Translate

sábado, 19 de octubre de 2013

DESCUBREN EL REINO ASIRIO DE IDU EN EL KURDISTÁN IRAQUÍ.

NOTICIAS:


En la región del Kurdistán del norte de Irak los arqueólogos han descubierto una antigua ciudad llamada Idu, escondida bajo un montículo (Tell). Inscripciones cuneiformes y obras de arte revelan los palacios que florecieron en la ciudad a lo largo de su historia desde hace miles de años. Situado en un valle en la ribera norte del río Zab menor, restos de la ciudad son ahora parte de un montículo creado por la ocupación humana denominada “Tell”, que se eleva a unos 32 pies (10 metros) por encima de la llanura circundante. Los restos más antiguos se remontan a los tiempos neolíticos, cuando la agricultura apareció por primera vez en el Medio Oriente, un pueblo actual llamado Satu Qala se encuentra ahora cubriendo el yacimiento.

La ciudad prosperó entre hace 3.300 y 2.900 años, dijo Cinzia Pappi, arqueóloga de la alemana Universidad de Leipzig. Al comienzo de este periodo, la ciudad estaba bajo el control del imperio asirio y se utilizaba para administrar el territorio circundante. Más tarde, cuando el imperio declinó, la ciudad obtuvo su independencia y se convirtió en el centro de un reino que duró cerca de 140 años, hasta que los asirios la reconquistaron.

Los investigadores fueron capaces de determinar el nombre antiguo del sitio cuando, durante un estudio de la zona en 2008, un aldeano les trajo una inscripción con el antiguo nombre de la ciudad grabado en él. Las excavaciones se llevaron a cabo en 2010 y 2011, y el equipo informó de sus hallazgos en la edición más reciente de la revista Anatólica.



"Muy pocas excavaciones arqueológicas se han realizado en el Kurdistán iraquí, antes de 2008”, escribió Pappien en un correo electrónico remitido a LiveScience. Los conflictos en Irak en las últimas tres décadas han hecho que sea difícil trabajar allí. En otro tiempo anterior, los arqueólogos pudieron trabajar en el sur de Irak en lugares como Uruk y Ur.

Los efectos de la reciente historia son evidentes en el montículo. En 1987, las fuerzas de Saddam Hussein atacaron y quemaron parte del actual pueblo como parte de una campaña más amplia contra los kurdos, y “rastros de este ataque son todavía visibles”, dijo Pappi .
Antiguos palacios
El equipo descubrió en el arte y las inscripciones cuneiformes estos singulares y magníficos palacios de la antigua ciudad. Cuando Idu era una ciudad independiente, uno de sus dirigentes, Ba'ilanu, fue tan lejos como para presumir que su palacio era mejor que cualquiera de sus predecesores: "El palacio que construyó se hizo mayor que el de sus padres", afirmó en la inscripción traducida. (Su padre, Abbi-zeri, no hizo tal alarde).

Dos obras de arte en las decoraciones que adornan los palacios de Idu dan la pista de que en ese tiempo era independiente. Una obra de arte, una esfinge con barba y la cabeza de hombre y el cuerpo de un león alado, se dibujó en un ladrillo vidriado que los investigadores encontraron en cuatro fragmentos. Por encima y por debajo de la esfinge, una inscripción intacta dice: "Palacio de Ba'auri, rey de la tierra de Idu, hijo de Edima, también rey de la tierra de Idu”.

Otra obra que fue creada por la misma regla, y teniendo la misma inscripción como la de la esfinge, muestra un "caballo en zancadas coronado con una cabezada semicircular y dirigido por un hombre barbudo vestido con una túnica corta con flecos", Pappi y su colega Arne Wossink escribieron en el artículo de la revista.

Incluso durante la gobernación asiria, cuando se utilizó Idu para administrar el territorio circundante, palacios finamente decorados seguían construyendose. Por ejemplo, el equipo descubrió parte de una placa de cristal, cuya decoración de color incluye una palmeta, granadas y los patrones en zigzag. Sólo una parte de la inscripción sobrevive, y dice: "Palacio de Assurnasirpal, (rey de la tierra de Assur)”. Assurnasirpal se refiere a Assurnasirpal II ( 883-859 a.C.), según los investigadores, agregando que él o uno de sus gobernadores, debió construir o reconstruir un palacio en Idu después que los asirios reconquistaran la ciudad.
Otro artefacto fascinante, que puede ser de un palacio, es un sello cilíndrico que data de alrededor de 2.600 años. Cuando se rodó en un pedazo de arcilla, se reveló una escena mítica viva. La escena habría mostrado un hombre, arco en mano, agachándose ante un grifo, así como una estrella de la mañana (un símbolo de la diosa Ishtar), una luna creciente (un símbolo del dios de la luna) y un disco solar que simboliza el dios del sol. Un símbolo llamado “un rombo”, lo que representa la fertilidad, también se muestra.



Aunque la excavación está detenida, los artefactos excavados ya fueron analizados recientemente, más y más publicaciones del trabajo del equipo irán apareciendo en el futuro. Los arqueólogos también planean examinar los alrededores para tener una idea de la magnitud del reino de Idu.