Translate

sábado, 18 de enero de 2014

LA ÚLTIMA TRAVESÍA DEL CAMPEADOR.

NOTICIAS:


EL CAMPEADOR ANTES DE SU HUNDIMIENTO

Los lugareños del Cabo Bon, en el norte de Túnez, lo llamaban “el español”, pero no sabían por qué el pecio hundido en sus aguas llevaba ese nombre. Cuando lo descubrió por primera vez, en 2009, a 94 metros de profundidad, François Brun, tampoco lo comprendió. “Era enorme y tenía muchas tuberías que recorrían la cubierta por lo que sospeché que podía ser un petrolero”, recuerda al teléfono desde Prades (sureste de Francia). Este dentista de 58 años compagina su profesión con su pasión por el submarinismo.
Solo cuando se sumergió una segunda vez, con su amigo tunecino Sélim Baccar, de 38 años, Brun llegó a la conclusión de que el barco era español. “Recuperé algún trozo de vajilla en el que se podía leer: Porcelana Sevilla”, señala Brun al teléfono. Algunas investigaciones posteriores le confirmaron que había dado con Campeador, uno de los dos mayores petroleros de la República española hundido el 11 de agosto de 1937 a ocho millas de Kebilia (Túnez).
Brun y Baccar cuentan este y otros hallazgos en un libro La Tunisie sous-marine (Túnez submarino) que acaba de publicar la editorial tunecina Lalla Hadria ilustrado con numerosas fotografías de este buque que perteneció a CAMPSA. Construido en los astilleros Euskalduna, fue botado en Bilbao en 1931. Tenía 139 metros de eslora y 7.932 toneladas de arqueo.
El 11 de agosto de 1937 elCampeador pasó cerca de la isla italiana de Lampedusa. Había zarpado una semana antes, rumbo a Valencia, del puerto rumano de Constanza con 9.300 tonaladas de crudo. El destructor italiano Saetta le divisó y se colocó detrás del petrolero junto con otro barco de guerra que los historiadores no han identificado. Eran “fieras dispuestas a saltar sobre su presa”, señala Brun.
Félix Garay, el capitán del Campeador, optó por refugiarse en aguas de Túnez, entonces colonia de Francia, una potencia neutral en la Guerra Civil española. Hacia las ocho de la tarde estaba ya cerca del Cabo de Bon pero los buques italianos seguían ahí y navegaban incluso con las luces apagadas.
El primer proyectil que dispararon golpeó la sala de máquinas. Cinco mecánicos murieron. “Entonces el Campeador comenzó a arder por la popa entre enormes detonaciones producidas por las explosiones de los tanques que traíamos llenos de gasolina”, recordaba días después, en la prensa, uno de los 32 miembros de la tripulación que salieron con vida. Otros 12 murieron durante el ataque.
“A nado fui alejándome del Campeador que entre llamaradas (...) comenzó a hundirse por la popa”, continuaba el superviviente. “Cuando el incendio se extinguió, el Saetta y el otro buque enfocaron sus reflectores hacia el punto donde acababa de hundirse descubriéndose a los náufragos, que se debatían en el mar, para ametrallarlos”. “Oí perfectamente varias ráfagas de ametralladora”. “Después los dos destructores italianos se alejaron”. “Nosotros seguimos nadando y al cabo de tres horas, verdaderamente angustiosas, avistamos al buque inglés Clintonia”. “Gritamos y éste (...) paró y echándonos unas cuerdas, a las que ya casi desfallecidos pudimos asirnos y nos subió a la cubierta”. La Gendarmería francesa rescató también a 26 marineros republicanos.
Hasta entonces la Italia de Mussolini, aliada de Franco, solo “agredía” a los buques españoles con submarinos, recalcó un comunicado del Ministerio de Defensa republicano. Ahora “ha decidido dedicar también sus buques de superficie a atacar a los barcos españoles prescindiendo ya de todo tapujo”.
Brun no duda de que Mussolini decidió actuar a cara descubierta a partir del verano de 1937, pero no cree que sus destructores se topasen por casualidad con el Campeador. Brun, que también bucea en los libros de Historia, descubrió que “el mismo día en que fue hundido el petrolero la policía francesa detuvo en Marsella a Adrien Sentenac, un telegrafista que confesó haber vendido a los franquistas mensajes cifrados enviados por los barcos españoles a Valencia”.

FUENTE-El País.