Translate

lunes, 22 de junio de 2015

LAS PIEDRAS DE ICA

 MISTERIOS DE LA HISTORIA:




Las piedras de Ica es un imposible enmarcado. Un doctor de Ica, el doctor Cabrera de Arquea, en 1966 en que un amigo le regaló una pequeña piedra grabada de color pardo en toda su extensión que mostraba un extraño pájaro y tras dejarla de pisapapeles; un tiempo más tarde le presta más atención y observa que ese ave podía ser un pterosaurio, que según la paleontología, habría vivido hace más de 140 millones de años en el jurásico y se lanza en la búsqueda de más piedras entre los campesinos de Ocucaje que las vendían y empezó a adquirirlas  y con el paso del tiempo descubre que aquellas piedras podían seriarse. Cada tema aparecía grabado, no una, sino en varias piedras. A veces, en decenas de ellas… y su interés creció, hasta que estando trabajando en el Hospital Obrero, se encontró con Basilio Uchuya. Este portaba un paquete bajo el brazo. Un paquete que contenía piedras grabadas y que habían sido compradas por el director del hospital. Así conoció el doctor Cabrera a Uchuya que a partir de entonces, le va a proporcionar piedras. Y conforme las va estudiando va interiorizando un mensaje que estas, supuestamente dan, proveniente de una civilización grifo lítica que convivió con los dinosaurios hace unos 65 millones de años. 


DOCTOR JAVIER CABRERA DARQUEA


En esas piedras aparecen una serie de grabados impresos sorprendentes para la época que se le atribuye y los temas. Se trataría de una humanidad que habría convivido con los dinosaurios hace 65 millones que la arqueología no puede existir. En el libro Existió otra humanidad de J.J. Benítez donde se hace un estudio del tema en la década de los setenta, en el 1974. 

Algunos investigadores piensan que una pequeña proporción de las piedras podrían ser auténticas, sobretodo, las primeras que aparecieron porque una vez que el tema se hace conocer al mundo los campesinos del lugar se enfrascan en la fabricación de litografías en piedras que venden al doctor Cabrera. 

En las selvas norte del Perú hace unos cinco o seis años se descubre en el arte rupestre de la zona se encuentran representaciones de hombres cazando a animales que recuerdan vagamente a dinosaurios y esto hace pensar que algunas piedras podrían ser basadas o coetáneas a dicho arte rupestre, si bien, la representación de los supuestos dinosaurios dista mucho del concepto que tenemos sobre ellos. En todo caso, parece ser una involución del dinosaurio que pudo convivir con los humanos y ser objeto de caza con un tamaño mucho más reducido y de cómo pudo inspirar la temática en las piedras de Ica.


HOMBRE Y DINOSAURIO JUNTOS


La inmensa cantidad de piedras estaban embetunadas y según el doctor Cabrera es que las mandan a embetunar para que se vean mucho mejor la forma de los relieves y puesto que está demostrado que es auténtica la gran antigüedad de las piedras, y por tanto,  es un hecho irrelevante. El se basaba en un supuesto informe de la Universidad de Bonn, Alemania. Pero este documento nunca lo muestra y dice que está publicado y se puede consultar. Cuando un investigador le ha pedido una piedra como recuerdo la donaba, pero si se le solicitaba para hacer un estudio era muy renuente en donarla. En todo caso si el investigador conseguía alguna y le llevaba a analizar podía encontrar en sus relieves trazas de papel de lija y restos de lápiz de color, la grabación se hace con un trozo de sierra y se demuestra que es falsa. Lo importante es saber que una piedra con un dinosaurio o una operación quirúrgica puedan ser datada. 

Lo fundamental en el análisis de una piedra es que si es desenterrada de una forma estéril, es decir, con conocimientos de arqueología, la saca, la mete en una bolsa y la lleva a un laboratorio. Lo que hay en esa piedra es lo que corresponde con lo que sale en el análisis. ¿Pero qué pasa si no la encuentra y la han enterrado previamente al ser trabajada la ponen por encima estiércol y después queroseno para que prenda fuego y se pasa toda la noche calentándose? La piedra se oscurece y se cubre la patina; pensemos que hablamos de estiércol y queroseno, que puede ser confundidos con una patina natural que recubra tanto la superficie de la piedra como el relieve que pueden inferir en suponer una gran antigüedad. Hoy en día, solo existen análisis realizados a piedras tomadas como auténticas según la declaración del doctor Cabrera, pero ningún laboratorio ha hecho un análisis de una muestra de una piedra falsa con las técnicas del estiércol y el queroseno y compararla con las supuestamente auténticas. 

En el año 1978 se encuentra una piedra donde un medico hace una trasplante de órganos a un paciente usando la ayuda de una mujer embarazada. Lo que llamó a la atención es que en 1980 sale un informe médico sobre cómo evitar el rechazo de los trasplantes de órganos usando sangre de mujeres gestantes, porque al fin y al cabo, el ser que lleva en su interior la mujer o criatura embarazada en un ente ajeno y la sangre debe poseer un gen que evita el rechazo del feto y que usando este gen se podría evitar los rechazos en los trasplantes de órganos según lo observado en operaciones practicadas en pequeños roedores. Pero Juanjo Benítez ya las fotografió estas piedras en 1974. Se podría decir que este grupo de piedras de trasplantes podrían ser auténticas por las ideas que refleja, aun a pesar que, el doctor Cabrera fuera cirujano y tuviese acceso a información en el 1978 dentro del círculo de investigación sobre el tema. 


TRASPLANTE DE CORAZÓN CON LA TRANSFUSIÓN DE SANGRE DE UNA EMBARAZADA


El despacho de Cabrera tenía una importante biblioteca con temas de misterio, médicos etc.… un biólogo de la universidad de Aosorbona, el doctor Bonn, en 1944 presentó una tesis , que provocó hilaridad entre sus colegas, que a principio de la gestación la mujer, esta tiende a rechazar el embrión al poseer una mitad del mismo genes del padre, tal como confirmó el instituto Pasteur que llegaron a confirmar que existían mecanismos  que permitían la resistencia de las células que producen cáncer el organismo, el no rechazo del embrión. En todo caso, la idea fue rechazada. ¿Puede el doctor Cabrera hacer tenido acceso a este informe del año 1944 y basarse en él para este grupo de piedras? Como médico cirujano pudo tener a esta información. 

Las piedras se encuentran en depósitos en una zona más o menos plana de suaves colinas. En la época de los grandes saurios se encontraba cubierta por un gran mar. Se han hallado fósiles de ballenas y otras criaturas marinas. Muchas de las piedras desenterradas se encontraban a pocos centímetros enterradas y no hay ninguna cueva por los alrededores. Lo que da la impresión que mucha de la gente de la zona fabrica piedras talladas de diferente calidad de confección y que las entierran y luego en presencia de curiosos, investigadores o compradores, saben donde hallarlas y desenterrarlas fácilmente. Sobre esto podemos decir que el señor Basilio Uchuya y su familia han reconocido realizar piedras al socaire de conocimientos de revistas especializadas y han enterrado piedras en esa zona. La intención es económica porque no es lo mismo vender piedras a turistas u otras personas ya supuestamente desenterradas a un precio que llevar a la zona de los depósitos a un interesado allá para, sabiendo el lugar aproximado donde se halla, cavar y extraer la piedra y enseñársela al comprador que va a pagar más. Aquellos que han contado esto dicen que encima de la piedra con grabados hay depositadas otras piedras de pequeño tamaño que dan la impresión de haber sido puestas allí no hace mucho tiempo. ¿Pero son todas las piedras falsas? ¿O ha existido alguna piedra auténtica y antigua que muestre algo realmente fuera de tiempo?


BASILIO UCHUYA


La zona de Ocucaje antes de la reforma agraria era tierra de cultivos de vides pero una vez que se dejó de cultivar esta los agricultores de la zona se dedicaron a huaquear  la tierra en busca de hallazgos arqueológicos y se fijaban en lo que aparecían. Pensemos que tenían acceso a los museos  y observaban que tenían un aspecto sucio y ennegrecido se preguntaron cómo podían hacerlos ellos; su simulación. Después de realizar algunas pruebas  llegaron a descubrir que con el estiércol o excremento de burro se podía crear una patina muy convincente. Y a partir de ahí grabaron piedras y las calentaron realizando 25 piedras a la semana en la época que se comenzaron a confeccionar en el 1966.

No obstante, parte del estilo o representación de las piedras de Ica no son invento del doctor Cabrera sino que existen crónicas de los siglos XVI, XVII y XVIII que versan sobre ellas como Pedro de Cieza de León que acompañaban a Pizarro y Hernán Cortés. Existe un análisis realizado por Félix Arenas y Mari Carmen Olazar que arrojan datos  entre 60 y 100.000 años de antigüedad sobre las supuestas verdaderas partiendo desde un desenterramiento estéril de tres piedras. Pero no han mostrado todavía documentación fidedigna que esas piedras no han sido enterradas previamente por Basilio o por nadie. En todo caso, con estos datos es difícil creer que las piedras con dinosaurios puedan ser ciertas. Existen rumores que el Doctor Cabrera pasaba dibujos técnicos a Basilio para que realizara los grabados en piedras y son los trajera reproducidos, pero no hay ningún testimonio fehaciente que pueda atestiguar esto por lo que lo más probable es que le dijera que le trajera piedras sobre algún tema, sean falsas o no.

HOMBRE DE LA SUPUESTA CIVILIZACIÓN DE ICA OBSERVANDO LAS ESTRELLAS CON TELESCOPIO


Para que las piedras de Ica auténticas fueran de verdad se debería encontrar alguna que aparezcan humanos con dinosaurios que tras un estudio en laboratorio bien hecho se pudiera comprobar que su datación es de 65 millones de años. De momento, esto ha sido negativo. Aunque algunos expertos dicen que con tengan 10.000 o más años ya es un tema interesante. Lo ideal es encontrar por un equipo de arqueólogos encontraran un depósito antiguo y llegar a extraer de un estrato antiguo una piedra y se vaya en una bolsa aséptica hasta un laboratorio y esto no ha ocurrido en la historia por lo que el tema de las piedras de Ica es muy polémico.


IRMA GUTIÉRREZ DE ACARPANA


El museo criptolítico de Cabrera tenía más de 50.000 piedras y tiene un cuarto secreto donde se supone que tenía lo más granado de su colección. Es un cuarto repleto de bandas y muchas piedras con sucesión de piedras donde en una banda se relataba mediante un muestrario de piedras en forma de cómic la pasión y muerte de Jesucristo. Por ejemplo, en una piedra se observaba la última cena de los apóstoles y Jesús tal como la muestra el cuadro de Leonardo Da Vinci, y claro el resto de serie de dinosaurios, de operaciones quirúrgicas, con aparatos tecnológicos más o menos modernos… hace creer que un montaje. Irma Gutierrez Alparcana, una de las campesinas importantes en la realización de grabados de las piedras que colaboró con Basilio y conocida por  Cabrera, ya dio muestra de esto al explicar ante los expertos que todo era un montaje pero esto le acarreó ser despedida por el doctor Cabrera y recibir amenazas contra su vida por el entorno de Basilio. No obstante, eso no quiere decir que no existan piedras que pueden no ser un truco sino que tienen visos de realidad como son las que representan símbolos geométricos, piedras asociadas a las huacas y a enterramientos funerarios pero no como piedras que demostraban a una humanidad que convivían con dinosaurios.