Translate

viernes, 12 de abril de 2013

LOS AUSTRIAS 1 ª Parte


      EL PRIMER IMPERIO EN DOMINAR EL MUNDO


La herencia, los descubrimientos y las conquistas sentaron las bases de la primera potencia global, la monarquía de los Hasburgo en España darían el pistoletazo de salida para esa visión global del mundo bajo una sola dirección.

El Joven Carlos de Hasburgo nace en el 1.500 y es heredero de los reinos Europeos sobre los que sus abuelos tenían derechos de sucesión, esta fantástica alineación dinástica cambiaría la historia del mundo y muy favorablemente para España.

Carlos I  gestó un plan  espectacular.  Y la monarquía  global extendió su poder sobre tres continentes, extendiendo su poder a los cinco posteriormente. Esa visión a gran escala convirtió a España en la precursora de la era de los Imperios situándola a la cabeza del mundo moderno.

Castilla, Aragón, Borgoña y el Sacro Imperio Germánico Romano fueron los reinos dejados en herencia, a Carlos I, se le concedió el ducado de Borgoñón ( compuesto por el Condado Franco, Los países Bajos y  Flandes, luego vendrían las corona de  Castilla y Aragón ). Carlos I junto con sus asesores idearon una maniobra muy poco legítima, proclamando en 1516 en Bruselas como rey de ambas coronas, aprovechando los derechos dinásticos de su madre Juana la loca.

Tras este golpe de efecto Carlos I ya podía contar con una corona de prestigio que le dio la posibilidad de aspirar al título de emperador ( o rey de los Romanos ), para obtener este título tuvo que someterse al sistema electivo con su máximo rival Francisco I de Francia, pero para su suerte los príncipes electores eran mas favorables a los Austrias, eso sí, acompañado de una gran cantidad de donativos que ascendieron a 850.000 florines, una verdadera fortuna incluso para un reino,  consiguiendo su objetivo de ser nombrado Emperador.

Con el nuevo título de Emperador y la herencia adquirida anteriormente, hizo de Carlo I un monarca a tener en cuenta. Sus reinos se asentaban en tres grandes puntales, el primero el control del Mediterráneo gracias a los territorios  marítimos de Aragón en Cataluña, Valencia, Nápoles, Sicilia y Cerdeña, el Segundo a través del llamado Camino Español ,que se extendía en el centro de Europa. y por Último el control de Atlántico aportado por el descubrimiento del nuevo Mundo gracias a Cristóbal Colon. La monarquía Universal entraba en juego.



Carlos V


La  gran variedad de territorios, habitada por  culturas muy diferentes unas de otras, requería tener un nexo de unión. Bajo el estandarte de la religión, reunieron todas las gentes del nuevo imperio , convirtiéndose en adalides de la cristiandad.

En esa enorme comunidad católica la única gran ausente fue Francia, el siempre enemigo de los Austrias.

Sevilla se convirtió en el punto neurálgico del comercio con las Indias la gran metrópoli mercantil , como si fuese la nueva Bizancio conectando ambos mundos, las Indias reconvertirían pronto en el baúl de los tesoros del nuevo Imperio.

Por desgracia para el Imperio el dinero tal como llegaba se iba, pues se tenía que cubrir las deudas de la corona acarreadas por las numerosas guerras en las que se veía implicada. Cierto és que las victorias sobre Franceses y protestantes se decantaron en mayor medida al lado Español, como también las victorias de Pavía en 1525 o la de Muhlberg en 1547, pero todo ese enorme esfuerzo fue acosta de la bancarrota en las arcas del Imperio.

Tras un agotamiento constante debido a las interminables guerras Carlos I abdica en favor de su hijo Felipe II  que ya heredara todas las posesiones de su padre, e incluso llegará aumentarlas, incorporando las islas Asiáticas llamadas Filipinas en su honor, gracias a la anexión de Portugal a la corona Española en 1580. Este es el momento  en que se hará realidad la famosa frase  (en mis dominios nunca se pone el sol ).

Consciente de la dificultad de poder mantener esa cantidad de territorios Felipe II renuncia al título de Emperador, esta actitud no es debida a que no poseyera la misma mentalidad de su padre de Imperio, pero Felipe II anhelaba reeditar la unión de la península Ibérica, sueño que logro uniendo Portugal como hemos citado anteriormente.

Nuevamente Felipe II optó por  estar vinculado a la iglesia, siendo su mayor valedor. En 1566 Felipe II le escribe al Papa en referencia a las guerras de fé en las que se ve envuelto en todos sus dominios de Flandes en la que dice, ( Antes de sufrir la menor quiebra del mundo en lo que de la religión y del servicio de dios, perderé todos mis estados y cien vidas que tuviese, porque  yo ni pienso ni quiero ser señor de Herejes ).

Esta divisa sería clave en muchos de los movimientos de la política exterior Castellana, cosa que mantendrá con mano dura,mandando al Duque de Alba a aplacar la rebelión de los Calvinistas Neerlandeses, o inmiscuirse en los problemas de sucesión Franceses. Y así  evitar que el príncipe de Navarra  acabara siendo el soberano del gran estado rival de la monarquía española.

Felipe II


Flandes se complementaba muy bien económicamente con Castilla, gracias al comercio de la lana en bruto que se exportaba desde burgos que eran convertidas en tejidos en las manos de los artesanos  de Flandes y vendidas en todo el mundo, pero a la postre la incapacidad de gestionar los problemas de Flandes sería uno de los principales factores de la decadencia del Imperio español.






El problema de Flandes nunca fue solo el religioso, arranca con la postergación  de los nobles de mas postín de los países bajos,  ninguno de los cuales fue escogido por Felipe II para formar parte del congreso real, esa falta de integración sería a la postre lo que arrastraría a la insurrección.



Flandes era un problema tan grande que parecía que nunca acabaría, incluso las ejecuciones del Duque de Alba fueron suficientes para poder controlar los levantamientos .Felipe II como primera intención al llegar al poder , intentó guerrear menos que su padre, pero no pudo evitar el mismo destino.

El imperio Otomano fue otro punto de conflicto en el que se resolvió en la batalla de Lepanto al mando de la Liga Santa dirigida brillantemente por Juan de Austria hermanastro de Felipe II.

Otro frente se abrió con la rivalidad de Inglaterra ( Isabel I reina  Inglesa  estuvo casada anteriormente  con Felipe II ), intentando evitar que se convirtiera en una nueva potencia.

Finalmente se vería obligado a formar una gran Armada con la misión de invadir Inglaterra para conquistarla. Al mando de Don Álvaro de Bazán, el Marques de Santa Cruz, un gran almirante que desgraciadamente fallecería de tifus y  que fué sustituído por el Duque de Medina Sidonia, que carecía de experiencia Naval. Esto  junto con los elementos climáticos adversos, ocasionó en gran manera el fracaso de la empresa.


Armada Invencible

Felipe II también tubo que declarar tres veces la quiebra o suspensiones de pago en 1557, 1575 y 1596 llegando a superar las de su padre. Entre 1562 y 1620 se vivió un pequeño repunte gracias al descubrimiento de unas minas en Huancavelica en el Perú en los que se lograron unos niveles de extracción sin parangón. Los reinos Americanos fueron realmente el sustento del imperio que mantenía los constantes  conflictos en Europa, pero por desgracia el oro de América no sería suficiente.

Con el consiguiente ascenso  de Francia como potencia hegemónica, el conde Duque de Olivares intentara copiar el modelo absolutista de los Borbones, pero tendrá muchos problemas internamente  y la derrota en la batalla de Recroi en 1643 a pesar de la imagen de los últimos Tercios resistiendo a pie firme, a la caballería gala, del Duque de Enghie. Dicha derrota brindo el cambio de liderazgo en Europa.


A pesar de las posesiones de América del sur, el absolutismo de Fernando VII, desencadenó la independencia del territorio en la segunda década del siglo XIX. Para entonces el imperio Español, no era más que una pálida sombra. Con unas costuras reventadas por una embergadura excesiva que ningún governante supo adelgazar.