Translate

sábado, 14 de febrero de 2015

LOS PORTUGUESES FUNDARON UNA COLONIA EN PUERTO RICO EN 1431

MISTERIOS DE LA HISTORIA:



En 1431 el  príncipe Enrique el navegante envía a Gonzalo Vielho Cabral en la búsqueda de unas islas marcadas en el mapa que Dom Pedro, el hijo del rey Juan I, trajo de Italia en 1428. Las carabelas del príncipe Enrique descubren la isla de Antilia, lo que conocemos como Puerto Rico, y establecen una pequeña colonia. Así en el mapa de Andrea Branco del 1436 el mar de los sargazos refleja el nombre de mar de baga “mar de algas”, en portugués. Esto revela una importante evidencia de que los portugueses habían llegado al Caribe, ya que el mar de los Sargazos está realmente cubierto de algas flotantes. ¿Desde dónde les habían venido esa información? Es evidente que no fueron los portugueses los primeros en llegar porque se basan en un mapa traído de Italia. ¿Fueron italianos, templarios…? 


MONUMENTO ERIGIDO EN BELEM EN HOMENAJE A LOS 400 AÑOS DE EXPLORACIONES PORTUGUESAS DESTACANDO EN LA PARTE IZQUIERDA ENRIQUE EL NAVEGANTE MIRANDO HACIA EL OESTE


En aquel tiempo Puerto Rico estaba habitada por gentes amables. Si los portugueses se establecieron allí, sus descendientes habrían sobrevivido y tal vez se hubieran visto con Colón en 1493 durante el segundo viaje de éste al nuevo mundo. Pero Colón estuvo brevemente en Puerto Rico, pues su intención era ir lo más pronto posible hasta la isla de la Española, al oeste, por su oro. Colón dijo: “la flota avanzó hasta Santa Úrsula y sus once mil vírgenes “las islas vírgenes” hasta que llegó a Puerto Rico, que era el hogar de la mayoría de los cautivos que buscaron refugio entre los españoles (los refugiados que subió a bordo en Guadalupe). En el extremo oeste encontraron un excelente puerto natural en el que abundaban los peces. Allí había una aldea indígena con una plaza pública, una calle mayor, una terraza, en conjunto un lugar artístico y hogareño”. Así, otro relato de Colón dice: “un barco arrastrado por la tormenta tocó tierra en la isla de las Siete Ciudades (Antilia) en la época del infante D. Henriques”. El historiador portugués del siglo XVI, Antonio Galvao nos cuenta: “Así en este año también de 1447 ocurrió que llegó a Portugal un barco a través del estrecho de Gibraltar, y al ser atrapado por una gran tempestad, se vio obligado a navegar hasta el oeste con mayor diligencia de la que los hombres habrían querido, al final cayeron en una isla que tenía siete ciudades, y la gente hablaba en lengua portuguesa, y preguntaron si los moros todavía afligían a España… El contramaestre del barco se trajo un poco de arena, que vendió a un orfebre de Lisboa, de la que obtuvieron una buena cantidad de oro. Al saberlo Dom Pedro, que entonces gobernaba el reino, hizo que todo aquello se trajera a la patria, y se diera a conocer, para ser registrado en la Casa de Justicia. Hay quienes piensan que aquellas islas a las que los portugueses fueron arrastrados eran las Antillas o Nueva España, aduciendo buenas reazones para opinar así”.


MAPA DE PIZZIGANO DE 1424


Esto puede evidenciar que los portugueses se instalaron en 1431, y que al menos, estuvieron allí hasta 1447. El regente Dom Pedro conocía la existencia de la isla ya en 1428 pues se había llevado el mapa de Italia en 1428. ¿Puede existir registro escrito de todo ello? Un viaje de semanas hacia el oeste, hacia una isla conocida, a una isla donde se instalan portugueses y siguen hablando la lengua y que en 1447, algunas de estas personas con añoranza por la tierra dejada atrás pudieron desear vivir los últimos años de su vida en Portugal otra vez. Digamos que Zuane Pizzigano, fue el autor del mapa de 1424 donde aparece Antilia, que no dejó ningún mapa posterior, pero en la investigación realizada en la Biblioteca Británica aparecen una sucesión de varios mapas realizados entre 1447 y 1489 en donde aparecen unos 73 nombres de accidentes geográficos de Antilia y Satanazes.  En un mapa atribuido a Grazioso Benincasa del 1463 es muy parecido al de 1424, pero las siete ciudades mostraban un nombre diferente al de 1424 y se añadía una bahía extra a la isla de Antilia y una perfiladura de la costa sur más precisa. También observando otro mapa de 1476 aparece una nueva atribución de nombres de las ciudades. Estos nombres no estaban en portugués medieval, eran no comprensibles. Esos nombres no eran tampoco de origen español, ni catalán, ni latín. Pensemos que el importante puerto de Sagres desde donde salían carabelas está muy cerca de otro puerto en aquel entonces, el de Sanlúcar de Barrameda. ¿Quién sabe si algún marinero español podría estar embarcado en la supuesta expedición portuguesa y hubiera dado algún nombre a la ciudad? Bueno, al fin resultó que los nombres, el total de los 73 que aparecen, si que estaban en lenguas romance medievales, solo que en la investigación habían faltado unos elementos de juicio para buscarlos de forma correcta que era el no haber tenido en cuenta cierto código de escritura empleado en el Medievo que usa prefijos y sufijos en las palabras. De esta forma, sustrayendo estos sí que podíamos disponer de las palabras correctas. Así, sesenta y tres estaban escritos en portugués medieval, cuatro en castellano, uno en catalán, uno en veneciano, tres en la lengua del Veneto y solo uno no parecía pertenecer a ningún grupo, la palabra anthib. Al contrastar los nombres con un mapa moderno de Puerto Rico, los nombres no eran de las siete ciudades, sino enumeraban accidentes naturales y construcciones artificiales, con lo que se obtenía de los mapas del período entre 1448 y 1489 establecían una relación muy fuerte entre Antilia y lo que es Puerto Rico. Como ejemplos podemos citar a la selva del Boquerón, el cartógrafo dibujó loros y en hoy en día es un lugar importante para observar aves. También aparecen “ensa” que es marismas cerca de la actual Mayagüez, en el estuario del rio Grande de Añasco…


MAPA DE GRAZIOSO BENINCASA DONDE APARECE LA ISLA DE ANTILIA


Aparte de esto, se supone que el café llegó a aquellos lugares mediante los españoles, pero investigaciones modernas revelaron que antes que estos llegaran allí ya existían unas 17 variedades de café en el Caribe. En Puerto Rico, las condiciones para el crecimiento del café se dan en la Cordillera Central detrás de Ponce, donde aparece marcado en el mapa medieval la palabra asal, la actual Yauco, capital cafetera de Puerto Rico. Asal significa baya. Pero otros nombres están relacionados con más productos de la tierra originales de otros puntos del planeta; pepino de la India, mango, del sudeste asiático. O el marolio, un término portugués medieval que designa plantas de la familia de las anonáceas; la papaya, la chirimoya, la carambola… Como se ve, existen en el mapa términos que nos llevan hasta Asía, es cierto que los portugueses pudieron tener contacto con plantas de Asía, pero esto debió de ser posterior al 1498 cuando Vasco de Gama y los suyos instalan una colonia en Kalicut en la India. Por tanto, si había plantas o nombres dibujados en el mapa de 1424 y posteriores que aluden a Asia. ¿No pudo haber en el Caribe antes de la llegada de los españoles y los portugueses? Pero entonces, ¿quién trajo esas plantas a aquellas latitudes? 

No obstante, la representación de las islas; Antilia, Satanazes… era exacta, pero no su situación y orientación. Estaban colocadas en el Atlántico y no en el Caribe, a dos mil millas de su posición real. Cartógrafos posteriores irían corrigiendo esto, así en 1448 las islas ya aparecen a 1500 millas de las islas Canarias, y en 1474 se desplazan a solo 500 millas de la actual posición. Esto puede deberse a que en 1431 los capitanes de Enrique el navegante no poseían buenos astrolabios, ni dominaban la declinación y no supieron cómo usar la estrella polar hasta 1451; solo a partir de 1473, usando ya tablas de declinación, pudieron determinar la correcta latitud como refleja el mapa de Toscanelli de 1474 donde Antilia está colocada en su latitud correcta. Pero la longitud era un problema. Colón estimó que el nuevo mundo con un error de mil millas y veinte grados de latitud. En el siglo XV los portugueses navegaban con la brújula y median la velocidad a través del agua arrojando troncos por la proa. Con lo que situaban las islas por aproximación, estimaban la posición a partir de su velocidad en el agua multiplicando por el número de días que habían estado viajando. Pero la masa del agua en el que se transportaban tenía su propio movimiento, lo que arrojaba unos resultados alejados a lo que calculaban. Pero la sorpresa fue constatar que tras ajustar el movimiento del agua al viaje de diez semanas que había llevado a los portugueses desde Madeira a Guadalupe, estos situaron las islas en su posición y orientación exactas. 


EL MAPA DE TOSCANELLI PODEMOS APRECIAR LA PEQUEÑA ISLA DE ANTILIA ENTRE CIPANGO Y AFRICA


El emperador del sacro emperador Romano otorgó a Dom Pedro una propiedad grande en el Veneto y en el Treviso, a 25 kilómetros norte de Venecia, que convirtió en la delegación portuguesa. Allí residieron cartógrafos portugueses que trabajaban para elaborar un mapa del mundo para Enrique el navegante. Establecieron contacto con Niccoló de Conti en 1424 que había pasado varios años a bordo de uno de los juncos de la flota del tesoro china. Pizzigamo, autor del mapa del mismo nombre, fue un monje del gran santuario dominico de San Nicolás de Treviso. El mapa de Pizzigano representaba Puerto Rico de una forma muy precisa y de él provienen los mapas posteriores antes de la llegada de los españoles cada vez más perfeccionados y con correcciones de la posición de la isla más precisa. Obviamente, con el descubrimiento de la declinación y el modo de medir la latitud, la mejora de los sextantes y su medición del tiempo, las posiciones de las islas en los mapas se desplazaron al sudoeste posteriormente. En esos mapas medievales, aparte de Antilia y Satanazes aparecen otras islas. Así en el mapa de 1448 de Andrea Bianco, que incluye la costa nororiental de Brasil, mientras que el de Cristobal Soligo de 1489 muestra siete islas más; la Española, Trinidad, Islas Vírgenes, San Vicente, Santa Lucía, Barbados y la costa septentrional de Venezuela en el sur; antes de que Colón hubiera zarpado.


MAPA DEL 1489 DE ANTILIA CON EL NOMBRE DE LAS SIETE CIUDADES


Los portugueses debieron asentarse en Puerto Rico por el sudoeste, al empuje de los vientos. Así las costas meridionales y occidental de Antilia aparecen dibujadas con más precisión en el mapa de Pizzigano que las costas del norte y oriental. En el mapa aparecen los términos; en el norte fruta tropical, en el este huracán, en el oeste lluvia incesante, en el sudoeste tierra no fértil. Pues al norte de Ponce es donde están las mejores tierras para cultivar, la llamada perla del sur, y es allí donde los portugueses pudieron establecerse y donde recibieron a los que viajaron en 1447. Allí en Ponce, en la actualidad, hay hombres pelirrojos, las mujeres exhiben rostros bien cincelados, con rasgos afilados y una piel más blanca. Su modo de vida, sus canciones que recuerdan al fado y su baile tipo ferrapeira, se parecen a los residentes del Algarve en Portugal. 

COMPARATIVA ENTRE ANTILIA Y PUERTO RICO


En el verano de 1432, con Madeira, las Azores descubiertas y Puerto Rico ya colonizado, el príncipe Enrique hizo llamar a Gil Eannes, hábil marinero a la corte de Sagres. Le encomendó que debía de doblar el cabo Bojador, en la costa actual del Sahara Occidental, al sur de Marruecos, a aquel lugar donde las leyendas relataban que inmensas cataratas se precipitaban en el mar, unas fieras corrientes arrastraban a los barcos hacia la perdición y el agua del mar tornaba en un cieno rojo. A pesar del miedo a esto, se hicieron a la mar y no encontraron bestias terribles, la tierra abajo del cabo estaba deshabitada y crecían unas flores en la playa “las rosas de Santa María”, se descubrían los bancos de mújoles, escarpados farallones que emergían del mar y la arena que tenía de rojo el mar. Las leyendas eran falsedades y el hombre moderno ya estaba preparado para cruzar el cabo Bojador y forjar nuevas leyendas de coraje y exploración. 

Por tanto, los portugueses fueron los primeros colonos europeos en el Caribe. Pero los italianos poseían un conocimiento que fue aprovechado por los portugueses. Pero si los italianos no estuvieron allí hemos de suponer el primer mapa de 1424 fue posible por el contacto del marinero italiano en la flota del tesoro de la China. Y fueron estos los que arribaron antes al Caribe e hicieron los primeros mapas de la zona.

fuente_GAVIN MENZIES