Translate

miércoles, 31 de diciembre de 2014

LA RED VIARIA DEL CHACO


 CURIOSIDADES EXPRESS:



En Norteamérica existe una tribu, los llamados Anasazi, en la región del sudoeste. Su traducción en navajo es “la primera tribu” y designa la cultura de un pueblo, que alcanzó su mayor esplendor entre los siglos XI y XII, desapareciendo completamente en el siglo XIII y dejando para la posteridad una red viaria imponente y extraña. Ya, entre los años 850 y 1150, en el cañón del Chaco, en Nuevo México, se constituyó uno de los grandes centros de esta cultura, albergando poblaciones de gran dimensión como Pueblo Bonito, con sus cinco grandes casas,  que constituían a su vez la función de centro religioso y comercial. En su máximo esplendor, allá en el siglo XI, Pueblo Bonito albergó a albergar en un edificio no menos de 600 habitaciones donde residían unas 1000 personas. Se puede afirmar que fue el mayor edificio de viviendas hasta que en 1880 se erigieron los bloques de viviendas de Nueva York en el 1880. 


MAPA ESQUEMÁTICO DE LA RED VIARIA DEL CHACO 1 CM: 30 KM


Las casas grandes disponían de múltiples pisos en los que residían diferentes núcleos familiares, cada uno de ellos disponía de pequeñas kivas en el centro del mismo edificio que tenían como función la de realizarse actividades de taller, escuela, lugar donde se congregaban los familiares para contar historias o celebrar ceremonias. Existía lo que se llama la gran kiva reservada únicamente para actos solemnes así como una especie de congreso donde se tomaban las decisiones que afectaban al gobierno de la comunidad.

Pero hacia el 1050, se comenzó a gestar la dispersión de las diferentes comunidades a zonas lo bastante alejadas unas de otras por motivo de un período de lluvias intensas. Hacia 1115 existían no menos de 70 comunidades distribuidas en una extensión de terreno de más de 65.000 km cuadrados al noroeste de Nuevo México. La mayoría de estas localizaciones estaban poblados por gente del Chaco, y presentan rasgos arquitectónicos comunes con los pueblos del cañón. El cañón del Chaco era el centro de una red viaria tan inmensa como completa que no salió a la luz hasta el 1930, después de tomar las primeras fotografías aéreas del lugar, y no se realizó un estudio detallado sobre plano hasta el empleo de los radares entre los años 70 y 80.


PUEBLO BONITO EN SU INTERIOR RESTOS DE LA GRAN KIVA DE PLANTA CIRCULAR


Se estima la existencia de un total de 650 km de caminos sin pavimentar que comunican el Chaco con unos 30 asentamientos localizados a gran distancia. Llegan a poseer unos 12 metros de anchura, son poco profundos y en sus lados presentan unos márgenes bajos de piedra o tierra. Las vías presentan una longitud apreciable, siendo la mayor de unos 96 km. En el cañón se adentran en línea recta para luego descender por las paredes a través de peldaños excavados en la misma roca. En su interior, los caminos convergen con los estrechos desfiladeros para luego volverse a desviar en dirección de una Casa Grande diferente. Se ha encontrado unas muescas, en tres puntos de confluencia, justo en el centro del paso que divide un lado del otro.

Los arqueólogos creían que los caminos no eran más que un red pensada para atraer a cientos o miles de comerciantes y peregrinos al cañón, donde se realizaban una serie de ceremonias relacionadas con fecha de especial relevancia o los solsticios. Las gentes se alojarían en las Casas Grandes. Sin embargo, hoy en día, se va haciendo más palpable la idea de que muchas de las principales vías del Chaco no van a ninguna parte, por mucho que estén en comunicación con una Kiva o una Casa Grande. Nuestros caminos tienen la idea de partir de A para llegar hasta B, pero tal vez estemos en un error pensando que los caminos del pueblo de Chaco tenga la misma finalidad de unir A con B, porque nosotros pensemos en unir tramos incompletos de los caminos del Chaco a través de líneas rectas, cuando en verdad pudieron nunca haber sido unidos. Los caminos principales va en dirección norte y sur partiendo todos ellos del Chaco, pero sólo se han encontrado como 250 km.


VIVIENDAS ANASAZI


El misterio puede resolverse, tal vez, en la peculiar cosmología de esta cultura. El gran camino del Norte recorre 63 km en dirección norte desde el Chaco hasta desaparecer completamente en Kutz Canyon, y es en este punto cardinal el más importante entre las tribus de habla karesa, los descendientes de la cultura del Chaco. Ese camino pudo haber sido el cordón umbilical, de simbología espiritual, que unía el mundo de los vivos con el más allá. Los keresa creen también en un lugar medio, un lugar en que convergen los cuatro puntos cardinales. Tal es la ubicación de Pueblo Bonito, que tal vez fuera el lugar medio de los pueblos del Chaco. Parece que los caminos del Chaco entrelazan una especie de paisaje sagrado sobre el que descansa el orden del mundo que permitía unir las diferentes comunidades entre sí con un cierto Lugar medio a través de esos vínculos espirituales.


UNA VÍA DEL CHACO ENTRANDO GRAN CAÑÓN EN FORMA DE ESCALERA EXCAVADA

Pero hacia el 1130, la llanura del Colorado iba a sufrir una tremenda sequía que duraría unos 50 años que desencadenaría en el fin de un flujo comercial y de alimentos entre las diferentes comunidades y las Casas Grandes, que se vieron obligadas a depender por sí mismas de lo poco que ofrecía el entorno más inmediato. En unas pocas generaciones, las Casas Grandes quedaron vacías y la mitad de la población del Chaco tuvo que ir abandonando los lugares y asentarse disgregadas en múltiples poblados o “pueblos” alejados del arroyo principal. El cañón y las vías que convergían a él fueron abandonados definitivamente en el S XII.