Translate

domingo, 31 de agosto de 2014

DON ALONSO PÉREZ DE GUZMÁN ( Guzmán el bueno )

AlONSO PÉREZ DE GUZMÁN


Durante ese largo periodo de siete siglos que se conoce como la reconquista Española, un periodo de luchas constantes y sangrientas, donde los habitantes de la península intentaban recuperar todas las tierras perdidas por los Visigodos tras la batalla de Guadalete  del 711, donde fue derrotado Don Rodrigo en favor del invasor Árabe venido desde el norte de África, portando como estandarte la media luna, con la misión de difundir la verdadera fe a través de las palabras del único profeta Mahoma. Durante esos largos 780 años de guerras podemos encontrar grandes hombres, que gracias a sus acciones pasaron a ser considerados verdaderos héroes para el pueblo, ese tipo de hombres que no dudan en sacrificarlo todo, incluso la cosas que mas aman por defender sus ideales, todos estos héroes están representados en una figura con nombre propio, Don Alonso Pérez de Guzmán más conocido como Guzmán el bueno.

Alonso Pérez de Guzmán nace en  tierras de León el 24 de Enero de 1.256 día de San Ildefonso ) en el antiguo palacio de Guzmanes, junto a san Isidoro, por desgracia hoy en día no queda nada mas que una placa marcando el lugar. Alonso es hijo ilegítimo de Don Pedro de Guzmán, por entonces ostentaba el cargo de  Adelantado de los ejércitos Castillo-Leoneses destacados en Andalucía, su madre una joven  y bella doncella llamada Isabel, que poco podría disfrutar de su vástago ya que falleció prematuramente durante el parto, por lo tanto Alonso nunca llegó a conocer a  su madre. Ser hijo ilegítimo no era fácil, por entonces, lo normal era tener a toda la familia en contra, como en este caso sus dos hermanos, que nunca aceptaron su pertenencia a la familia, pero Don Pedro quiso que Alonso contara con una buena educación, esta decisión tomada por su padre provocaría que sus hermanos siempre estuvieran enfrentados con él. Pero esto en vede ser un problema para Guzmán fue su principal acicate para luchar aún más  en busca de su reconocimiento demostrar ser mejor que sus hermanos y digno merecedor del apellido que llevaba y todo mediante su esfuerzo y tesón, al final lo conseguiría.

Alonso quería ser caballero y ( hay que entender que un hombre en su posición como hemos mencionado anteriormente no tenía las cosas nada fáciles y ser militar era una buena opción con la que se labrase unos buenos méritos y reconocimiento ). Por esa razón decidió ingresar en el ejercito, intentaría ser un buen militar, luchará en los territorios donde su padre había ganado tantos honores. Con tan solo 22 años  pasa a formar parte del ejercito Castellano de Alonso X ( llamado el Sabio ) Alonso es ardoroso y combativo, su manejo con la espada es magnífico, poco a poco se va curtiendo convirtiéndose en un formidable soldado, durante una de sus primeras intervenciones consigue hacer prisionero a un líder musulmán llamado Abén Comat. Las celebraciones no se hacen esperar y no tardan en llegar los reconocimientos hacia Alonso, por eso es convocado a la corte donde se celebrará un banquete en su honor, uno de sus hermanos sin poder aguantar los celos, le recuerda que no es más que un simple bastardo en un intento de quitar valor a los méritos conseguidos.


Tras ver que la relación con sus hermanos no tenía pinta de ir a mejor solo encuentra una salida,  toma la decisión de  viajar,  Alonso solo quería reivindicarse delante de su padre y demostrar que el también podía ser un más que digno heredero de su linaje, mas incluso que sus hermanos. El primer destino elegido fue Algeciras, hay que decir que Guzmán no solo lucho contra los moros ya que también lo hizo a su favor en algunas ocasiones, es en este tiempo donde donde traba muy buena amistad con el rey de Fez Abu Yusuf, Yusuf era el emir de Marruecos perteneciente a la dinastía de los Benimerines y supo ver en Guzmán su valía y gran talento para la guerra, por lo que le pide que le acompañe a sus territorios Magrebíes, Alonso acepta, pero pone una única condición nunca levantará su espada contra los cristianos.

Una vez instalado ya en tierras Africanas Alonso Pérez de Guzmán Lucha valerosamente y consigue someter a varias tribus de la zona, que no respetaban la figura soberana del monarca Magrebí, en otras ocasiones recauda impuestos para la corona, gracias a sus grandes acciones Guzmán poco a poco se va ganando el respeto de todos, en muy poco tiempo empieza amasar una gran fortuna a la par que se torna prácticamente  indispensable para los intereses del monarca de Fez. Alonso no solo lucha contra el moro en beneficio de su señor, ya que no escatima ningún esfuerzo en conseguir poner en libertad a todos los cristianos presos que puede, Guzmán alega que esos hombres son necesarios para poder mantener sus mesnadas ( una mesnada es una compañía de gente de armas que servían a un rey, un hombre rico o un caballero ).

Alonso continua batallando en favor de su señor  moro Abu Yusuf, pero este mientras a espaldas de Guzmán está preparando un ambicioso plan con el que intentará apoderarse de tres puntales vitales para conseguir el control total del estrecho, que son Algeciras, Tarifa y Gibraltar ( no en vano las naves castellanas y berberiscas se enfrentaban continuamente por ese control  estratégico). De esta manera dejarían las puertas abiertas para que los Benimerines entrasen nuevamente en la península, sin oposición alguna, mientras Alonso cumpliendo con su deber, era totalmente ajeno a todos estos planes.


TROPAS BENIMERINES ATACANDO 

La península ya había sufrido dos invasiones por parte de las tropas musulmanas, una por los Almorávides y otra por los Almohades , aun se guardaba en la memoria la trágica derrota de las Navas de Tolosa. Los Benimerines no eran una fuerza tan poderosa, pero representaban un poder lo suficientemente importante como para inquietar a los Castellanos, y para acabarlo de rematar las cuitas internas, por el control de los poderes dinásticos en la península mantenía enzarzados en crueles luchas fratricidas a hermanos y padres he hijos, esto como es lógico no ayudaba en la lucha contra el infiel, gracias a esta situación en el interior de la península, Yusuf encuentra el camino libre sin ninguna oposición y desembarca  con sus hombres y consigue saquear las ciudades de Sevilla, Jerez, Rota y Sanlúcar, ante el ímpetu de las tropas sarracenas Alfonso X se ve obligado a firmar una tregua en Algeciras en 1.278, la idea de Alfonso X era tomar un respiro a la presión terrible de las tropas moras que sometían a los Castellanos, pero la verdad es que esta tregua no se llegó a respetar por parte de las armas castellanas, ya que se aprovecho el momento para poner sitio a la ciudad de Algeciras, por desgracia esta Acción se tornó un total fracaso ya que las enfermedades se apoderaron de los ejércitos cristianos por eso nuevamente Alfonso X se ve forzado a firmar la paz.

El infante  Sancho IV ( llamado el Bravo ), se aprovechará la situación de debilidad en la que se encuentra su padre y se revela contra su él, relegándolo a la ciudad de Sevilla, Alfonso X no le queda más remedio que buscar un aliado para conseguir de nuevo su trono y lo encuentra en  Abu-Yusuf. La solicitud del rey castellano será contestada con el envío de tropas en su socorro, al mando de estas se encuentra Don Alonso Pérez de Guzmán, ademas de las tropas se envía una buena cantidad de dinero, para sufragar los gastos de la contienda. Guzmán y sus hombres actúan de una manera muy eficiente por lo que consiguen revertir la situación de nuevo en favor de Alfonso X, el soberano Castellano en agradecimiento por los servicios prestados recompensa a Guzmán con una villa, Alcalá de Sidonia (  esto se ofrecerá como dote de su futuro casamiento ) Alfonso X procura una mujer de buena posición a Don Alonso  para que contraiga nupcias ya que continuaba aun soltero, esta sería María Alonso Coronel, mujer de una gran belleza,  finalmente en 1.282 se casa con Alonso. Fruto de esta relación nacerán cuatro hijos dos chicas y dos chicos.

Abu-Yusuf y Alfonso X se reúnen en Zahara y juntos se encaminan hacia Córdoba lugar donde se encuentra Sancho IV, la idea intentar reconciliar ambas partes, este papel de reconciliador se pondría en manos de Don Alonso Pérez de Guzmán, ya que poseía unas muy buenas dotes diplomáticas, desgraciadamente el encuentro no dejó del todo las cosas claras, una vez finalizada el encuentro, Alonso regresa con su mujer al norte de África.

Alfonso X se puede considerar una figura, muy relevante promovió una política económica muy beneficiosa, durante su reinado reformando la moneda y la hacienda, también es conocido por sus obras literarias de historia, científicas y jurídicas realizadas por su escritorio real.

Pero en su última etapa como monarca tuvo que afrontar varios fracasos como la sublevación de varios nobles, que a la postre desencadenaría la rebelión de sancho IV por el trono, la muerte prematura de Fernando de la Cerda hijo primogénito de Alfonso X y legítimo heredero al trono. Fernando moría de una manera prematura justo cuando iba a ponerse al mando de las tropas Castellanas para combatir a los Benimerines en el sur de la península, ( como curiosidad decir que el sobre nombre de la cerda le vino puesto por que al nacer lo hizo con un pelo muy duro muy semejante a una cerda o crin de caballo en el pecho y espalda ) todo esto provocaría que Sancho reclamase su derecho al trono cuando realmente sería el hijo primogénito  de Fernando, Alfonso de la cerda, el que tendría todos esos derechos sucesorios, de ahí las desavenencias entre Alfonso X y sancho IV.

En Abril de 1.284 fallece Alfonso X, esta situación la aprovecha Abu-Yusuf junto a su hijo Abu-Yaqub para desembarcan de nuevo con sus tropas en Tarifa  saqueando varias ciudades como Vejar, Medina Sidonia, llegando a sitiar Jerez, mientras Sancho IV asciende libremente al trono y se lanza rápidamente a socorrer las ciudades atacadas tanto por tierra como por mar, esta rápida reacción de Sancho pilla por sorpresa a los moros lo que obliga que Yusuf tenga que firmar la paz el 21 de Octubre de 1.285, ademas tiene que  pagar la cantidad de 2,5 Millones, por todas las pérdidas que se causaron durante la guerra, también se le obligó a devolver a los Granadinos las posesiones que se habían ocupado, excepto Tarifa, Ronda y Estepona.

Un año mas tarde fallece Abu-Yusuf y le sucedería su hijo Abu-Yucub, para desgracia de Guzmán el nuevo líder Marroquí no se fía de los cristianos y recela de él, Yucub trata de tender una trampa  Alonso y de esta manera acabar con su presencia en sus tierras, por suerte Don  Alonso se entera de toda conspiración y se anticipa trazando un plan junto a su mujer para salir de Tanger con vida.

María Coronel solicita audiencia con el nuevo emir Yaqub y alega que ella y su marido Alonso han discutido y que se quiere marchar de regreso a la península con sus hijos ya que la convivencia se presenta imposible, el nuevo emir complacido de los problemas conyugales de Alonso, accede de buen grado a su partida,  la buena de María no se hace de rogar y  rápidamente comienza con los preparativos para su marcha, con buena parte de sus vienes cargados pone rumbo a su casa en la península.

Alonso ahora se encuentra solo, a conseguido sacar a su familia de ahí, ya no corre ningún peligro, es hora de poner en marcha la segunda parte de su plan, con paciencia espera unos meses, mientras cumple con sus deberes para con su señor, pero parece abatido y triste por eso decide pedir audiencia con Yaqub y le solicita si le puede enviar a su mujer unas cajas de higos los cuales les gustan a mucho a ella y a sus hijos, de esta manera intentará un acercamiento hacia su mujer, la echaba de menos y quería ver si la podía recuperar, la realidad es que Guzmán había preparado las cajas para sacar el resto de su dinero de allí. María tras recibir las cajas se encuentra en posesión de una verdadera fortuna y utiliza ese dinero en comprar el puerto de Santa María (  en Cádiz ) en 1.288.


SANCHO IV



Mientras tanto Sancho IV aseguraba su posición en el trono, empezó a reclutar hombres capaces y valientes que le fueran leales, fue entonces cuando se acordó de Don Alonso Pérez de Guzmán, aquel que una vez estuvo bajo las órdenes de su padre, tenía fama de buen guerrero y de hombre cabal y honesto,  por eso le pide que se una a su causa, Guzmán complacido por la oferta parte enseguida  rumbo a la península, algo que complacerá mucho a Yaqub  ya que de esta manera se deshacía de él, una vez en tierras Castellanas entrará pronto en combate, enfrentándose a su antiguo señor Yaqub, las plazas que tienen los Benimerines han de ser recuperadas y frenar definitivamente el avance moro, y quien mejor que Alonso para recuperar las ciudades perdidas, ya que gracias a su conocimiento del poder militar enemigo,conoce muy bien como luchan como piensan y cuales son sus puntos débiles, por eso Guzmán junto con sus hombres se dirige a tomar Giblatar, Algeciras y Tarífa estos serán los nuevos campos de actuación.






Nos encontramos sitiando la ciudad de Tarifa, las tropas Musulmanas están presentando una férrea defensa  de la plaza, pero Alonso no está dispuesto a ceder, las arcas Castellanas están casi exhaustas y es Don Alonso quien presta su dinero junto con sus hombres para continuar con el asedio, el 21 de Septiembre de 1.292 las tropas Castellanas reciben la orden de un asalto total, los cristianos se lanzan sobre las murallas, pero los moros aguantan,  saltar los muros llevará varios días pero finalmente el ímpetu Castellano hace mella en la moral de los Musulmanes y terminan por ceder, la victoria es total  para los hombres de Alonso, pero el precio asido muy alto, miles de hombres yacen muertos ante las murallas de la ciudad, pero por fin Tarifa ahora esta en manos Castellanas.
Sancho IV  está muy complacido por la gran victoria  conseguida y cede la plaza a Don Alonso nombrándolo alcaide,  él será el encargado de la defensa del sur, nadie, duda del regreso de los moros para intentar recuperar de nuevo la plaza perdida, ya que esta es de vital importancia estratégica, era un punto de entrada en la península y un puerto importante para controlar el estrecho.

Don Alonso Pérez de Guzmán sabe que los Benimerines regresaran por eso sin perder tiempo da orden de refuerzar todas las defensas y llenar los graneros con trigo, con todo preparado para la defensa se encierran en la ciudad junto con las familias. Mientras en la corte el infante Don Juan hermano de Sancho IV tiene que ser expulsado, por un intento de de conspiración, tras su expulsión se dirigió a tierras Portuguesas, en busca de apoyo para su causa, pero para su desgracia no se le escuchó y también fue expulsado de Portugal, sin saber a donde ir decide dirigirse al norte de África, intentará aliarse con Abu-Yaqub, el enemigo de su hermano, tras las negociaciones y una vez pactadas las condiciones de la ayuda, se decide que se devolverá de nuevo la plaza de Tarifa, el emir este satisfecho con el ofrecimiento del Infante Don Juan, reúne un gran contingente de 5.000 Zenetes junto con una parte de la guarnición de Algeciras poniéndolas a las órdenes del infante.

Llegaba la primavera de 1.294 y el infante  Don Juan sitúa sus tropas alrededor de la ciudad de Tarifa y la sitia, en un principio el infante trata de tentar a Alonso para que entregue la plaza sin que hubiera derramamiento de sangre, pero Guzmán se negó en rotundo, tras la negativa se dio paso a la acción y empezaron las hostilidades pero la resistencia  de los castellanos junto con las nuevas defensas reforzada aguantaban y no parecía que cedieran fácilmente. Pero Don Juan se guardaba un as en la manga ya que bajo su tutela se encontraba el hijo mayor de Don Alonso Pérez de Guzmán y ante la desesperación de no poder tomar la ciudad decidió jugar esa baza.

La tarde caía y los últimos rayos de sol despedían un caluroso día, y es justo en ese momento, cuando los Benimerines se presentan bajo las murallas de la ciudad y solicitan poder hablar con Don Alonso, traen con sigo una noticia importante que darle, rápidamente los centinelas avisan a Guzmán una vez allí, Alonso les pregunta que es lo que quieren de él, la respuesta es clara y contundente, le enseñan a su hijo Pedro Alonso hecho prisionero, Alonso apesadumbrado mira a su padre y contrae el rostro angustiado, Guzmán nuevamente les pregunta  que es lo que quieren de él, Los Benimerines le lanzan un ultimátum si no se rinde la plaza de inmediato su hijo será degollado ahí mismo ante sus propios ojos.


GUZMÁN LANZANDO SU DAGA A LOS MOROS

Este es uno de los momentos en los que un hombre marca con letras mayúsculas su nombre dentro de la historia, Alonso estaba dispuesto a asumir el papel que le había tocado desempeñar, toda la ciudad contaba con la decisión que tomara, las vidas de sus gentes dependían de él por eso la decisión a tomar no fue sencilla pero finalmente acepto el sacrificio de su propio hijo en beneficio, había que defender Tarifa a cualquier precio. Tarifa no podía caer de nuevo en manos Musulmanas, Guzmán con pulso firme saco de su cinto su puñal y arrojándoselo a los Benimerines con voz clara y el corazón compungido, mirándolos fijamente a los ojos les dijo : ( Haced lo que tengáis que hacer no engendré hijo que fuera contra mi tierra ). Los Moros atónitos ante lo que acababa de suceder recogieron el puñal del suelo y ante la mirada del bueno de Alonso degollaron a su hijo, acto seguido se le cortó la cabeza que fue lanzada en catapulta al castillo. Tras esto los Benimerines entendieron que no podrían toma la plaza sin sangre sudor y lagrimas y para colmo el mal tiempo se les echaba encima, al poco se enteraron que llegaban refuerzos en ayuda de Tarifa con lo que se vieron obligados a levantar el sitio y regresar al norte de  África, Tarifa lo había conseguido había resistido.

Es todo un éxito para Don Alonso, pero el precio pagado por la victoria asido demasiado alto la vida de su propio hijo. Sancho IV conmovido por lo sucedido en Tarifa y entendiendo el nivel de sacrificio asumido por Gúzman le  hace entrega de vienes y prebendas incluso le promete que se le entregará el señorío de san Lucar , todo esto fue dicho de palabra en la reunión  que tuvieron los dos tras la batalla, pero por desgracia nunca se llegó a plasmar en papel  ya que al poco fallecía Sancho IV, el 25 de Abril de 1.295 el monarca fue enterrado en la capilla de Santa Cruz de la catedral de Toledo como el mismo había pedido en su testamento, el siguiente en ocupar el trono castellano fue Fernando IV  llamado ( el emplazado ) con tan solo 9 años de edad, la reina Maria de Molina fue la encargada de ejercer la tutoría del niño, este asesorado por sus consejeros reconoció todo lo prometido por su padre y hizo entrega a Gúzman del señorío de San Lucar en 1.297.

Don Alonso Pérez de Guzmán será el fundador de una de las casas mas importantes, convirtiéndose en el ducado más antiguo del reino de España, la casa de Medina Sidonia, las posesiones se fueron incrementando poco a poco junto a la repoblación de algunas villas  como Chipiona o Rota convirtiendo las posesiones de Don Alonso en uno de los señoríos mas grandes de Andalucía. ( Una curiosidad es el apelativo que tenía Guzmán del Bueno ya que se dice que en un momento en la que la hambruna hacía mella en la gente de sus villas abrió sus graneros y paneras para que estos pudiera comer y por eso se le empezó a conocer como Guzmán el bueno ). 

El joven Fernando IV  y sus asesores están muy satisfechos, de como marcha la guerra.  Y se decide que Gibraltar sea la siguiente plaza a conquistar, al mando de las tropas Castellanas ira de nuevo  Guzmán, junto con el arzobispo de Sevilla y los caballeros Pedro Núñez de Guzmán, Juan Núñez de Lara y Alvar Pérez de Guzmán. Alonso Traza los planes para la conquista de la plaza, Juan Núñez y el Arzobispo se quedan con sus respectivas mesnadas en el pie de Puerta de tierra  en Cádiz, mientras tanto por mar el Vizconde  de Castelnovo  intentará cortar el suministro de provisiones a las tropas Musulmanas, en 1.309 se consigue conquistar la plaza, tras la toma de Gibraltar, las armas cristianas ponen sitio a la ciudad de Algeciras que de ser conquistada supondría el fin a la guerra. Pero a la corte Catellana le empieza a preocupar la gran cantidad de fuerzas Benimerines se están concentrando en las cercanías de Almería, por eso Fernando IV ordena a Guzmán que se dirija a esas posiciones he intente evitar por todos los medios una posible llegada de refuerzos.

Septiembre de 1.309  Don Alonso cabalga junto a sus hombres por la serranía de Málaga en dirección a la ciudad de  Almería, pero la desgracia se cierne sobre la comitiva cristiana, una emboscada Musulmana pilla por sorpresa a Guzmán y los suyos,  los Castellanos  rápidamente se ven copados , Alonso precede la defensa luchando con fiereza junto a sus hombres pero uno a uno van cayendo todos alrededor de Alonso, finalmente gracias al ímpetu de los moros Alonso Pérez de Guzmán muere en la emboscada con la espada en la mano la mejor manera de morir para un caballero luchando por liberar su tierra.

Tras la trágica muerte de Guzmán su cuerpo fue conducido a la ciudad de Sevilla, donde se le celebró una misa con todos los honores en la catedral, posteriormente fue enterrado en una ermita expresamente construida para tal ocasión en el monasterio de San Isidoro del Campo en Santiponce, su mujer María Alonso Coronel a su fallecimiento fue enterrada junto a su marido aquella que siempre le fue fiel. En su sepulcro se puede leer:

ENTRÓ EN CAVALGADA EN LA SIERRA DE GAVSIN EOVO Y FACIENCIA CON LOS MOROS E MATARANLO EN ELLA, VIERNES 19 DE SEPTIEMBRE DE MILITREZIENTOS  IQUARENTA ISIETE QUE FUE AÑO DEL SEÑOR DE MILITREZIENTOS INUEVE.


SEPULCRO DE GUZMÁN Y SU MUJER MARIA

Por último sobre María Alonso Coronel hay una leyenda negra de la que realmente no se sabe a ciencia cierta si sucedió de verdad, pero creo que es muy curiosa por los echos que se cuentan:  1.291 María Coronel tiene 24 años y esta sola en casa una de las ausencias prolongadas de su marido y María es joven bella apasionada y a su servicio se encontraba un joven sirviente de muy buen ver y los sentimientos y las pasiones entran en la cabeza de María, se siente atraída por el joven, pero como era ella piadosa y muy creyente y sobre todo fiel a su marido Alonso, cuenta la leyenda que en un acto de sacrificio para quitarse la tentación que la poseía cogió un tizón de un brasero cercano y sin pensárselo lo introdujo en su vagina un dolor intenso se apoderó de todo su cuerpo desmallándose al instante, por desgracia nunca se recuperaría del todo ya que a partir de aquello su salud sería siempre endeble y enfermiza.


La realidad de todo estos echos como hemos mencionado anteriormente no está demostrada y posiblemente sea una manera de ensalzar aún más la figura de Don Alonso Pérez de Guzmán, ensalzando de paso también la figura de su mujer Maria Alonso como la esposa ideal y perfecta, pero sinceramente creo que es excesiva esta imagen de mujer ideal.

Don Alonso Pérez de Guzmán encarna la figura del hombre que se tiene que  hacer así mismo, un hombre que se enfrenta cara a cara a su destino, luchando para que su apellido fuera reconocido del mismo modo que el de sus hermanos, consiguió reafirmar su persona, siendo el perfecto soldado en tiempos difíciles donde  las luchas eran constantes, dejando su nombre grabado con letras de oro en la historia de España.


LIBROS RELACIONADOS:






Don Alonso Pérez de Guzmán es conocido por el hecho que protagonizó en defensa de Tarifa asediada por los musulmanes y que le valió el título de “Bueno” otorgado por el rey Sancho IV. Sin embargo, antes de que aconteciera el luctuoso suceso que acabó con la muerte de su hijo primogénito, Guzmán el Bue no estuvo durante quince años al servicio de los sultanes de Fez, luchando contras las tribus desafectas y ganando fama y riquezas. En esta novela se describen las sorprendentes aventuras del caballero leonés por tierras de África y la parte de su vida que transcurrió al servicio de los reyes de Castilla hasta su muerte en la serranía de Ronda en el mes de septiembre de 1309.






AUDIO DEL ARTÍCULO: