Translate

martes, 14 de octubre de 2014

ZAMBIA A LA LUNA

 CURIOSIDADES:



Hay ciertos casos que rozan lo absurdo o lo esperpéntico. Un ejemplo de esto lo tenemos en la carrera espacial, la conquista del espacio. Siempre pensamos en las grandes potencias como albaceas de estos grandes retos, y tradicionalmente en la lucha que mantuvieron los Estados Unidos y la URSS por alcanzar la gloria de colocar el primer hombre en la superficie de la Luna. Sin embargo, al comienzo de la década de los 60 hubo un país que también intentó desarrollar su propio programa espacial. Su objetivo era llevar a la Luna un cohete, cuya tripulación estaría formada por doce astronautas y dos gatitos. Y como colofón sus ideas no se quedaban en la Luna sino que su objetivo final era llegar a Marte.




EDWARD MAKUKA NIKOLOSO


El que propuso la idea y su puesta en marcha en 1962 fue Edward Makuka Nikoloso, un profesor de ciencias y activista político. Fundó la Zambia National Academy of Science and Space reasearch and Philosophy. 

Para tal gesta, Nikoloso mandó erigir un centro de entrenamiento próximo a la capital del país, Lusaka. En las instalaciones los futuros astronautas iban recibiendo entrenamiento equipados con un único casco del ejército británico y consignas tan sorprendentes como no forzar conversiones al cristianismo de posibles habitantes marcianos. Otros se dedicaban a construir de forma artesanal la nave que los llevaría hasta el espacio, que sería impulsada mediante un sistema derivado de la catapulta.




SISTEMA DE IMPULSIÓN Y BIDONES DE ACEITE


El gobierno de Zambia le pareció una auténtica locura todo este proyecto por lo que no lo tuvo en cuenta, así que Nikoloso fue a la UNESCO a solicitar unos 700 millones de libras para poder costear su programa espacial. Obviamente, el dinero nunca le llegó y fue abandonado el proyecto cuando Matha Mwambwa, la primera mujer de raza negra que debería llegar a Marte, quedó embarazada y abandonó junto con sus gatitos. El profesor Nikoloso, a pesar de la evidente inviabilidad del proyecto, nunca admitió que su idea era una pura utopía. En cambio, escribió artículos de prensa que los que argumentaba que los rusos y americanos espiaban su trabajo y estaban diseñando un plan para secuestrar su chica astronauta con el objetivo de abortar el proyecto. Unos años más tarde se presentó a la elección para alcalde de la capital, no fue elegido y su sueño de convertir Lusaka en una nueva Nueva York o París nunca se hizo realidad.




CREANDO SENSACIÓN DE INGRAVIDEZ ESPACIAL



A continuación os mostramos unas breves cartas:


El director del ministerio  de Tecnología
Lusaka
Zambia


Querido señor,

Me han informado del resultado del programa de vuelo espacial de Zambia de los 60.

Un informe oficial de noticias  de noviembre 3 1964 declaró:

    América y Rusia pueden perder la carrera a la luna, según Edward Mukaka Nkoloso, Director-General de la Zambia Academia Nacional de Búsqueda Espacial.

    Sus diez astronautas zambianos y un niño de diecisiete años y la chica africana están preparados para la cuenta atrás:    " tendré mi primer  astronauta zambiano en la luna por 1965. Mis hombres están a punto, pero  hemos estando teniendo  unas cuantas dificultades… estamos utilizando mi propio sistema de impulsión, derivado de la catapulta."

    Nkoloso continuó: "Para poder ir hasta allí  necesitamos aproximadamente setecientos millones de libras.  Suena mucho dinero, pero imaginen el prestigio y  valor que ganaría para Zambia. Pero  he tenido problema con mi equipo. No se concentrarán en los vuelos espaciales; se distraen en otras tareas como hacer el amor  cuándo tendrían que estar estudiando la luna. Matha Mwamba, la chica de diecisiete años que había sido escogida para ser la primera mujer negra para pisar Marte, ha  de alimentar también a sus diez gatos, quién será sus compañeros en el vuelo espacial… estoy consiguiéndoles aclimatado al viaje espacial al colocarles en mi cápsula espacial cada día. Es un bidón en forma de tambor de aceite de 40 galones  en qué  se adentran, y entonces les ruedo abajo por un cerro. Esto les proporciona la sensación de ingravidez que existen en el espacio. También les hago ascender hasta el fin de una cuerda larga. Cuándo  logran el punto más alto,  corto la cuerda – esto produce un sentimiento de caída libre."

 Supongo que la petición para setecientas millones de libras estuvo hecha por Z.N.Un.S.R. A las Naciones Unidas. Complacer informarme si Zambia recibió la subvención y si hubo un  progreso significativo en el programa del vuelo espacial.

Suyo sinceramente,



En esta otra pequeña carta en contestación al presidente de Zambia:


Muy señor mío,

En referencia  a vuestra carta del 24.º mayo, 1988 en relación  con el resultado del programa espacial de Zambia.

 Deseo informarle que el asunto sobre el dicho proyecto nunca fue tomado seriamente  por el Gobierno de Zambia y  no hubo un respaldo oficial a los esfuerzos de Mukaka Nkoloso. El programa ,por tanto, acabó siguiendo un curso natural.

Suyo fielmente,
E.N. Kamuyuw

Vicesecretario
 Ministerio de Secretaria Permanente de Energía, Transporte Y Comunicaciones.










 VÍDEO RELACIONADO: