Translate

viernes, 1 de noviembre de 2013

RAN

RECOMENDACIÓN:


SINOPSIS:

Es un relato acerca de la caída del antaño poderoso clan Ichimonji después de que su patriarca Hidetora tome la decisión de dar el control de su reino a sus tres hijos: Tarō, Jirō y Saburō. Tarō, el mayor, recibe el prestigioso Primer Castillo y se convierte en el líder del clan Ichimonji, mientras que a Jirō y a Saburō se les concede los castillos Segundo y Tercero, respectivamente. Jirō y Saburo tienen que apoyar a Tarō, y Hidetora les ilustra esta orden mediante la imagen de un haz de flechas.3 Hidetora seguirá siendo el líder oficial y mantendrá el título de Gran Señor. Saburō critica la lógica de su padre. Hidetora consiguió su poder mediante la traición, le dice, y sin embargo espera que sus hijos le sean leales. Hidetora confunde este comentario con una amenaza y, cuando su sirviente Tango sale a defender a Saburō, les destierra a ambos.

REPERCUSIÓN HISTÓRICA:

"Ran" está considerada como la última de las grandes superproducciones del maestro Akira Kurosawa. De hecho creo que sigue siendo la película más cara producida en Japón. "Ran" quiere decir "caos", y eso es lo que describe precisamente esta obra maestra.



Ambientada en la Era Sengoku, un período de constante guerra civil del final de la Edad Media Japonesa, la historia está basada en parte de la vida del Daimayo Mori Motonari. Motonari era un pequeño señor feudal que mediante diplomacia y fuerza consiguió llegar a controlar una gran parte del Japón Occidental convirtiéndose en uno de los grandes daimyos. Consiguió además que su legado permaneciese pues educó a sus hijos en la idea de que lo importante era que permanecieran unidos entre si. La famosa escena inicial del haz de flechas que puede verse en la película, está basada precisamente en un hecho de la vida de Motonari.





Sin embargo, Kurosawa le dio el aspecto trágico del Rey Lear de Shakespeare. Inicialmente nos muestra al gran señor Hidetora del clan Ichimonji quien decide que ya es hora de retirarse y repartir el poder a sus tres hijos: Taro, Jiro y Saburo; tras aconsejarles que permanezcan unidos. Inicialmente todo parece que va a ir bien, pero al poco los hijos mayores comienzan a conspirar para quedarse con todo. Estos se ven animados por la intrigante Dama Kaede, la esposa de Taro, miembro de una familia aniquilada por Hidetora. Las intrigas tienen éxito y consiguen que Hidetora destierre al fiel Saburo. Una vez hecho esto asaltan el castillo donde está Hidetora. Dicho castillo fue construido exclusivamente para la película y fue destruido hasta los cimientos, de ahi la gran espectacularidad y realismo de su asalto. Tras el asalto y la masacre de sus fieles, Hidetora sobrevive pero enloquece. Asimismo, Jiro aprovecha para asesinar a Taro y así quedarse con sus posesiones y con su viuda.



La historia nos muestra ahora los vagabundeos de Hidetora y su encuentro con antiguos enemigos y los males que inflingió. Esta parte podría resumirse con el viejo dicho: "Ten cuidado con la gente que pisas en tu camino hacia la cima porque te la puedes encontrar cuando bajes". Saburo sin embargo no ha permanecido ocioso, pues consigue aliarse con los señores feudales vecinos y formar un pequeño ejército. Jiro moviliza a sus fuerzas y sale al encuentro de Saburo en el campo de Hachiman. Aunque inicialmente se decreta una tregua para que Saburo pueda encontrar a Hidetora, Jiro la rompe y ordena cargar contra las fuerzas de Saburo. Estas, aunque pequeñas, son en gran parte mosqueteros que toman refugio en los bosques donde la caballería de Jiro no puede penetrar. Los arcabuceros diezman a la caballería, pero las desgracias no han acabado para Jiro. Lo que él pensaba que era un contingente de uno de los señores feudales que apoyan a Saburo son en realidad un señuelo. Las autenticas tropas enemigas están atacando su castillo.



Kurosawa ya había demostrado su maestría en la filmación de escenas bélicas en “Kagemusha”, su anterior obra. En “Ran” llega al virtuosismo con la espectacular batalla final en la que muestra a los ejércitos enfrentados mediante un festival de colores. Dicha batalla está probablemente basada en las representaciones pictóricas de la Batalla de Sekigahara. En la misma, los arcabuceros de Tokugawa Ieayasu tuvieron un papel crucial. Tras dicha batalla, Tokugawa iniciaría su famoso Shogunato que duraría hasta 1868. Para dicha filmación, Kurosawa utilizó a 1400 extras y 200 caballos. Se tardaron 2 años en manufacturar todas las armaduras utilizadas en la película. La maestría de Kurosawa es la que permite que parezca que hay veinte veces más tropas y caballos de los que realmente uso.



Volviendo a la trama, Jiro abandona precipitadamente el campo de batalla, pero ya es demasiado tarde. Su castillo ha caído y su ejército ha sido destruido. En una impactante escena, Jiro corta la cabeza a la Dama Kaede tras confesar ésta que su deseo de venganza se ha visto cumplido y que el clan Ichimonji ha sido destruido. Y efectivamente el clan es completamente destruido. Saburo encuentra a su padre y tras el feliz reencuentro, Saburo cae por el disparo de un mosquetero de las fuerzas de Jiro. Todo aquello que Hidetora ha creado en su vida ha sido destruido.



Una gran obra maestra.

TRAILER:




 Artículo de - Asier Menéndez Marín.