Translate

sábado, 27 de junio de 2015

LOS VIKINGOS Y LA FUNDACIÓN DE RUSIA

 CURIOSIDADES:




En el año 862 la flota de Rurik entró en la boca del rio Volkhov desde el lago Ladoga. Por aquel entonces diversas tribus de origen finés estaban en disputa; Chud, Merya y Ves. Pero entre el siglo VII y VIII pueblos eslavos comenzaron a presionarlos y a través de incursiones por los bosques densos comenzaron a explorar las costas del rio Volkhov. En esos lejanos tiempos los ríos jugaron un importante rol de rutas de intercambio comercial. Los ríos y sus corrientes eran venerados por la tribu Ves, principalmente ligados a la pesca, el culto al agua era mantenido por las mujeres y los más importantes asuntos eran tratados por el consejo de las madres que como principal figura de autoridad designaba la mujer más sabia. Y durante cientos de años la tribu Ves había mantenido su estilo de vida basado en la tradición matriarcal y por esta razón la tribu de los Ves jamás levantó un estado.

Sin embargo, ese instinto social no fue desarrollado entre la tribu Chud y el poder pertenecía a los hombres. Estos vivían en los bosques y eran considerados los mejores cazadores de esas tierras. La memoria de esto fue recogida por los proverbios: “Chud en el bosque junto a su casa en los árboles, desde donde arriba dispara. Esta tribu intercambiaba pieles, cuero, miel…. Asuntos arreglados entre bloques de madera robusta de roble, en el centro del bosque que era un rincón sagrado para ellos. Estas gentes adoraban los árboles. Ellos no cultivan la tierra sino que importaban grano de los eslavos. El grano era molido con ralladores de mano entonces era amasado con trazas de miel silvestre, se le añadía hierba aromática y como resultado se cocía el llamado “kindas”. Estos eran unos bollos rituales de forma redondeada introduciendo en su interior una especie de salvado con mermelada con bayas que se introducía en boles durante la noche se dejaba en los tejados de las casas. Y esto era a causa lo que se consideraba más seguro contra  los “navyas”; enemigos muertos no enterrados que se convertían en vampiros.


LAS PRINCIPALES TRIBUS DEL SIGLO IX


Por otro lado, la tribu Merya usaba amuletos de protección con diferentes tipos de decoración de piedra como simbolismo ritual que garantizaban la salvación contra fantasmas, hombres lobo, malvados espíritus y otras criaturas malignas que producían pavor en los lugares como lagos, bosques y pantanos. Estos amuletos estaban dotados de hechizos arcanos que daban fuerza sobrenatural a los adornos que eran conocidos solo por las mujeres de la tribu. Estas mujeres tenían un cara con la tez blanca como la luna, sonriente y un brillo especial en sus ojos y por eso eran, a menudo, objetivo de caza de las tribus vecinas.

Los antiguos eslavos eran agricultores, carpinteros y guerreros, paganos y polígamos. Si el marido moría, otro tomaba sus esposas y concubinas. El amor en libertad era combinado con la libertad de matar. La vida humana no era más afortunada que la vida de las bestias. Pero la crueldad de las acciones era dictada por la crueldad en el tiempo de guerra. Lo más valioso era considerado obtener la riqueza por la fuerza. Entonces los conflictos entre los eslavos y los fineses, sus reclamos y escaramuzas eran una cosa común mientras los eslavos más a menudo tenían las manos puestas en batallas porqué actuaban juntos desinteresadamente permaneciendo el uno con el otro.

Las crónicas bizantinas retratan a los eslavos como salvajes; sucios, medio desnudos que usaban dardos envenenados y extremadamente crueles. Al atacar algunas polis griegas ellos masacraron a toda la población, sin excepción. Con el paso del tiempo, en sus gentes pervive la memoria del horror de las invasiones eslavas entre los siglos VI y VII. En el año 626, Constantinopla  reprimió duramente la arremetida de los eslavos y los avaros. Los antiguos eslavos no eran solo grandes guerreros, sino buenos marineros. Sus botes navegaron a lo largo de miles de kilómetros, aún a través de los rápidos de los ríos. Inevitablemente, esto llevó a la colonización a través del norte, al lago Ladoga y el Báltico. Se encontraron con los escandinavos que se iban moviendo hacia el sur explorando las tierras; los varangos. Ellos tomaron sitio en la boca del rio Volkhov, a los pies de la fortaleza del lago ladoga que los vikingos llamaron “Aldeaigjuborg”. 

En el siglo IX, los vikingos eran una fuerza que contribuyó de paso en la historia mundial. Ellos combinaron sus habilidades como mercaderes y guerreros, su talento como valientes exploradores y sus hábitos de saqueo feroz. Los vikingos siempre aparecían fuera de las costas invisibles y silenciosos como entre de una niebla proveniente de la mar y realizaron incursiones en las costas de Inglaterra, Escocia, Francia, España e Italia… Muchos gobernadores europeos pagaron tributo a los vikingos. Por ejemplo, los reyes francos desde el 845 al 926 pagaron a los vikingos alrededor de 17 toneladas de plata y cerca de 300 kilos de oro solo por no molestar los puertos y asentamientos francos en la costa. 

Las escuadras militares de los varangos fue una flota militar bajo la gestión del ( conde) Konung o como se dice “kniaz”, cuyos derechos se habían determinado mediante contrato oral y las costumbres. Los vikingos crearon asentamientos bien organizados que forjaron los cimientos para la fundación de futuros estados. El espíritu luchador de los vikingos provenía de su religión una vida eterna sumergida en fiestas y batallas esperaba al guerrero en el reino del supremo Dios Odin. Ellos creían que los cisnes de las valkirias volaban sobre los campos de batallas recogiendo las almas de los caídos allí y las elevaban hacia el Valhalla donde eran transportados al palacio celestial de lo bélico llamado “Aesir”, que es cómo los hombres de Norse llamaban a sus Dioses. El coraje y la fe condujeron a los vikingos a adentrarse en mundos desconocidos y tierras inexploradas. Sus embarcaciones alcanzaron, incluso, las costas de América.

Por lo que se sabe, los vikingos cimentaron la principal ruta de intercambio de la Rusia medieval, desde los varangos hasta los griegos. Este camino pasaba a través del Mar Báltico a lo largo de la costa atlántica europea hasta los Países Bajos y entonces pasaba las costas de Francia y España hasta el Mar Mediterráneo por Italia, Roma, y el objetivo final; Constantinopla, la capital del rico imperio bizantino. A su vez, había una segunda ruta que encerraba la marcha de los Varangos por el mundo, desde Constantinopla navegando por el Mar Negro desde allí a través de pequeños ríos y al deslizarse por  ellos hacían su ruta más hacia el norte, hacia los lagos Ladoga y Onega para acabar el mar nativo de los Varangos, que es como el Mar Báltico era conocido entonces.


RUTAS DE LOS VARANGOS


Las orillas de los lagos y los ríos estaban llenas de bandidos. Los buenos tenían que defender los puertos comerciales donde se organizaba los intercambios y debido a la  presión continua de los bandidos, el mercado estaba situado bajo la protección de los muros. Una de esas fortalezas erigida por los vikingos fue Aldeigjuborg. Hoy es Staraya Ladoga. Construida en la boca del Volkhov, la fortaleza controlaba una importante porción del camino que iba de los Varangos hasta los griegos. 

Fue posible el comercio bajo la protección de los guerreros escandinavos ya que los mercaderes locales ofrecían a los vikingos para sus propios mercados; pieles, ropas, esclavos, huesos de morsa, miel y cera. A cambio de esto, la gente recibía gemas, especias, armas, vino, seda. La moneda que se usaba era la plata. En Europa la plata no se extraía de las minas, las monedas en ese metal provenían de Bizancio y los países árabes.  La décima parte de los dírhams permanecieron en forma de tributo en Starava Ladoga y la región creció rica. Sin embargo, para mantener seguro el comercio fue necesario pagar tributo a los vikingos. Si no se producía el pago se usaban ciertas medidas de castigo que repercutían en incursiones funestas para el lugar en cuestión en forma de muerte y entonces los líderes locales decidieron que ellos podían proseguir sin los vikingos. De esta forma se unieron las diferentes tribus para formar una escuadra más potente que los escandinavos. Los vikingos fueron derrotados en lucha y fueron forzados a dejar  la tierra. 

Nestor dijo: “Arrojados los vikingos al mar, no tuvieron necesidad de dar tributo y actuaron por sí mismos en todo negocio pero entonces averiguaron que sin una fuerza organizada y restrictiva no había paz y amistad entre ellos y rebelaron un clan contra otro y tuvieron conflicto y comenzaron a luchar los unos con los otros.

En el esfuerzo tribal por el control de las rutas de comercio nadie podría vencer con una victoria decisiva. La próspera región fue devastada y Staraya Ladoga ardió y en ese momento los más viejos del lugar decidieron llamar a una tercera fuerza que no se hubiera visto envuelta en el conflicto local y se reunieron junto y dijeron: “Busquemos un príncipe que nos quiera guiar y juzgar correctamente y ¡Eh aquí! Ha venido Rurik con su clan al completo y todos sus guerreros”. Los ciudadanos se encontraron en el Konung Kniaz e hicieron la inclinación ritual, ya que sin este tipo de inclinación el Kniaz se debía de dejar o soltar la espada. El acuerdo entre el Konnung y los sabios de la tribu tenía un significado sagrado; el tratado había de ser aprobado no solo por el pueblo, sino también por los dioses externos. Se reunían unas chicas en forma de círculo realizando una danza ritual tras la ingesta de ciertas hierbas de acuerdo con la costumbre, la chica que era seleccionada debía ser sacrificada a Veles. Este Veles es uno de los dioses jefes de los antiguos eslavos que guardaba el rebaño en la tierra y las almas de los muertos en el más allá y sobre todo Veles fue considerado como el patrón del comercio y la riqueza. En aquellos tiempos se consideraba una buena apuesta intercambiar la vida de una sacrificada al Dios a cambio de prosperidad. La piscina de Veles esperaba a la chica escogida en la morada del Dios. La muerte había fortalecido el contrato con Rurik y Veles aceptaba el sacrificio. Pero esto no era suficiente, ahora era necesario tener el favor de los espíritus de la tierra, el agua, el cielo y el fuego. Y para ellos era necesario una nueva víctima en sacrificio que fue escogido un alce que fue matado en el día que el príncipe llegó a la ciudad. La carne del sacrificio era usualmente restregada con abundante miel envuelta en una hoja de bardana, rebozada en arcilla y horneada. El Kniaz fue el primero en probar la carne ritual. El también tenía que beber una fuerte hidromiel del horno de sacrificio y solo entonces el príncipe era obligado a glorificar los dioses locales.


RURIK Y LOS SUYOS LLEGAN AL LADOGA


El clamor de los eslavos y el estruendo de espadas en los escudos de los vikingos sonaron en la ciudad. Knyaz hizo una alianza entre los más grandes poderes y con la gente y se reconoció como un compatriota en esta tierra.

En el oeste de Europa, durante toda el siglo IX, los hijos y nietos de Carlomagno continuaron dividieron el imperio fundado por él. Esto hizo levantar naciones y reinos. En algún lugar en esas batallas luchó un noble vikingo llamado Rorik y sobre él no hay menciones en las crónicas históricas del oeste. Rorik y Rurik son variantes de uno de los más viejos nombres escandinavos y parece que detrás de ellos no hay sino una única persona que durante toda su vida aspiró a reinar. De la misma forma, el padre de Roric, el danés Helmelk perdió en una batalla el trono y tres de sus hermanos fueron asesinados y el fue forzado a dejar su tierra. El fue perseguido,  sin poder abandonar las monturas durante tres días, solo un milagro hizo que pudiera salir indemne de la persecución. Konnung Helmelk fue reclutado por Carlomagno y fue recibido en un control fronterizo en los actuales Países Bajos. Estas posesiones heredó Rorik, pero el hijo de Carlomagno se las sustrajo y entonces Rorik se convirtió en la maldición de toda Europa.

En 845, sus tropas fueron a la cabecera del Elba y aplastó y saqueó cualquiera que se cruzara por su camino. Cinco años más tarde Rorik llevó el terror a Inglaterra especialmente realizando campañas de destrucción en los monasterios y el clero. En el oeste europeo las crónicas lo llamaron: “Un úlcera en el cristianismo”. El muchas veces recapturó sus tierras, realizó tratos con el rey y otras se enfrentaba a él, nunca aceptando ser sometido por ninguna autoridad. Tras todo, los leles a los vikingos de Rorik fueron derrotados en una batalla contra la caballería pesada real. Entonces hasta aquí vinieron embajadores del Staraya Ladoga. De acuerdo a los crónicas, ellos dijeron: “Nuestra tierra es grande y rica, pero no hay orden. Ven y reina sobre nosotros”. Rurik aceptó la invitación. El llegó a Staraya Ladoga al comienzo de otoño trayendo con él la totalidad de los Rus, que era su clan al completo.  Tal como escribió Nestor: “El Rus fue conocida una de las tribus de los Varangos como otra es llamada Swedes y otras normans y los anglos y otros los gotlans y de estos varangos proviene el nombre de Rusia”. Pero en las crónicas de Nestor no hay extrañeza en esto; pero como pudieron los líderes de las tribus acordar y dar el poder absoluto a este extranjero? ¿Quizá nadie invitó al extranjero? Quizá el mismo condujo a sus guerreros hacia las tierras del Ladoga donde las tribus se habían debilitado debido a sus guerras.

De acuerdo a esa versión, Rurik y sus fuerzas capturaron Staraya Ladoga y estableció su gobierno allí. Sin embargo, ¿Es tan importante el hecho de saber quién hizo que Rurik se hiciera con las riendas de poder, sí el mismo o llamado por sus habitantes? Lo importante aquí es Rurik gestionó un nuevo estado que llevó el nombre de “Rus”. El representó el punto de encuentro en la historia como pueblo de los eslavos y los vikingos forjando la construcción de un nuevo gran estado. Al mismo tiempo, apareció probablemente el primer documento legal; un tratado que definía los derechos y obligaciones del Kniaz. Por ejemplo, la guerra es el negocio de Kniaz, la recepción de embajadores y los juicios también mientras los tipos de tributos no son funciones de kniaz pero la función llamada “posadni”, en otras palabras la cabeza electa del pueblo sí.

Bajo Rurik se establecieron los atributos del poder absoluto; la varilla símbolo de sabiduría, se convertiría en un cetro. El sombrero Kniaz; el símbolo de conexión con los altos poderes se transformaría en una corona. Y la espada.  Rurik estableció su autoridad con fuego y espada subyugando tribus vecinas, fundando nuevos asentamientos y nombrando a sus gobernadores en las ciudades viejas existentes. Sobre el rio Volkhov se erigió la fortaleza de Rurik, la futura Novgorod. Las crónicas informan: “Los Novgorodianos se rebelaron contra Rurik tres veces y su enemigo más peligroso fue Vadim, un eslavo pero el Kniaz mató a Vadim en un duelo personal tras la derrota del líder los insurgentes se postraron ante el Kniaz Rurik”.


MONUMENTO CELEBRACIÓN 1000 AÑOS DE LA LLEGADA DE RURIK A NOVGOROD


El refuerzo principal de tropas provenía de Escandinavia y para ello Rurik se casó con la hija del noruego Konung Efande. Su descendencia daba derecho al príncipe a heredar el poder en un estado fundado por su padre. Una vez implementado en el poder, bajo Rurik se desarrolló el comercio y para reducir las idas y venidas entre puertos se fueron construyendo más que permitió la entrada en el Tesoro real de ríos de plata. En las fronteras del reino se erigieron fortalezas con soldados bien entrenados y en solo 17 años bajo el gobierno de Rurik se formó un territorio comparable en tamaño a la actual Francia y originó la dinastía de Rurik la que condujo durante 700 años a dirigir a un pueblo próspero y poderoso. El reinado de Kniaz Rurik abarca desde 862 hasta 879.