Translate

jueves, 17 de octubre de 2013

EL EXODUS

RECOMEDACIÓN:


SINOPSIS:

El comandante de la resistencia israelí Ari Ben Canaan (Paul Newman) consigue sacar a 300 niños Judíos de los campos de concentración en Chipre e introducirlos en un barco mercante con destino a Palestina saltándose el bloqueo legal impuesto por las autoridades británicas, que descubren su plan y le instan a que lo abandone. Sin dejarse intimidar, Ari y sus compatriotas se niegan a entregarse, arriesgando sus vidas por su causa: la creación del Estado de Israel.

REPERCUSIÓN HISTÓRICA:

Tras la Segunda Guerra Mundial, la causa judía era vista con una gran simpatía por la izquierda política y los intelectuales del mundo occidental. Y no sólo por la gran tragedia que significó el Holocausto. El sistema de Kibbutzs se consideraba como el paraíso socialista del proletariado en la tierra por lo que era muy fácil hacer una equivalencia entre el David socialista judío y el Goliat capitalista árabe, - los países árabes en aquellos tiempos eran sobre todo monarquías-, si bien es cierto que la crisis de Suez de 1956 había comenzado a hacer cambiar ese punto de vista.

La novela de León Uris en la que está basada la película fue publicada en 1958 y se convirtió en un best-seller desde el primer día. Uris se inspiró en sus experiencias y entrevistas como periodista durante la crisis arriba indicada. "Exodo" recoge en un gran fresco la gestación y nacimiento del estado de Israel tomando como base la odisea del barco "Exodus 1947", un desvencijado vapor que fue utilizado por la Haganah para llevar a unos 4.500 judíos supervivientes de los campos nazis desde Francia al territorio de la Palestina bajo dominación británica. El barco fue interceptado por la Royal Navy a 40 km de la costa palestina. A pesar de ser aguas internacionales el barco fue abordado y puesto bajo mando británico. En el abordaje murieron tres personas incluidas un marino estadounidense. El barco fue llevado al puerto de Haifa y los pasajeros transferidos a otros buques que los devolvieron a Francia. Cuando llegaron a Francia los pasajeros se negaron a desembarcar. A esas alturas el prestigio británico estaba bajo mínimos, pero aun bajo más con la siguiente decisión que tomaron los británicos: llevar a los judíos de vuelta a Alemania, en concreto a Hamburgo que en ese momento estaba bajo ocupación británica. Cuando llegaron allí, las mujeres y los niños desembarcaron sin dar problemas, pero los varones ofrecieron resistencia y los ingleses se vieron obligados a utilizar tropas. Luego los instalaron en campos de refugiados con un terrible parecido a los antiguos campos de concentración nazi. Ni que decir tiene que la comunidad internacional se sintió completamente ultrajada, sobre todo la opinión pública norteamericana, al ver las fotos de soldados británicos golpeando y encerrando a los supervivientes del holocausto. Probablemente fue uno de los eventos que hizo cambiar a un gran número de países su posición sobre el plan de la ONU sobre la partición de Palestina y permitir la existencia de dos estados en dicha franja. La mayor parte de los pasajeros del "Exodus 1947" no fueron liberados hasta que Gran Bretaña reconoció a Israel en 1949.



A diferencia de la historia real, Uris hizo que la travesía del "Exodus" se viera coronada por el éxito, pero cambiándolo por un barco más pequeño con tan sólo 600 refugiados. Asimismo, se basó en Moshe Davan y en Yehuda Arazi para crear al personaje de Ari Ben Cannan, describiéndole como un líder carismático de pelo moreno y ojos azules, que había luchado como capitán en la Brigada judia durante la Segunda Guerra Mundial. Al menos Paul Newman compartía dos de dichas características (Newman fue artillero de cola en torpederos Avenger durante la 2GM) .

Otto Preminger quedó entusiasmado con la lectura de la novela y propuso a la Fox que comprará los derechos para realizar una superproducción. La Fox no lo dudó ni un segundo. Para Preminger "Exodo" era un drama similar a la de la Independencia Norteamericana, en que el Estado de Israel nace a pesar de la oposición de Gran Bretaña y sus aliados árabes. Pero también fue lo suficientemente listo como para darse cuenta de que Uris no era el guionista adecuado para llevar su propia historia a la pantalla a pesar de su experiencia previa (Uris había sido el guionista de la adaptación de su "Más allá de las lágrimas"). Preminger decidió que el guionista fuera Dalton Trumbo y que firmara con su propio nombre. En esa época, Trumbo estaba incluido en la infame lista negra y esto animó a Kirk Douglas a hacer una declaración reconociendo que Trumbo también estaba elaborando el guión de "Espartaco". Ese fue el fin de la lista negra.
Preminger no tuvo ningún problema con el reparto. La comunidad judía de Hollywood es numerosa y tiene un gran poder así que prácticamente todos aquellos en los que se pensaron inicialmente para los diferentes papeles aceptaron sin mayor problema. Paul Newman sería Ari, Eva Marie Sant interpretaría a Kitty y Sal Mineo encarnaría a Dov Landau. Además del trio protagonista en el reparto se encontraban nombres como Ralph Richardson, Peter Lawford y Lee J. Cobb entre otros. Tampoco tuvo ningún problema para filmar la película en los escenarios donde se desarrolla la novela
Hay varias anécdotas del rodaje. La más conocida es una sobre el propio barco. Los encargados del atrezzo encontraron un barco en las condiciones adecuadas para la película. Era un desvencijado carguero en unas condiciones lamentables. Pero cuando la compañía armadora comprendió que estaba vendiendo un viejo cascaron a la famosa 20th Century Fox decidió repintar y reparar el barco como gesto de buena voluntad con la productora. En cuanto Preminger vio el paquebote se llevó las manos a la cabeza y ordenó que fuera "re-envejecido".
Una de las escenas más famosas es el interrogatorio de Dov Landau, el terrorista del Irgun, en el que explica su pasado como parte de un Sonderkomando en un campo de concentración y su violación por parte de los nazis (en el libro Landau es un genio de la falsificación y no sufre ninguna violación). No es de extrañar que Sal Mineo fuera nominado al oscar. No es de extrañar que cuando esta película iba a ser proyectada en España, esta escena no gustó nada en absoluto a las autoridades de la dictadura franquista. Así que la censura cambió completamente el diálogo de dicha escena consiguiendo que pareciera que Landau justificara el nazismo.
Preminger intentó mostrar la evolución del pensamiento norteamericano con respecto a la cuestión judía mediante el personaje de la enfermera Kitty. Inicialmente la sociedad norteamericana tenía un caracter antisemita, Kitty dice al principio "no me gustan los judíos", pero poco a poco va reconociendo que la lucha del pueblo judío tiene un carácter muy similar al de la lucha de los propios norteamericanos por su independencia, así que no es de extrañar que se enamore de Ari. También fue muy inteligente al evitar que la película se convirtiera en un alegato antibritánico. Mostró los dos lados de la postura inglesa, el honrado general Shuterland (Ralph Richardson) y el antisemita Major Caldwell (Peter Lawford). Pero también hay algunos aspectos bastante llamativos como la inquietante ¿coincidencia? entre el dibujo del poster de la película y el emblema del grupo terrorista Irgun.
Personalmente prefiero la película al libro. Leí la novela de Uris en mi adolescencia, antes de haber visto la película, y me pareció muy entretenida. Pero en cuanto comienzas a leer un poco más sobre el aspecto histórico del tema te das cuenta de que es un panfleto pro-judío de mucho cuidado (La matanza de Deir Yassin solo ocupa cuatro líneas y pasa de puntillas). Cuando vi la película me sorprendió comprobar que Preminger y Trumbo habían suavizado en gran medida el tono propagandístico de la obra de Uris. Sobre todo añadiendo "árabes buenos" como Taha (John Derek), algo casi inexistente en la novela.
Como suele suceder, el tiempo va poniendo a cada uno en su sitio. En el caso de "Exodo" la película no ha ido envejeciendo bien. Si olvidamos el conflicto que aun sigue desgarrando dicha zona del planeta y hacemos el esfuerzo de fijarnos tan sólo en el aspecto cinematográfico, podríamos decir que sigue siendo una película correcta, pero demasiado larga y maniquea. Sin embargo hay una cosa que sigue mantenido su prestigio intacto y es su banda sonora. Ernest Gold consiguió realizar una destacable partitura con una cierta grandiosidad "bíblica". De hecho, mi parte favorita de la película son los títulos de crédito con la llama sobre fondo azul mientras oímos la magnífica partitura de Gold.

PELÍCULA:





Artículo  de: Asier Menendez Marin