Translate

martes, 28 de abril de 2015

LONDRES DESOLADO EN 1666 PESTE E INCENDIO

MISTERIOS DE LA HISTORIA:




Corre el año 1666 en la capital de Inglaterra. Londres va a sufrir ese año una terrible epidemia de peste que va a hacer sucumbir a unas 68.000 personas. El 2 de septiembre en ese año hubo un incendio en una pequeña panadería de un tal John Farynor que desencadenó un tremendo incendio que se extendió imparable por toda la ciudad.


EL GRAN INCENDIO DE LONDRES


El incendio acabó con la mayoría de la ciudad pero fue un catalizador contra la peste al quemar a un número incontable de ratas. Después de aquello la ciudad revistió un nuevo plan urbanístico más racional para acabar con las viviendas que albergaban las murallas y los puentes del río Támesis. Se instauraron programas de prevención de incendios y un cuerpo de bomberos municipal que evitó una repetición de un escenario tan terrible. A su vez la peste no volvió con la virulencia de esta de 1666; puede ser debido a que las personas sobrevivientes desarrollaron una mayor resistencia al mal, o bien, una mejor higiene y avances médicos. Sin embargo, parece más probable que haya sido por la sustitución de la rata gris actual sobre la negra portadora de la peste.

Hemos de destacar que un verso de Nostradamus, el II.51,  predice, probablemente, el incendio de Londres. Dice así: “La sangre del justo en Londres será un error, Quemados por un rayo los veintitrés los seis; La dama antigua caerá de un sitio alto, De la misma secta varios serán matados”.

La primera línea se refiere a Londres. La segunda nos indica un incendio y ocurre en un año que lleva 66; 20 x 3 + 6, o incluso el 666. Parecería claro que el conjunto del verso verse sobre el incendio de Londres, pero en el francés original se tiene la palabra bruslez par foudres; “quemados por un rayo”. Sin embargo, el incendio no fue provocado por un rayo. Solo si aceptamos la interpretación de “quemados por un desastre”, como un enfado de la providencia, como los rayos de Zeus. 

La fecha tampoco parece demasiado clara. La frase los veintitrés los seis posee muchas permutaciones y solo una nos da 666. Pero esa frase representa el triple seis; tres los seis, y sugiere ese significado de 666 sin hacer referencia directa a ello. El haber incluido el 666 directamente podría inducir a pensar en el nombre de la bestia y sugerir significados a la cuarteta en la esfera bíblica arrojando una luz diferente a l suceso que describe. 

Con la línea de la fecha se pueden construir otras fechas como son; 236 ( 1236), 2366 que son fechas anteriores y posteriores y no parecen dignas de mención.  Así admitiendo que sea un incendio de 1666 en Londres: ¿qué significado poseen las otras dos líneas? La tercera línea refiere una dama antigua. A día de hoy se han sugerido interpretaciones; la caída de una imagen esculpida de la Virgen María de la cúspide de la catedral de St. Paul, pero esta se perdió antes del incendio de Londres tras la caída del campanario de St. Paul, que curiosamente ocurrió en 1561 debido a un rayo que incendió y derrumbó el techo. El campanario nunca fue reconstruido. Pero la fecha no coincide. O acaso se refiere a la “vieja dama de Threadneedle Street”, es decir, al Banco de Inglaterra que era conocido a los pocos años de su construcción en 1734 de esa forma. Entonces estaríamos con un verso dual que podría predecir el hundimiento del Banco de Inglaterra, que de momento no ha ocurrido. Pero no está claro. 


NOSTRADAMUS PROFETIZÓ SOBRE LONDRES EN 1666


Durante el incendio de Londres fueron destruidas muchas iglesias, 87, además de muchas casas gremiales, 44 y unas 13.000 casas particulares. El edificio más impresionante de Londres, el Gran Royal Exchange, fue totalmente destruido. Puede ser que al colapsar monumental edificio cayera alguna estatua, quizá una imagen de la Virgen María. No se sabe.

La última línea podría referirse a las persecuciones de católicos que se iniciaron en Londres. El 28 de enero de 1666 se celebraron en la iglesia de St Mary Overies los primeros de una larga lista de procesos contra herejes católicos. Los procesos tenían lugar en la capilla de la vieja dama. Los primeros herejes y los posteriores fueron sentenciados a morir en la hoguera. Para Nostradamus que era católico, estos hombres eran inocentes, por tanto, la sentencia injusta. La primera línea de la cuarteta “la sangre del justo será un error en Londres” puede arrojar luz ahora. Las hogueras de los mártires católicos ardieron en Londres durante muchos años. Sin embargo, la primera ejecución de católicos fue realizada ante 20.000 espectadores en 1556. 

Por tanto, podemos encontrar un sentido a la última línea… “de la misma secta muchos serán matados” relacionando todo como un justo castigo divino en forma de incendio caído sobre Londres por sentencias injustas contra los inocentes católicos. La vieja dama sería, pues, la propia St Mary Overies fundada en el siglo XII por Mary, la hija de un barquero, sobrevivió a la prohibición de Enrique VIII se convertirse en iglesia parroquial. En el siglo XIX fue convertida en iglesia catedral por la diócesis de Southwark. 


GENTE ENFERMA DE LA PESTE EN LONDRES


En el verso II.53: “La gran peste de la ciudad marítima, No cesará hasta que la muerte sea vengada; La sangre del justo de aquellos apresados y condenados sin crimen, De la gran mujer por supuestas atrocidades”. Esto muestra que los dos versos están relacionados, que la peste y el incendio están en la mente de Nostradamus. La gran peste, la sangre del justo; católicos, de la gran mujer; la vieja dama, Ciudad marítima; Londres. El misterio no es la destrucción de Londres sino como un hombre como Nostradamus pudo visualizar en el Siglo XVI un suceso del siglo XVII.