Translate

domingo, 12 de octubre de 2014

LA CONQUISTA DE LA ANTÁRTIDA

 CURIOSIDADES:



Os digo que una tierra en lugar ignoto ocupaba la imaginación de los griegos hace ya más de dos mil años. Estos antiguos griegos sospecharon de su existencia y la llamaron antarktikos, puesto que la imaginaron en el lugar opuesto al ártico. Ellos creían que nuestro planeta era una esfera simétrica, por lo que si al norte había tierras, en el sur habría unas tierras que compasaran las conocidas del norte. No obstante, oficialmente se tardaría de afirmar esta suposición hasta que las condiciones de la navegación posibilitaron superar las fuertes corrientes oceánicas de la zona, los obstáculos en forma de enfermedad como el escorbuto  y grandes vientos que azotaban la región.

Os digo que la llegada de los castellanos a América marcó el inicio de una intensa actividad marítima en la cual se vieron implicados grandes potencias europeas, que surcaron los mares para conquistar nuevos territorios. En uno de estos viajes se divisó la Antartida por primera vez, corría el año 1519 y un explorador portugués, Fernando de Magallanes, que buscaba una vía de navegación para las Indias, descubrió en su travesía un estrecho que lleva su nombre y el archipiélago que lleva el nombre de Tierra del Fuego, situado en lo más al sur de las Américas. Esto hizo sospechar a muchos geógrafos de entonces que aquello sería el principio de un territorio mucho más vasto.



Roald Amundsen, Helmer Hanssen, Sverre Hassel y Oscar Wisting (derecha a izquierda) en «Polheim», la tienda erigida en el Polo Sur el 16 de diciembre de 1911. La bandera en lo alto es la de NoruegA.


Sin embargo, os puedo decir, que aquello no está demostrado pero sin duda, el primer avistamiento de la Antártida lo debió realizar el explorador español Gabriel de Castilla, en el año 1603, cuando divisó tierra desde la latitud de los 64º sur. En esos tiempos se comenzó a cartografiar la zona en base a mediciones, suposiciones y algunos avistamientos. En esos primeros mapas de la Antártida se representa un enorme continente llamado Terra Australis incognita, la tierra desconocida del sur puesto nada se sabía de ella.

Diferentes e intrépidos marineros se lanzaron a la conquista movidos por su afán de conquista, aventura, gloria, razones económicas, comerciales y políticas. Algunos de estos son: Francis Drake, Gabriel de Castilla, Alejandro Malaspina, James Cook, Pedro Sarmiento de Gamboa y Francis Drake.

No obstante, un cazador de focas inglés, William Smith, fue aquel que en 1819, avistó el continente con total seguridad en su camino a Valparaíso, Chile. Su buena ventura hizo que se emprendieran más de medio millar de expediciones al continente blanco en lo que restaba del siglo XIX. De estas se pudo trazar algunos mapas fieles al territorio de gran magnitud. De esta forma, cuando corría el año 1840, se le va a conceder el rango de continente a la Antártida. 



ISLA DE LIVINSTON DESCUBIERTA POR EL CAZADOR DE FOCAS


En el 1897, Bélgica anuncia su deseo de mandar una misión al continente blanco con el objeto de arribar al centro del polo sur. En esos días, un navegante noruego, Roald Admunsen, se entera de esto y solicita enrolarse como timonel en la expedición. El buque partió de Amberes y después de una larga travesía arribó a esas tierras, y tuvo el honor de ser el primer buque en permanecer un invierno antártico  al oeste de la península antártica, no por ser su objetivo sino porque se vio encallado en el mar helado. Pasados 3 años, una nueva expedición zarpó, desde Inglaterra, con la misma meta. El nombre del navío fue el Discovery, al mando su oficial Robert Falcon Scott, gran explorador. Iba acompañado del joven Ernest Shackleton, que pasaría a la historia por su lucha de supervivencia años más tarde de carácter heroico que se hayan dado nunca en aquellas tierras. Esta expedición acabó en fracaso.




SHACKLETON


Tras esto, Shackleton lo volvió a intentar más tarde al mando de su propia expedición al bordo del buque Nimrod. Pero tuvo poco éxito, se quedó a unos 180 kilómetros de su meta. En el año 1910 hubo dos expediciones adicionales, una comandada por Scott y otra por Admunsen. Ambos se dirigieron rumbo al polo sur en el verano del 1911. Scott y sus hombres se habían preparado durante un año entero, querían ser los primeros en llegar a aquel punto, y poder llevar al cabo una serie de investigaciones científicas. Scott y los hombres de su expedición zarparon de Inglaterra no tenían conocimiento de la expedición noruega. Admunsen, como he dicho la había preparado, pero en secreto. Era conocido que Admunsen había centrado sus intereses hasta entonces en el polo norte.



ADMUNSEN


Sin embargo, al enterarse que los americanos Cook y Peary habían llegado al Ártico en 1909, sus planes cambiaron: “Nunca he conocido a nadie que se haya visto tan diametralmente enfrentado a sus deseos. Desde niño he soñado con llegar al Polo Norte y heme aquí, en el Polo Sur”, fueron las palabras que dirigió a los que pudieron escucharle tras alcanzar por primera vez, el día 14 de diciembre de 1911, el Polo Sur geográfico. Scott y sus hombres llegaron también hasta allí, a los 90º latitud sur y vieron ondear una bandera de la nación noruega. Tras esto, decepcionados, abatidos y exhaustos iban a iniciar el camino de regreso. Pero no iba a ser tan fácil, se encontraron con condiciones ambientales hostiles que bloquearon su paso al campamento base. Murieron todos y sus cuerpos fueron hallados sin vida en noviembre de 1912. Sin completar su misión, si que tuvieron un éxito y reconocimiento parcial, sus estudios científicos iban a suponer un gran avance en la ciencia sobre la Antártida. 




SCOTT


En 1914, partió en Endurance al mando de Shackleton, con el objetivo de realizar la primera travesía a pie por el continente blanco y de encontrar el polo sur magnético, que aunque próximo al polo sur geográfico no es su exacto y es donde el campo magnético del planeta es perpendicular a la superficie. Sus metas no fueron conseguidas, pero logró sobrevivir en unas condiciones extremas y regresar a Inglaterra con todos sus hombres. El Endurance había quedado atrapado entre los hielos del mar de Weddell hasta que las fuertes presiones lo llevaron a su destrucción.

También hubo exploración aérea y así el aviador estadounidense, Richard Evelyn Bird, que fue el primer hombre que alcanzó en vuelo sendos polos. Entre los veinte y los cincuenta sobrevoló vastas zonas desconocidas de la Antártida, lo que permitió conocer un gran número de datos sobre el continente.

Después de estos, las diferentes potencias se lanzaron a mantener disputas para hacerse con la soberanía del territorio. Argentina incluso dispuso una pequeña colonia y abrió una escuela para poder poseer más fuerza en sus reclamaciones de soberanía. Pero nadie lo consiguió. El 1 de diciembre de 1959 se firmó un convenio internacional, el tratado Antártico, porque el cual el continente se erigía en patrimonio de la humanidad y quedaba restringido a la investigación científica y la cooperación internacional.




BIRD


Hoy en día operan en aquellas tierras más de 100 estaciones científicas de una veintena de países. Estas investigaciones se centran en diferentes cuestiones; en registros paleo climáticos de los hielos, para conocer cómo era la composición del clima en el pasado, otros que delimitan los cambios que se dan en la biodiversidad, otros que miden los efectos que se producen sobre el derretimiento de los hielos debido al supuesto cambio climático. Se dice que la temperatura media ha subido en los últimos cincuenta años en estos parajes unos 0,6º. Y se cree que esto se acelerará en el futuro.



FUENTE: El ártico y la Antártida de Pearson Alhambra, 2006