tiempo. En todo caso en ningún lugar de la estela se menciona a Kefrén como constructor de la esfinge. Aún a pesar de esto, los egiptólogos siguen defendiendo que la esfinge fue tallada en la época de Kefrén. 


ESTA INSCRIPCIÓN DEMUESTRA SEGÚN LOS EGIPTOLOGOS QUE LA ESFINGE SE ATRIBUYE A KEFRÉN

Existe una prueba circunstancial que no ha sido tenido en cuenta por los egiptólogos que aportó West que es “la estela del inventario”; cuenta que Keops, el antecesor de Kefrén, construyó un templo para Isis al lado de la esfinge. Esto demuestra que la esfinge estuvo antes de los tiempos de Kefrén. Sin embargo, los egiptólogos dudan de la veracidad de la estela del inventario debido a que es una copia de un documento más antiguo y está escrito en un lenguaje jeroglífico más moderno.
Para construir la esfinge se usaron muchos bloques grandes, y fueron retirándose bloques para ir dándole la forma de esfinge. Con los bloques restantes se fue construyendo el templo anexo como lo demuestra que las capas y la litografía es la misma tanto en la esfinge como el templo adyacente. Bien, algunos de estos bloques miden 9,14 metros de largo, 3 metros de alto, y  3,65 metros de ancho y pesan 200 toneladas. La pregunta es cómo se voltearon y elevaron los bloques hasta colocarlos en su posición a 15 metros del suelo? Tradicionalmente se argumenta que se hizo con rampas, palancas, cuerdas, y mucha mano de obra. Por ejemplo, hoy en día con una grúa con armazón de 67 metros de altura y un contrapeso de 160 toneladas para no volcar se puede usar para elevar una gran caldera de 200 toneladas con la ayuda de unos 20 operarios y el trabajo de una semana e izarla sobre un gran buque. Para los jefes en ingeniería observando a donde se han de colocar los bloques y el escaso espacio de maniobra que tienen en el foso de la esfinge no saben cómo hacerlo. ¿Qué tecnología usaron pues? Cuerdas y palancas o, tal vez, como sugiere el director del proyecto Boris Said, quién demostró que los antiguos egipcios comprendían los principios de la acústica y los incorporaban en su arquitectura. Para ello, realizando pruebas con un obelisco roto se comprueba como resuena después de golpearlo, como un diapasón gigante usando un aparato de medición de las vibraciones sobre la roca.

La biblia habla sobre la batalla de Jericó: “Y sucederá que cuando hagan un gran estruendo con un cuerno de carnero, y cuando oigan el sonido de la tropeta, todo el pueblo empezará a gritar clamorosamente y los muros de la ciudad se derrumbarán.”. El sonido afecta la materia, una voz aguda puede romper un vaso. ¿Pero puede hacer que levite un objeto pesado? Los ingenieros aeroespaciales tienen clara la idea de levitación acústica que consiste en hacer flotar un objeto en el aire usando un sonido muy alto. Así, podemos hacer levitar una bola mediante dos focos emisores de ondas sonoras y un reflector, así el sonido rebota en el reflector y al regresar a la fuente, las dos ondas de sonido se entrelazan en la región donde se produce la interferencia de estos dos campos de sonido donde se producen pequeños “vacios” donde se puede hacer levitar pequeños objetos del tamaño de un guisante. Sonido alto, por supuesto. Para hacer levitar un bloque como los de la esfinge o pirámides, deberíamos poder emitir sonidos a una frecuencia bajísima, probablemente hoy en día todavía no tengamos ningún generador de este tipo, y el reflector tendría más o menos una anchura de unos 400 metros.

Por otra parte, la base de la esfinge corresponde con las proporciones reales de un león, pero la cabeza deKefrén es muy pequeña, mientras que las representaciones de esfinges halladas en los museos la cabeza y el cuerpo poseen las proporciones correctas. Entonces, ¿por qué se talló una cabeza tan pequeña? Frank Domingo especuló que debido a que la cabeza original estaba muy erosionada por la lluvia tuvo que ser tallada por la que se ve hoy en día.

Debemos añadir que la gran esfinge ha sido reparada durante los últimos 4.500 años. La prueba es que los diferentes bloques que recubren el cuerpo de la esfinge dan evidencias unos de ser más antiguos que otros. De hecho, las primeras reparaciones datan del imperio antiguo, y si se da por bueno que en época de Kefrén se construyó la gran esfinge, pasados los primeros 300 años de vida del monumento ya se comenzó a reparar y se afirma por los egiptólogos  que tan pronta reparación es debido a que la piedra caliza era de muy mala calidad y en esos 300 años se erosionó unos 90 centímetros de profundidad lo que supone unos 30 cm cada 100 años.  A ese ritmo de erosión la esfinge habría de haber desaparecido hace unos 500 años. Un egiptólogo egipcio Farouk el Baz argumentó que para la formación de la gran esfinge; él observó los antiguos patrones de erosión por el agua del cuerpo de la esfinge y dijo que era un “yardang”, una formación rocosa moldeada por los elementos viento, agua. Y esos elementos son los que dieron la forma más básica que fue moldeada por los egipcios para crear la esfinge. De esta forma, con el paso de los tiempos, el viento fue moldeando el antiguo promontorio rocoso dándole una forma que se fue pareciendo cada vez más a una esfinge. Sin embargo, si se observa la parte trasera del foso de la esfinge se aprecia los ángulos rectos que son difíciles de moldear por la acción natural del viento. Además, algunos de los bloques que se extrajeron del recinto de la esfinge se usaron para construir templos que se asientan en la parte delantera de la esfinge. Es difícil imaginar cómo procesos naturales podrían haber cortado y extraído bloques y re ensamblado como templos delante de la esfinge. Además, la cabeza de la esfinge sobresale sobre el nivel de la meseta de Gizah con lo que la cabeza si que pudiera ser un “yardang”, pero el resto del cuerpo, en su conjunto, lo fuera debido a que se tuvo que excavar el foso de la esfinge.


EXPLICACIÓN DE LOS YARDANGS

VEMOS COMO EL VIENTO PUEDE MOLDEAR LA FIGURA BÁSICA CON LA QUE DESPUÉS TRABAJAR


Según Schoch, si se observan bloques se pueden ver estratos de roca que es exactamente la misma roca que la del recinto de la esfinge. Se ve una caliza de buena calidad, sólida, que no se pulverizaría ni se desmoronaría al cortarla. Si la caliza fue de mala calidad, no se habría podido usar para ensamblar un templo con los bloques provenientes de la gran esfinge. 

Por tanto, West y Schoch defienden que los templos de Gizeh y la esfinge no fueron construidos por Kefrén, sino que fueron reparados. En el templo del valle se encontró una inscripción sobre el granito con el típico estilo de construir del imperio antiguo. La traducción es: “El amado de… viviendo para siempre”. Lo que nos dice que ese granito ya estaba en los tiempos del imperio antiguo. Y, por tanto, determinaron que los bloques centrales de caliza del templo son más antiguos que el granito de la inscripción. En la reparación del templo o templos se alisó un poco los bloques de caliza que estaban tan erosionados como los de la gran esfinge, y después de revistió de granito porque en las zonas donde se ha extraído el granito la caliza posee un patrón de erosión muy antiguo que fue pulido un poco superficialmente para poner granito encima y de hecho, la parte posterior de los bloques de granito fue tallada para que encajara en la superficie antigua. Así, que no fue posible construir todo al mismo tiempo y conseguir ese efecto.


EL OSIRION CONSTRUIDO CON LA MISMA PIEDRA QUE LA ESFINGE

Pero vamos a volver sobre el tema de las cámaras descubiertas a los lados y bajo de la esfinge. Son pequeñas cámaras de 9 x 12 metros y están a unos 5 metros de profundidad. Son rectangulares. Pero esto sugiere que han podido ser hechas por el hombre. Edgar Cayce, bajo los efectos profundos de un trance, relató detalles sobre el antiguo Egipto y dijo que se descubriría una cámara bajo las patas delanteras de la esfinge. Según él esta cámara contiene registro de la civilización que dio pie a la cultura egipcia. Él la llamó Atlántida. Según Cayce, los atlantes eran una sociedad avanzada tecnológicamente que huyó hasta Egipto cuando su mundo colapsó bajo las aguas. ¿Fantasía? Puede, pero hay cavidades detectadas por el sismógrafo allí donde Cayce dijo que estarían. En los años 95 y 97 Dobecki y Schoch hacen un estudio alrededor de la gran esfinge y descubren una cámara adicional bajo la pata derecha de la esfinge y también un túnel que parece ir directo hasta la segunda pirámide. En ese año 1997 Boris Said realiza una investigación con los mismos aparatos que Dobecki y descubre un nuevo túnel en la parte posterior de la esfinge descubriendo una tapa de 45 cm de ancho que lleva al interior de un espacio de 2,5 m de ancho bajo otros 2,5 m de profundidad con un alto abovedado con una inclinación declinante en dirección a la esfinge. El gobierno egipcio jamás ha dado autorización para excavar en aquellos lugares.


POSIBLE LOCALIZACIÓN DE LAS CÁMARAS DESCUBIERTAS POR EL SISMOGRAFO EN LA GRAN ESFINGE



Pero lo más sorprendente es la extraña conexión con el planeta Marte de la gran esfinge. Recuerdan los zulus, o más recientemente la cara descubierta por las sondas Viking en 1976. En la fotografía 35 72 en región de Cydonia.  Una ilusión de luces y sombras.  Pero la cámara de de baja calidad, y los esbozos de boca y dientes, tocado egipcio etc.…  Unos ingenieros de la nasa en los 80 realizaron unos trabajos que dieron un grado de simétrica entre los dos lados de la cara del 95%. Aparentemente nada natural. Esa esfinge era un misterio, pero más misterioso es la supuesta pirámide de 3,2 km de largo y 800 metros de altura y cinco lados situada a pocos km de allí. Fue Errol Torent, un miembro del equipo de cartografía del departamento de defensa que resolvió el problema porque encontró al medir la geometría interna de la pirámide esta contenía una estructura geométrica increíble. Según él, constantes matemáticas fundamentales. Con las imágenes originales de la cara de marte, si se superponía la parte izquierda de la cara obtenían dos lados simétricos iguales formando una cara de una especie de homínido. En cambio, si era de lado derecho lo que se obtenía era el rostro de una especie de felino. Ese juego de superposición de los lados de la cara nos daba una conexión con la esfinge de la Tierra. Si bien, la reciente misión a Marte ha demostrado que todo es una ilusión óptica. 


MISTERIOS DE MARTE SOBRE LA GRAN ESFINGE



Pero y si la esfinge fuera todavía más antigua. En la conferencia de arqueominerología realizada en 2008 en Ucrania fue presentado por dos expertos ucranianos , Vjacheslav I. Manchev del instituto geoquímica ambiental nacional de Ciencias de Ucrania y Alexander Parkhomenko del instituto geográfico de la academia nacional de las ciencias de Ucrania, una serie de estudios y evidencias de que la edad de la gran esfinge es de hace 800.000 años. En esa conferencia asistieron muchos científicos de varios lugares. Se centran en el estudio de la erosión del cuerpo de la esfinge. Realizaron un estudio sobre el litoral y las montañas del caucáso se fijaron que la erosión de las montañas producidas por el viento y la erosión de la esfinge siguen un patrón completamente diferente. Por tanto, no fue el viento y las lluvias de Schoch la que provocaron la erosión, sino producidas por inundaciones. 


PARTE SUPERIOR MÁS EROSIONADA
 
LA PARTE SUPERIOR SE HA DESPRENDIDO POR INUNDACIONES


La parte superior estaba menos erosionada que la inferior, como si existieran dos procesos de erosión diferentes. La erosión era en forma ondulada como las del litoral del Mar Negro. Se fijaron que el patrón de erosión de las costas era el mismo que la de la esfinge, y por tanto, la esfinge debió estar completamente sumergida durante muchos milenios. En el cuerpo de la esfinge existe una erosión ondulada para cada capa. Encontraron extrañas oquedades en la superficie de la esfinge y encontraron fósiles marinos. Ellos relacionan el período calabriense y las oquedades con fósiles cuando el agua del mediterráneo ocupaba parte de la región del Nilo. Y esa época se data hace 800.000 años. Pero nada es concluyente.