Translate

jueves, 20 de marzo de 2014

DESCUBREN UNA CANCHA PARA EL JUEGO DE PELOTA

NOTICIAS:
 
 

 
Durante la construcción de una cancha de básquetbol en la Universidad Tecnológica del Poniente (UTP), en el municipio de Maxcanú a 65 kilómetros de Mérida, se descubrió una cancha prehispánica para el ritual del juego de pelota maya.

Así lo informó en un comunicado el Instituto Nacional de Antropología e Historia, donde señala que la arqueóloga Eunice Uc, investigadora del Centro INAH-Yucatán, se encargó de verificar la información que presentó la UTP al 
INAH, a través de su rectora, Rossana Alpizar Rodríguez, al momento en que salió a la luz el vestigio prehispánico mientras cavaban para construir la cancha al pie de un cerro, en un área que nunca había sido explorada por arqueólogos.

En el estado de Yucatán, incluida la ciudad de Mérida, se han descubierto alrededor de 26 canchas prehispánicas para el ritual del Juego de Pelota, sin contar las que se encuentran dentro de zonas arqueológicas abiertas al público, pero nunca se había registrado una durante la construcción de la cancha de basquetbol de una escuela, como ocurrió en la UTP.

“Para cubrir las necesidades recreativas de los estudiantes que asisten a la UTP, en 2012 comenzamos a construir una cancha de basquetbol. Elegimos un área cubierta de pasto, al pie del puuc (sierra en lengua maya), pero al meter la maquinaria para cavar, ésta chocó con una piedra muy dura imposible de mover”, citó Alpizar Rodríguez.

Agregó que “era una piedra rosada que parecía antigua y de inmediato acudimos al INAH para que la revisara. La arqueóloga que vino a la universidad a efectuar el peritaje, nos dijo: Se les adelantaron los mayas y no podrán hacer su cancha porque aquí ya hay una prehispánica: es un Juego de Pelota”.

Para la UTP es un orgullo tener este vestigio prehispánico dentro del campus. A cambio de más partidos de balonmano, los estudiantes de la carrera de Turismo trabajan en el desarrollo de senderos de visita, así como para proponer un corredor turístico con actividades que despierten el interés por Maxcanú, dijo la rectora de la UTP.

Algunos investigadores del área maya yucateca vinculan canchas con rituales agrícolas y consideran que en estos espacios se celebraba el renacimiento del dios maíz. Mediante los rituales, los sacerdotes obtenían el paso de la vida profana a la vida sagrada; se convertían en seres sagrados o semidioses.

Durante las excavaciones en el Juego de Pelota también se encontró cerámica del Preclásico (700 a.C. al 250 d.C.) y Clásico (250 a 900 d.C.), pero la mayor cantidad de tiestos corresponde al Clásico Temprano (250 al 600 d. C.), época a la que pertenece la arquitectura.

La especialista explicó que en toda la periferia del Juego de Pelota no se han descubierto construcciones monumentales, el sitio arqueológico más cercano con edificios de grandes proporciones es Oxtiontok, ubicado a unos 20 kilómetros de distancia de la Universidad Tecnológica del Poniente.

En tanto que en un terreno aledaño a la cancha prehispánica, donde ahora se construye un laboratorio de prácticas para los estudiantes de la UTP, el equipo de investigadores encontró plataformas bajas de uso habitacional que no presentan arquitectura elaborada, por lo que serán cubiertas para su protección. El Juego de Pelota aún se encuentra en proceso de investigación y quedará bajo custodia de la UTP, con supervisión del INAH.
 
 
 
FUENTE-El Informador.com