Translate

viernes, 27 de marzo de 2015

EL ORIGEN DEL BIKINI

CURIOSIDADES EXPRESS:



Vamos a hablar del atolón perdido de Oceanía Bikini. Ya en 1529 es sabido que fue divisado por Álvaro de Saavedra donde contempló como unos indígenas medio desnudos se dedicaban a la pesca para subsistir. Por aquel entonces no se sabía bien por donde paraba Magallanes por lo que se preparó una expedición comandada por este Álvaro de Saavedra con la intención de averiguar el paradero de Magallanes, que se inició desde Sihuatanejo en 1527 dando resultados negativos. Para suerte de los residentes de la isla de Bikini, estos no poseían oro y especies de interés para los colonos europeos, con lo que se les dejó en paz. Ni el propio Saavedra cartografió la zona porque no había ningún interés para él en la zona.


EN 1946 SE DECIDIÓ HACER EXPLOTAR UNA BOMBA ATÓMICA EN BIKINI


Mucho más tarde, en 1788, John Marshall dio al conjunto de las islas donde está emplazado el atolón de Bikini, con el nombre de las Islas Marshall y no fue hasta la expedición rusa comandada por Otto Von Kotzebue en 1815 que no fueron cartografiadas. Estas islas ya formaban parte de las cartas náuticas con lo que su tranquilidad dejó de brillar y en 1860 unos misioneros protestantes pusieron su pie en tierra y los misioneros vieron ondear, primeramente; la bandera británica en 1870, la alemana en 1886, la japonesa en 1914 y la americana en 1944. Sería en el 1 de julio de 1946 cuando se decidió expulsar a los 200 residentes de Bikini y pudieron observar desde Kwajelain y Majuro como se formaba una gran seta atómica. En 1969 los residentes de la isla se les dio la oportunidad de volver a su trozo de roca como reparación de las heridas que les produjo el abandono de su isla querida.


EL INVENTO DEL BIKINI TRAJO EL ESCÁNDALO


Por otra parte, en Paris un modisto no encontraba un nombre apropiado al diseño de su nuevo bañador de dos piezas. Este modisto era Michèle Réard. Se encontraba en su estudio hojeando la prensa del día a la vez que miraba de soslayo a su modelo Michelleni Bernardi, elegida por sus generosos pechos, y en esos momentos le comentó: “tienes dos bombas, muchacha”. Al día siguiente de esto, en el 5 de julio, se presentó: “Bikini, el bombazo”. Y vaya si lo fue. Produjo eso un escándalo, pero el bikini tuvo la mejor publicidad. En España, La Dirección general de Seguridad prohibió el 15 de julio de 1957 este bañador y el “slip” masculino, ley que tuvo vigencia hasta que Fraga la derogó. Hasta en los años 60 las feministas solicitaron la eliminación del nombre bikini de los diccionarios por sus connotaciones machistas.