Translate

domingo, 2 de marzo de 2014

BATALLA DE TEOTEBURGO

Una época en el que el gran dominador del mundo era el poderoso imperio Romano, tras la ascensión al trono de Octavio Augusto inaugurando de esta manera la etapa Imperial, relegando tras de si la ya mortecina República y de paso cumpliendo el sueño del reciente fallecido Julio Cesar, el autentico arquitecto del Imperio.


Octavio Augusto como sobrino nieto de Cesar, había terminado con la insurrección en Egipto batiendo a Cleopatra y Marco Antonio, también acabó con los irreductibles Cántabros en Hispania.  Ahora tocaba buscar  nuevas tierras a las que Romanizar, las marcas del Norte, con los que mantenían cierto tipo de comercio y en alguna que otra ocasión habían incursionado esporádicamente llegando a las orillas del Rin, pero esta vez sería diferente entrarían para quedarse.

LEGIONES ROMANAS

Poco a poco se fueron reuniendo las provisiones y las legiones necesarias para la invasión, cerca del rio Elba se ultimaban los preparativos, el poderío de la máquina Romana no se discutía y solo un milagro parecía ser la única manera de frenar el avance de las tropas Romanas. La unión de todos los pueblos Germanos era necesaria y no era cosa fácil unirlos a todos bajo un mismo mando.

 ( No hay que olvidar que Roma por entonces contaba con mas de 100.000.000 de seres humanos que prácticamente  de una manera o de otra pensaban en Romano, y todo bajo el influjo de su capital Roma la ciudad eterna en la que Vivian la increíble cantidad de 1.000.000 de personas algo muy poco común en aquellos tiempos lo que demostraba a todas luces la grandeza de Roma).

Pero es aquí, en esos tiempos difíciles donde salen figuras que son capaces de cambiar el rumbo de la historia su Nombre Arminio, definido por el Historiador Romano Tácito como el liberador de Germania.

Pero pongámonos en antecedentes y conozcamos un poco a nuestro héroe. Arminio ( o Hermann como lo llamaron posteriormente en el siglo XX los Nacionalistas Germanos, Hermann lo podríamos traducir como Hombre de Guerra ). La vida de este líder guerrero tiene muchos puntos en común con otros grandes líderes como puede se Atíla, que se empapó de la cultura Romana y luego utilizo todo ese conocimiento para beneficio de su pueblo.

Hijo de Segimer el gran jefe de los Queruscos una tribu que habitaba el los alrededores del actual Hannober, Segimer contaba con el apoyo Romano  gracias al comercio entre ellos y en mas de una ocasión El jefe Querusco había apoyado con sus guerreros a las legiones Romanas. Arminio como hijo de Segimer fue conducido a Roma como un rehén amistoso  y se le educó en la cultura Romana, llegando a destacar como un buen militar lo que le granjeo la ciudadanía Romana al igual que su padre por sus servicios prestados, con apenas 20 años estuvo al mando de un destacamento de fuerzas queruscas  como apoyo auxiliar a las legiones Romanas durante las guerras Pananonias en la península Balcánica.

Arminio regresó a Germania entre el 7 o 8 d.c acompañado de Publio Quintillo Varo que había sido designado como gobernador en Germania, en un principio la relación entre los dos fue buena, pero una rápidamente empezó a ver a los malos tratos a los que eran sometidos su pueblo quitándole la libertad y recortándoles los privilegios que tenían, esta situación no era admisible y Arminio no entendió que Roma tratara así a sus aliados y rápidamente se reunió con otros cabecillas de las tribus y empezaron a trazar un plan para que todo aquel abuso terminara.

ARMINIO CARGANDO CONTRA LOS ROMANOS
Arminio como hemos dicho estaba preparado apara asumir el mando y ser el líder de aquella revuelta y sobre todo conocía la manera en la que los Romanos reaccionarían y como luchaban sus legiones y lo más importante donde se encontraban los puntos débiles de esas temibles formaciones. Los Queruscos como muchos pueblos Germanos eran nómadas pero eso no nos tiene que engañar por que eran bravos guerreros y sobre todo eran gente que estaba muy ligada a su tierra la que defendían con uñas y dientes, por eso al ver el trato al que estaban siendo sometidos por parte de Roma intentándoles sacar de sus tierras, no estaban dispuestos a entregarla sin luchar.

Las legiones Romanas estaban siendo abastecidas cerca del rio Elba y bajo la supervisión de Varo que por entonces aún era ajeno a la revuelta que se estaba preparando , pues estaba más preocupado de sacar tajada de todo lo que podía aceptando de buen grado la corrupción siempre y cuando el se llevara algún beneficio de ello, la realidad es que a Varo poco le interesaba los asuntos militares,  y se preocupaba más en someter a los mercaderes a impuestos abusivos.

Arminio entendió que había llegado el momento para el levantamiento, el objetivo estaba claro, había que expulsar a los Romanos, pero Roma no era cualquiera que se asustara ante esta respuesta de un pueblo sometido, Roma resistiría y lucharía con todo lo que tuviera y si era necesario aplastaría la revuelta, contaban con el apoyo  de un magnífico ejercito  muy preparada y llena de veteranos 3 flamantes legiones la 17,18 y 19, cada legión contaba con 5.000 hombres  sumando unos 15.000 y por si fuera poco estaban apoyadas estas por tropas auxiliares de caballería unas verdadera máquinas de guerras por entonces, que sumarían otros 9.000 hombres más, elevando la cifra de efectivos en 24.000 hombres, dispuestos a clavar sus águilas en aquellas tierras, eso sin contar con toda la comitiva que les seguía de familia mercaderes incluso prostitutas.

Arminio se había preparado bien pero aún contaba con escasos apoyos ya que el miedo que infligía Roma  hacia recelar de una posible victoria y en la que solo la derrota estaba asegurada, pero los Queruscos se movilizaron como uno solo bajo el mando de su líder lo que propició que se reuniera un ejercito muy similar al Romano, el primer paso a dar fue convencer a Varo que invernase. Algunos de sus jefes intentaron prevenir de que algo se estaba tramando, pero Varo estaba más interesado en escuchar a Arminio y a los queruscos a los cuales consideraba sus aliados, era tan ciega la confianza en Arminio que llegó a conceder destacamentos de legionarios con la excusa de que eran necesarios para guarnecer ciertos puestos y asegurar los convoyes de aprovisionamiento de las legiones.

Al finales del invierno Varo recibió informes de un levantamiento de algunos pueblos, al que dio respuesta inmediata, como haría un buen Romano movilizo sus legiones, las tropas Romanas se vieron obligadas a efectuar un rodeo hacia el Nordeste atravesando una agreste región y plagada de bosques lo que entorpecía el avance.

Mientras Arminio y los exploradores iban abandonando poco a poco la columna, esto produjo el desconcierto entre los Romanos, mientras  los hombres de Arminio habían cortado los árboles  de los laterales del camino pero de tal manera que conseguían que se mantuvieran en pie sin que los Romanos lo notasen, justo en ese momento se desató una tremenda tormenta y los Germanos al oír la orden de Arminio empujaron los troncos cortados, estos rodando hacia la columna   Romana les pilló desprevenidos causando el desconcierto de sus filas, lo que aprovecharon los Germanos para abalanzarse sobre los legionarios con una lluvia de dardos que impactaron sobre los desprevenidos Romanos  ( los Germanos eran grandes lanzadores de jabalinas  )acto seguido unos gritos de locura salían de lo más profundo del bosque cientos de hombres se lanzaron a una lucha sin cuartel cuerpo a cuerpo. Aún y así las legiones consiguen mantener la cohesión, gracia a su magnífica preparación y su veteranía, pero la presión de los Germanos durará todo el día acometida tras acometida, Arminio había elegido bien el sitio donde atacar ya que los estrechos pasos impedía que los Romanos pudieran recibir refuerzos de una manera eficiente.

PLANO DE LA BATALLA

Pero el buen hacer de los Legionarios aun y ser cogidos por sorpresa les hacía aguantar como podían, habían sufrido muchas bajas tras los primeros momentos de desorganización, pero consiguen organizar una defensa en medio del bosque lo suficientemente sólida en la que poder defenderse y pasar la noche. A la mañana siguiente la caballería al mando de Numonio Vala abandona su posición dejando a su suerte a los legionarios, intentan llegar a la orilla del Rin, pero los vigías Germanos se percatan del movimiento de la caballería y les dan caza aniquilándolos completamente antes de que pudieran salir del bosque. La infantería se pone en movimiento pero no pasa mucho tiempo en la que vuelve a ser atacada de nuevo,  (es importante comentar que los Romanos a causa de su armadura y las armas que portaban estaban diseñadas en gran medida para luchar en campo abierto y aquí se convertían en verdaderas fortalezas en movimiento con un paso lento pero prácticamente imparable algo que en este tipo de terreno tan agreste y estrecho no les beneficiaba en nada sus movimientos se convertían en demasiado lentos, por el contrario los Germanos apenas luchaban protegidos y en su mayoría portaban una espada o un hacha lo que les daba una sensible ventaja ya que se podían mover con mucha rapidez para atacar y retirarse antes de empezar a sufrir serias bajas ).

En este nuevo ataque Varo resulta herido, viendo que todo esta perdido y siendo humillado por la derrota inminente, decide que no permitirá que lo capturen con vida y empuñando su Gladio se suicida y con el muchos oficiales más, sabían perfectamente que les pasaría si eran capturados con vida, mejor morir por su propia mano que ser torturado y nuevamente humillado por el enemigo.

Las legiones quedan sumidas en el desconcierto sus mandos ya no están, sean suicidado y ya no hay nadie capaz de asumir el mando, los únicos supervivientes eran dos legados, uno de ellos Lucio Egio que intentó pactar una capitulación con Armenio pero para su desgracia este hombre no conocía la tradición guerrera de los Germanos en una batalla  o se moría o se salía victorioso, nunca se hacían prisioneros, con lo que Lucio y los que le siguieron fueron pasados a cuchillo o bien ofrecidos para sacrificios rituales, dando gracias a los dioses de la guerra  por la victoria.

Por su parte el otro legado llamado Cejonio sufrió un nuevo ataque de Arminio en el campamento que había conseguido organizar utilizando los carros de la impedimenta y en el que intentaba resguardarse para pasar la noche, pronto las defensas Romanas fueron sobre pasadas ya que los pobres legionarios estaba exhaustos tanto por la presión de los Germanos como por la climatología que no les dio ni un solo respiro, teniendo mal tiempo durante todo el conflicto, con las líneas rotas los germanos se hicieron con el cuerpo de Varo al que cogieron le cortaron la cabeza y quemaron el cuerpo, la cabeza posteriormente sería enviada a Octavio Augusto a Roma, donde a pesar del fracaso sufrido fue enterrados con todos los honores. Las tropas Romanas emprendieron la retirada, pero a falta de mandos capaces esta se hizo de manera desorganizada y fueron a caer en una de las plazas mas fuerte de los Germanos junto a las laderas de la colina KalKriese tuvieron que volver a luchar y fueron expulsados de la zona, durante los siguientes días los pocos superviviente que quedaban fueron siendo cazados  por los Germanos que los continuaban hostigando.

LUCHA EN EL BOSQUE

Un joven oficial que aún quedaba al mando llamado Casio Querea que años mas tarde pasaría a la historia por ser el que mataría al emperador Calígula intentaba dirigir la retirada con lo poco que le quedaba de tropa, aprovechando el manto de oscuridad que le daba la noche, gracias a su temple consiguió escapar del acoso Germano y el fue el que se encargó de dar a conocer la noticia a Roma, relatando todo el desastre sufrido en las tierras del Norte. Las bajas se contaron por miles por parte Roma fue un desastre total de los 24.000 efectivos murieron la escalofriante cifra de 23.000 durante las sucesivas batallas en cuanto a los Germanos la cifra ascendía a 7.000, como vemos las cifras por parte de un bando y otro nada tienen nada que ver, fue una victoria total para las armas de Arminio que consiguieron derrotar a una de las maquinarias de guerras más letales de la historia aniquilándola prácticamente por completo.

Augusto tras recibir las nuevas de  ( la Clades Variana la derrota de Varo) quedó conmocionado por la noticia, cuenta el historiador Suetonio que desde aquel día se tomó el desastre tan a pecho que ( siempre celebró el aniversario  ese 9 de Septiembre como un día de pesar y a menudo gritaba golpeándose la cabeza diciendo Quintili Vare, legiones Redde Varo devuélveme mis legiones ). Esta se puede considerar como una de las mayores derrotas sufridas por los Romanos, Octavio en un acto de furia cesó inmediatamente  a cualquier mando que fuera galo o Germano de la guardia pretoriana y los ejércitos.

Roma no podía permitir semejante afrenta  y el pueblo clamaba venganza, rápidamente empezaron los preparativos para regresar al norte y hacer pagar caro semejante humillación, mientras Arminio era aclamado por todos, pero para su desgracia no duraría mucho su alegría ya que como muchos héroes de la historia  fue maltratado por los suyos una vez terminado con su cometido , su propia familia política empezó a darle la espalda, ya que el miedo a la venganza de Roma traería el desastre para todos, algunos pensaban que Arminio no tendría que a ver llegado tan lejos, pero hay que entender que aquella acción a la postre sería decisiva sobre el poder Romano obligándole a retroceder de nuevo al Rin sin que nunca más su intento de expansión se llevara a buen puerto quedando frustrado el sueño de expansión de Octavio Augusto, muriendo pocos años después recordando siempre aquella batalla en el bosque de Teoteburgo, los pueblos Germanos ya nunca se tuvieron que preocupar de una nueva amenaza sería de Roma.

ARMINIO Y TUSNELDA


Tibero el sustituto de Augusto, temía que los pueblos Galos y Germanos se animaran a atacarles tras el desastre de Teoteburgo, decidió mandar a su sobrino Julio Cesa Germánico a que recuperara las tres águilas perdidas en el norte al mando de 8 legiones sumando un total de 50.000 efectivos, la intención no era la de conquistar la idea era plantar cara a los Germanos devolver el golpe sufrido y recuperar la autoridad pedida reforzando nuevamente su posición predominante, Germánico cumplió con lo establecido consiguiendo recuperar dos de las tres águilas objetos sagrados para los Romanos, eso si no consiguió ni matar ni capturar a Arminio, pero lo derrotó en la batalla de Idistaviso (de ahí el apelativo de Germánico por aquella victoria ), sofocando la revuelta y dejando las cosas en tablas, a su regreso a Roma depositó las Águilas en el templo de Júpiter.

Como hemos comentado anteriormente la familia política traicionó a Arminio ya que tras la batalla d Teoteburgo este se enamoró de Tusnelda hija de un líder fiel a Roma, y en su amor se escaparon teniendo como fruto un hijo al que llamaron Tumélico, el padre de esta no se lo perdonó nunca y en el año 21d.c de gestó la tragedia en torno al gran héroe de Teoteburgo, lo asesinaron y su mujer fue entregada a los Romanos y conducida a Roma para ser exhibida por las calles y de esta manera poder cobra la afrenta sufrida por la derrota, posteriormente nada más se supo de ella.

De su hijo Tumélico fue internado en una Lodus y adiestrado en el arte de los Gladiadores, falleciendo a los 30 años de edad en una de esta luchas en el circo Romano, y este es el fin del hombre que fue capaz de cambiar la historia gracias a su audacia. Pero su estela su leyenda perduró en el tiempo durante el siglo XX se levantó un monumento cerca del bosque de Teoteburgo en conmemoración de Arminio el que paso desde entonces a llamarse Hermann el hombre de la Guerra.