Translate

jueves, 13 de marzo de 2014

ENEMIGO A LAS PUERTAS.

RECOMENDACIÓN:
 
 

SINOPSIS:

Mientras los ejércitos de Alemania y la Unión Soviética luchan encarnizadamente y el mundo espera con ansiedad el desenlace de la batalla de Stalingrado, un francotirador ruso, Vassili Zaitsev, persevera en la empresa de eliminar a sus enemigos uno por uno. Danilov -el oficial encargado de la propaganda soviética- lo convierte en un héroe nacional que debe servir de ejemplo para animar a las tropas a proseguir la lucha contra el ejército alemán. Los alemanes, por su parte, envían a su mejor francotirador, el mayor König, para que elimine a Vassili.
 
 
COMENTARIO DE LA PELÍCULA:
 

La producción más reciente dedicada a la batalla de Stalingrado ha sido la notable película "Enemigo a la Puertas". Aunque se la ha criticado por ser un film "made in Hollywood" en realidad se trató de una coproducción entre los USA, Reino Unido, Irlanda y Alemania. De hecho, es la película más cara del cine británico.

"Enemigo a las puertas" es en cierto sentido más histórica que "Nieve Ardiente" o "Stalingrado". La idea central del duelo de los francotiradores está sacada de un episodio concreto relatado en el libro "La batalla de Stalingrado" del historiador William Craig (el título de la película es el mismo que el del libro; Enemy at the gates). El francotirador Vasily Zaitsev  existió, como también existió una francotiradora llamada Tania que fue amante de Zaitsev. Y también existió Sacha Filipov, un joven de 15 años que espió para los rusos y que fue ajusticiado por los alemanes al ser descubierto. Además aparecen personajes históricos como Nikita Kruschev (Bob Hoskins). Sin embargo, las coincidencias con la historia acaban ahí.

La película nos narrá como Zaitsev (Jude Law) llega a convertirse en "héroe soviético" por su habilidad como francotirador durante la lucha por el control de Stalingrado. Zaitsev se convierte en un símbolo de la propaganda soviética gracias a un comisario político (Joseph Fiennes). Esto causará que los alemanes manden a un experto francotirador, el mayor König (Robert Harris), para que se deshaga de él. El trasfondo de la Batalla de Stalingrado sirve como decorado del intenso duelo entre estos dos personajes. Inicialmente es el alemán el que parece que va a ganar, pero finalmente es Zaitsev el que consigue imponerse eliminando a su rival.

Aun se discute si dicho duelo fue real o un mero invento de la propaganda rusa. Zaitsev reclamó la eliminación del coronel de las SS Heinz Thorvald (aunque también se le conoce como Erwing Konig), un francotirador con 400 objetivos confirmados en su haber (Zaitsev solo tuvo 242). Además de la palabra de Zaitsev, la principal prueba es que la mira telescópica del fúsil de Thorvald se exhibe en el Museo del Ejército de Moscú. Pero según los alemanes no existió nunca ningún Heinz Thorvald o un Erwing König. De hecho las SS
 no tenían casi francotiradores pues estos solían ser de la Wehrmatch. Adicionalmente, dicha tarea no era nunca realizada por un oficial con ese rango, sino por la tropa. Finalmente, los rusos reclaman que Thorvald/König había matado a 400 objetivos antes de su muerte en la navidad del 42, pero los registros alemanes reconocen que su mejor francotirador era el Grefeiter (cabo) Matthias Hetzenauer con 345 objetivos confirmados. En mi opinión es probable que Zaitsev matara a un francotirador alemán, pero ni de lejos sería el "famoso" Thorvald/König.

La película hace un buen uso de los efectos digitales para mostrarnos los diferentes aspectos de lo que tuvo que ser el combate por Stalingrado. La escena más destacable es el cruce del Volga por las tropas rusas en medio del bombardeo de los Stuka alemanes. Otra escena impactante es aquella en que se ordena a los soldados rusos realizar una carga suicida contra las posiciones alemanas siendo forzados a ello por las ametralladoras de la NKVD dispuestas en su retaguardia. En líneas generales la representación de los combates en las calles de Stalingrado está bastante bien realizada. De todas formas, la forma de reflejar al Ejército Rojo no debió gustar mucho a algunos ex-combatientes, porque llegaron a formalizar una queja sobre esta película en la Duma rusa. Una escena que levantó varias protestas fue la de transportar las tropas en trenes como si fueran ganado. Eso era el típico tratamiento de los nazis a los judíos, pero los rusos no hacían eso con sus propias tropas. De hecho, los vagones iban abiertos para ser evacuados rápidamente en caso de ataque aéreo.

Lo que menos me gustó fue la conversión del personaje de König en el típico nazi malísimo y desalmado. Ed Harris hace un magnífico Major König, frío y calculador a pesar de que busca venganza por la muerte de su hijo a causa de un francotirador (posiblemente Zaitsev). Pero tras descubrir que Sacha, su joven Hiwi de 15 años, es un espía, no duda en colgarle en un sitio bien expuesto para que Zaitsev lo vea. En mi opinión, una forma bastante burda de hacer despreciable a ese personaje para que el espectador se alegre de su muerte.

Una última cosa. Como he indicado antes el romance entre Zaitsev y Tania existió, pero no tuvo el final feliz de la película. Si no recuerdo mal y según el libro de Craig, Tania fue herida durante la batalla de Stalingrado y perdió una pierna. Zaitsev la olvidó pronto pues al parecer no solo no hizo ningún intento por ir a visitarla durante su convalecencia, es que ni le escribió una carta.
 
TRAILER:
 

 
Artículo de- Asier Menéndez Marín.