Translate

sábado, 16 de febrero de 2013

CATALINA DE ERAUSO La Monja Alferez

El monarca Español Felipe II gobernaba su Imperio desde la majestuosidad de su  Monasterio del Escorial, gobernando  siempre desde la prudencia que le caracterizaba, es de ahí de donde le viene el apelativo del Felipe II el ( prudente ). Un  tiempo de aventureros en una nación en la que nunca se ponía el sol, nada parecía suficiente  para los conquistadores, hombres y mujeres con ganas de obtener honores y oro en las nuevas tierras Américanas, la tierra de las oportunidades.

En 1580 Portugal se había anexionado a la corona Española, todos los territorios de las Américas pasaron a engrosar los  dominios de España ya de por si extensos, un tiempo donde la mitad de Europa rendía pleitesía a España y la otra mitad simplemente los temía.

Durante todo ese tiempo  miles de Españoles se embarcaron en busca de  nuevas aventuras, y que mejor sito donde encontrarlas que en el nuevo mundo, la tierra de oportunidades, por eso, en 1592 tan solo cien años después del descubrimiento de Colón, México ya se había conquistado a manos de Hernán Cortes, y los territorios Incaicos del Perú también, a mano de Pizarro, pero aun seguían quedando oportunidades y honores por conseguir para todo aquel que estuviera dispuesto a la aventura, algo como veremos a continuación que estaba reservado exclusivamente a los hombres o no?  como el caso que traemos hoy, una mujer que se negó a aceptar su destino en el convento, que fue capaz de forjar su propio camino, una mujer con nombre propio, Catalina de Erauso, a la que se conoció como, la Monja Alférez.

de ella se dijo : 

Viste de hombre, a la Española, lleva la espada tan bravamente como la vida, la cabeza un poco baja y metida entre los hombros que son demasiado altos, es más tiene más un aspecto de soldado bizarro que el de un cortesano galante, únicamente su mano podría hacer dudar de su sexo por que es llena y carnosa aunque robusta y fuerte y con un ademan que todavía algunas veces tiene un no se que de femenino.

CATALINA DE ERAUSO


Catalina de Erauso vino al mundo en 1592  en San Sebastián, Guipúzcoa, hija del capitán Don Miguel de Erauso y de Doña María Pérez de Galarraga, naturales ambos de aquella villa en este contexto nace Catalina dentro des seno de una familia con buena posición, también eran grandes creyentes muy religiosos, de echo la tía de Catalina por parte de padre era la priora de un convento.

Catalina vivió en casa hasta tener cuatro años ya que con esta edad ingreso en el convento de san Sebastían de la Antigua, bajo la supervisión de su tía Ursula priora del convento pero pronto se da cuenta que esa vida no era la que ella deseaba, su corazón no procesaba el amor por dios, y su alma quería ser libre, deseaba esa libertad buscar aventuras en el nuevo mundo, su imaginación le llevaba a vivir aquellas aventuras que llegaban de las Indias conseguir las mismas gestas que Pizarro o Cortes y no estar toda su vida enclaustrada entre las cuatro paredes de un convento. Entre rezos y oraciones en 1607 a la edad de 15 años urde un plan para escapar del convento.

Estando ya las monjas en el coro y comenzando los maitines con solemnidad, a la primera lección llegué a mi tía y le pedí licencia por que estaba mala, mi tía tocándome la cabeza dijo anda ve y acuestate, salí del coro tomé una luz y fuime a la celda de mi tía, tomé allí unas tijeras, hilo y una aguja, también tomé unos reales de aocho que allí estaban tomé las llaves del convento y me salí.

Nada mas escaparse se interna en los bosques Catalina se izo una Vasquiña que es como una chaquetilla se puso unos pantalones y se cortó el pelo tomando la apariencia de un joven muchacho, lo que le hará pasar desapercibida, ( hay que decir que Catalina no era una mujer precisamente agraciada, más bien todo lo contrario, se podría decir que sus rasgos eran muy masculinos, de ahí que pudiera pasar desapercibida tanto tiempo ).

Durante varios días se ve obligada alimentarse a base de vallas en los bosques, mientras se esconde para no ser encontrada, finalmente llega a Vitoria y consigue trabajo como mozo bajo las ordenes del catedrático Francisco de Ferralta, cual es la sorpresa de este cuando descubre que aquel joven sabe leer y escribir ademas de entender el Latín, por esta razón intentará que estudie, pero Catalina preocupada por ser descubierta decide rechazar la oferta y busca acomodo con un arriero que parte rumbo a Castilla,  es ahora cuando empezara  a utilizar numerosos alias como, Antonio de Erauso, Ramírez de Guzmán, Francisco de Loyola o Pedro de Uribe.

Estando en Valladolid  donde se encontraba por entonces la corte, me acomodé en breve por el paje de Don Juan de Ideaquez, secretario del rey el cual me vistió y alimento bien, allí me hice llamar Francisco de Loyola, y durante meses estuve bien hallado, pero una noche estando en la puerta conversando con otro paje compañero mio, llegó mi padre preguntándonos si estaba el señor Don Juan. 

Esta casualidad obligo a Catalina a tener que marcharse de nuevo por miedo a ser descubierta, si cierto su propio padre no la había reconocido pero no tentaría a la suerte esta vez se traslada a Bilbao donde tendrá una pelea y su primer encontronazo con la justicia, de ahí pasará a Estella en Navarra, también llegaría rondar algún tiempo por las cercanías de su casa donde podía ver de vez en cuando a sus padres y sus hermanos, pero siempre manteniendo la distancia, este sera la manera de Catalina de despedirse de su familia por que a partir de aquí empieza la verdadera aventura de su vida.  

Puso camino en dirección al puerto de pasajes, donde embarcó por 40 reales en el barco del capitán Miguel de Brion que se dirigía a Sevilla , pronto llegó al puerto de san Lucar y no tardó en visitar la ciudad de Sevilla pero solo estuvo un par de días y regreso de nuevo a San Lucar, donde encontró a otro marinero natural de su tierra llamado Miguel de Echarreta que partía rumbo a punta Araya, este la cogió como grumete en un galeón de Esteban Eginer casualmente primo hermano de su madre, una vez ya embarcada Catalina se comportaba como uno más y gracias a su buen hacer y su sapienza parecía que destacaba por encima de los demás, por este motivo el capitán se fijó en ella y le propuso que se preparara para ser un buen capitán estando bajo la protección, Catalina en un principio aceptó la oferta del Capitán y juntos recorrieron varios puertos, no estaba mal esa vida pero Catalina no quería vivir en el mar por eso a la primera ocasión que tubo abandonó el barco eso si robando a su protector la suma de 500 pesos una verdadera fortuna, una vez en puerto fue contratada por un hombre que marchaba dirección a Panamá donde estaría varios meses trabajando.

Pero nuevamente se marcho y recaló en Trujillo donde un mercader llamado Juan de Urquiza le dio trabajo. Si Catalina anteriormente había tenido problemas con la justicia es aquí donde sus encontronazos son más frecuentes, el gusto por el juego del que no siempre tenía suerte, se encargaban de sacar toda la agresividad que tenía dentro a esto, hay que sumar sus relaciones con las mujeres no exentas de conflictos, la relación que mantenía con Beatriz de Cardenas izo que se marchara de nuevo cuando la cosas ya empezaban a ponerse serias, por entonces Catalina ya había aprendido a manejar y dominar el arte de la esgrima y la daga incluso luchando con los puños se le daba muy bien Catalina era una mujer que no tenía miedo a nada ni a nadie y su actitud era chulesca desafiante pero a la vez valiente.

Me fui a él diciéndole por detrás ahhh señor reyes, volviese el y dijo: que quiere, dije yo:esta es la cara que se corta y dile con el cuchillo un refilón que le valiele 10 puntos, el acudió con las manos a la herida, su amigo sacó la espada y vino a mi y yo a él con la mía, tiramos los dos y yo le entré con una punta por el lado izquierdo que lo pasó y él cayó, al punto me entré en la iglesia que estaba allí, pero al punto entro el corregidor Don Mendo de Quiñones del hábito de Alcántara que me sacó arrastrando y me llevó a la cárcel, la primera que tuve y me echó grillos y un cepo, yo avisé a mi a mi amo Juan de Urquiza que se encontraba en Trujillo a 32 leguas de Saña, vino al punto y habló con el corregidor con el que alcanzó el alivio de las prisiones.

Tras todos estos problemas Catalina decidió cambiar de aires y se marchó de nuevo y esta vez se dirigió a Lima cabeza del virreinato del Perú y gracias a la influencia de Urquiza entró a regentar un comercio de Diego de la Sarte, pero como veremos aquí tampoco se acabarían los problemas ya que si no eran de peleas eran de faldas:

Al cabo de 9 meses me dijo que buscase mi vida en otra parte y fue la causa que tenía en casa dos doncellas hermanas de su mujer con las cuales y sobre todo con una que se me inclinó solía yo jugar y triscar y un día estando en el estrado peinándome acostado en sus faldas y andándole en las piernas  llegó a casa en reja, por donde nos vio y escuchó a ella que me decía que fuera al Potosí y buscase dineros y nos casaríamos, a poco me llamó, me pidió y tomó cuentas y despidiome y me fuí, estabanse por allí entonces levantandose 6 compañías para Chile yo me llegué a una y senté plaza de soldado, partí a Lima en tropa de 1.600 hombres.

los soldados Españoles se tenían que medir a menudo con los indios araucanos entre otros, unos fieros guerreros, que ofrecían una tenaz resistencia  a las escasas tropas Españolas, por lo que siempre era necesario reclutar nuevos hombres con los que defender las tierras. 

Esta en una nueva etapa en la vida de Catalina, con  su alistamiento al ejercito Catalina dará muestras de una capacidad innata para la lucha, después de usar diversas identidades en el ejercito se le conoció con el nombre de Alonso Díaz y Ramirez de Guzmán, ya en campaña se encontró con uno de sus hermanos, que por aquel entonces era secretario del gobernador de Concepción, Catalina se acercó a él pero este no consiguió reconocerla, pero como eran paisanos así se presentó Catalina, parece ser que la acogió bajo su protección, estarían juntos entre 2 y 3 años, pero un mal entendido entre los dos ya que su hermano estaba por entonces frecuentando la casa de una señora con la que mantenía una relación y Catalina entrometida como era, alguna vez que otra había ido sin él por eso al ser descubierta por su hermano este le prohibió volver nunca más y lo alejo de allí, Catalina  empieza de esta manera su verdadera aventura en el ejercito, empieza a destacar en batalla su determinación y su fiereza  hacen que parezca que no tiene miedo a nada ni a nadie, lucha como uno mas, sus compañeros pronto empiezan a respetar a ese loco, que hace gala de una bravura en comiable:

Alojamonos en los valles de Baldivia 5.000 hombres con harta incomodidad, tomaron y asaltaron los indios dicha Baldivia, nos fue mal y nos mataron a mucha gente y capitanes y a mi alférez y se levaron la bandera, viéndola llevar, partimos tras ella yo y dos hombres de a caballo por medio de gran multitud, atropellando y matando y recibiendo daño, en breve cayó muerto uno de los tres, proseguimos los dos y llegamos hasta la bandera y cayó  de un golpe de lanza mi compañero, yo con un mal golpe en una pierna, maté al cacique que la llevaba, se la quité y apreté con mi caballo, pero malherido y pasado por tres flechas y de una lanza en el hombro izquierdo, curaronme y quedamos allí alojados  9 meses, al cabo de ellos mi hermano me sacó.

Estas acciones no pasan desapercibidas por sus oficiales que deciden ascenderla a Alférez, y la ponen al mando de un grupo de soldados a los que dirige muy bien, las misiones que le encomiendan son todas llevadas a buen puerto, incluso los indios empiezan a temer su figura.

LUCHANDO CONTRA LOS INDIOS


Durante 5 años llegó a combatir en numerosas campañas y gracias a ese ímpetu mostrado en batalla Catalina sobre salía por encima de sus compañeros, pero por desgracia esa tenacidad que demostraba en batalla la trasladaba a su vida diaria ya que cuando no estaba luchando, su comportamiento dejaba mucho que desear, siempre buscando el enfrentamiento cualquier excusa era motivo para una pelea, una mala mirada, un mal gesto, todo valía para batirse en duelo, siempre queriendo demostrar que no temía a nada. claro esta este comportamiento hizo que en más de una ocasión tuviera de nuevo problemas con la ley.

Incluso en más de una ocasión se peleó por estar con algunas mujeres algo que se podría considerar hasta cierto punto de vista normal en un hombre de aquella época, pero no en Catalina en este caso nos dice claramente la condición sexual que procesaba, o por otro lado con estas acciones intentaba esconder su condición de mujer ya que de otra manera podría parecer algo sospechoso que nunca se acercase a las mujeres algo poco común por un hombre y mas un militar llegado de la batalla que en la gran mayoría de los casos buscaban el calor de una buena mujer.

De regreso a Concepción, la tragedia cayó sobre Catalina, en uno de los tantos duelos en los que se veía en vuelta, cierto es que en este caso ella no era la que se batía en duelo, Catalina oficiaba como padrino, pero tubo que ocupar el lugar de su amigo ya que este tras intercambiar estocadas con su rival quedó herido no pudiendo continuar el duelo, de igual modo su rival tubo que ceder el testigo a su padrino, también por las heridas recibidas. Catalina brava y valiente como era ni se lo pensó y se presento delante de su desconocido adversario, la reacción no se hizo esperar y rápidamente las espadas chocaron acero contra acero unos momentos de tensión pero nuevamente la gran habilidad de Catalina con la espada se impuso a su adversario y con una estocada certera, Catalina hirió de muerte aquel hombre desconocido. Luego cumpliendo con el escrupuloso protocolo esta le dejo que pidiera su última voluntad a lo que el moribundo hombre dijo : Me llamo Miguel de Erauso y te pido que traslades mi muerte a mi familia en España. Una vez sabido esto la cara de Catalina palideció de golpe, rápidamente intentó  buscar ayuda pero ya era demasiado tarde, acababa de matar a su propio hermano.

Esto le llevo a ser perseguida nuevamente por la ley, ya eran muchos los duelos y muchas las muertes. Pero Catalina consigue esquivar la cárcel escapando en dirección a Tukuman, en su camino se encontró con dos soldados que que iban en su misma dirección y se unieron en la travesía para cruzar los Andes, esto es una proeza increíble en la historia de Catalina, de como pudo ser capaz de semejante desafío en unas condiciones pésimas, pasando frío hambre, con el acecho constante de animales salvajes, como ella misma explicaba:

Seguimos la cordillera arriba, sin topar en mas de 300 leguas que andivimos ni un bocado de pan y rara vez agua, algunas herbezuelas y animalijos, y tal y cual raizuelas con las que mantenernos hubimos de matar uno de nuestros caballos y hacerlos tasajos, pero hallasmosle solo hueso y pellejo, entramos en una tierra fría, tanto que nos helábamos, topamos dos hombres arrimados a una peña y nos alegramos, fuimos a ellos, saludando antes de llegar, preguntándoles que hacían allí, no respondieron, llegamos allá y estaban muertos, helados y con las bocas abiertas, como riendo y causanos eso pavor.  

Una vez conseguida la impresionante gesta de la travesía por los Andes Catalina, parecía como si toda esa experiencia que la puso a prueba en más de una ocasión no fuera con ella, todas esas experiencias no conseguían moldear su caracter, para su desgracia continuaba metiéndose entre rellenas y conflictos.

Una noche cenando, se armó juegos con unos amigos que entraron, senteme con un Portugues,  Fernando de a Costa, que paraba largo, paro una mano a 14 pesos la pinta, eche 16 pintas contra el y viendolas se dio una bofetada en la cara diciendome, valgame la encarnación del diablo Yo dije. Hasta ahora que a perdido usted para destinarse,  alargó las manos cerca de mi cara y dijo. He perdido los currnos de mi padre, tire le la baraja a la suya y saque la espada, el la suya, acudieron los presentes y detuvieron nos y nos copusieron celebrando y riendo, el pago y se fue, al parecer bien tranquilo.  De allí a tres noches, viniendo para casa, como a las 11, en una esquina divise aun hombre parado, tercie la capa saque la espada y proseguimos camino hacia él llegando cerca, se me enojo,  tirando me y diciendo, pícaro cornuda,  conocida en la voz fuimonos tirando y entrele un punta y cuyo muerto.

Precia que la cosa no llegaría a más pero lo cierto es que por esa muerte se le apresó y recibió sentencia siendo finalmente condenada a muerte, por el testigo de dos personas, pero gracias  la intervención de Martín  de Mendiola consiguió demostrar que los testigos habían jurado en falso con su testimonio y literalmente con la soga al cuello llegó el perdón a Catalina. 

Pero Catalina no paraba de moverse y poco después de estos acontecimientos naufragó en un batalla naval contra los Holandeses, ella junto un sacerdote y otro soldado fueron los únicos que se salvaron ya que eran los que sabían nadar, la realidad es un la dieron por muerta tras este suceso pero reaparecerá de nuevo en Cuzco, donde nuevo es tubo metida en problemas, ya que tras un enfrentamiento multitudinario en el que ella se encontraba, se encontró con un matón al que apoyaban el nuevo cid apuñaló por la espalda a Catalina y esta malherida y pensando que moría se revolvió como pudo y dio muerte a este matón con su espada, acto seguido cayó desplomada sobre la calle, tal eran las hera das que un sacerdote incluso le llego a dar l extremaunción,  pero Catalina luchó por su vida tras varias semanas luchando con la muerte consiguió salir a delante, esta convalecencia la pasó en un convento y gracias a esto consiguió eludir de nuevo a la justicia.

Catalina tras estos sucesos entendió que ya era hora de salir de aquella vida tan atropellada y por eso decidió contar todo la verdad, durante dos días con sus noches Catalina contó con todo lujo de detalles su peripecias.

Y viendolo tan Santo barón, pareciéndome estar en presencia de dios, descubreme y dijole, señor todo lo referido a vuestra señoría ilustrisima no es así,  la verdad es esta un soy mujer, que nací en tal parte, hija de fulano y zeta na,  que me entraron de tal edad en tal convento con mi tía,  un allí me crié,  un tomé el hábito y tube noviciado que estando para profesar, por tal ocasión me salí,  que me fui  tal parte me desnude me vestí,  me corté el cabello, partí allí y a cuya,  me embarqué,    a porté, tragine, maté,  heri,  malee,  corretee, hasta venir  a parar a la presente de los pies de su señoría ilustrisima.

la realidad de por que hizo esto no esta muy clara, tal vez por que esta vez si intuía su fin y quería dejar este mundo siendo mujer, ya que esa era su verdadera naturaleza. o simplemente intentaba salvar la vida un último intento desesperado de conseguir el perdón, la verdad es que nunca lo sabremos pero no parece nada descabellado esta segunda opción ya que Catalina siempre había luchado por aquella vida de aventuras, intentando dejar atrás su naturaleza de mujer.

El obispo atónito  no podía dar crédito a todas aquellas historias explicadas por Catalina, como podía una mujer pasar tanto tiempo en compañía de hombres y no ser descubierta, cuantas proezas realizadas comportándose como un hombre además siendo el mejor entre ellos, el obispo incrédulo ante lo que acababa de oír mandó llamar a unas matronas para que comprobasen si era cierto lo que decía, aquel preso, estas tras explorar detenidamente  a Catalina confirmaron que era mujer y más aún ya que esta  mantenía su virginidad intacta.

El obispo sorprendido ante la confirmación de que realmente era mujer, entiende que tiene ue ayudar aquella mujer, Catalina parece ser que accedió a entrare nuevo en la vida religiosa y entra en el convento de Santa Clara de Gugamanga, ha ue decir ue su ingreso fue todo un acontecimiento donde todo el mundo quería ver a la Monja alférez,  por que desde ese momento la empezaron a conocer por ese nombre.

Pero la andanzas de Catalina no terminaron aquí,  y que tras la muerte de su benefactor, fue reclamada por el Obispo de Lima ingresando en el convento de la Santisima Trinidad durante un par de años,  pero desde España llegaron noticias que Catlina no hera Monja,  por eso se decidió ue regresara  España. 

El 1 de Noviembre de 1624 se embarco rumbo a casa, el mismísimo rey Felipe IV intrigado por las historias contadas sobre Catalina la recibe en audiencia, una vez reunida con el monarca, Catalina no duda en contar de su propia voz todas sus aventuras, el rey  atónito ante lo que acaba de escuchar no solo no la recrimina por todos los actos cometidos en sus andanzas por las Américas, si no que la ratifica en su rango de Alférez y le concede una pensión vitalicia por todos sus méritos conseguidos en pos de la Corona Española, la suma que le otorgó el monarca ascendía a 800 escudos una pequeña fortuna en aquella época.

La fama de la moja alférez continúa creciendo y llega a Roma, donde se aloja en casa de Rodrigo Aranguru un agustino que será el que facilitará que Catalina reciba audiencia con el mismísimo Papa Urbano VIII que está muy interesado en ella quiere conocer sus historias, como cuenta la propia Catalina.

Partí de Genova  Roma, besé el pié a la santidad de Urbano VIII y referile en breve y todo lo mejor que supe, mi vida y mis correrías,  mi sexo y mi virginidad, mostró su santidad extrañar tal cosa y con afavilidad,  me concedió l iciencia para proseguir mi vida con hábito de hombre, encargandome la consecución honesta desde entonces y la abstinencia de ofender al prójimo,  temiendo la venganza de dios sobre su mandamiento no matarás. 

Perplejo por las historias de Catalina otorga una dispensa papal en la que podrá vestir ropajes de hombre, todo y el reproche de los obispos que no lo veían con buenos ojos, y si fuera necesario, ropas militares desde ese día Catalina ya podía vestir ropas masculinas sin que nadie pudiera decir nada, contando con la bendición del papa.

PERMISO DEL PAPA PARA VESTIR COMO UN HOMBRE



Durante la semanas que paso en Roma Catalina a conoció a gente muy relevante y entre ellas se encontraba el ilustrísima Pedro del Valle que metió a Catalina en la cortes y palacios, es en estos momentos donde nuestra amiga tuvo algún que otro mal entendido y demostraba ese carácter que le había guiado durante toda su vida.

Pasado mes y medio que estuve en Roma, me partí de allí para Nápoles, el día 5 de Julio de 1.626 embarcamos en Ripa, en Nápoles un día paseando en el muelle reparé en las risotadas de dos damiselas que parlaban con dos mozos, me miraban y mirandolas,  me dijo una señora, Catalina a donde se camina, respondí: señoras putas a darles 100 pescozones y 100 cuchilladas  a quien las quiera defender.

Una vez terminada su visita al papa, Catalina regreso a España,  ese tiempo que paso en casa aprovechó para arreglar algunos papeles relacionados con unas herencias, con todo solucionado decidió que regresaría América, su corazón anhelaba,  volver aquella tierra que la vio hacer todas aquellas gestas, Catalina parte para Nueva España en una embarcación de Miguel de Echarreta . De donde ya no se movería, los primeros años vivió a cuenta de de su pensión, pero después empezó a trabajar como comerciante y con animales de carga en 1.650 muria a la edad de 58 años, se cree que en el transcurso de un viaje entre México y Vera Cruz cuando conducía una una reata.

Catalina de Erauso es una figura a reconocer, vivió dentro de un mundo reservado para hombres en el que siempre estuvo luchando por ser libre llegando a ser uno mas, demostrando que el convento no era para ella, izo ver al mundo que como mujer era capaz de estar a la altura del mejor hombre. Esta es la historia de Catalina de Erauso la Monja Alférez.


                    LIBROS RELACIONADOS:






Novicia, militar, virgen y casi mártir, pendenciera, pasional, disfrazada casi toda su vida de hombre, Catalina de Erauso, más conocida como la Monja Alférez, es una de las figuras más controvertidas y excepcionales de nuestro Siglo de Oro. Vasca de nacimiento, pasó gran parte de su vida en tierras americanas, desempeñando diferentes oficios y participando en acciones militares. Cuando volvió a España, su fama era ya considerable a ambos lados del Atlántico. El rey Felipe IV le concedió una pensión vitalicia por los servicios prestados a la Corona y el Papa le permitió seguir vistiendo de hombre y continuar su existencia andariega.







AUDIO DEL ARTÍCULO: